Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Nación

Población reclusa se triplicó en los últimos diez años

El crecimiento del número de mujeres presas es dos veces mayor que la de los hombres, según las estadísticas del SP.

Fecha de publicación: 15-01-17
Por: JULIO E. SANTOS jsantos@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

Hace diez años, la Dirección del Sistema Penitenciario (DGSP) reportaba que en las prisiones que están bajo su tutela se reclutaba a 6 mil 826 privados de libertad, entre ellos 352 mujeres; pero en 2016, la cifra se triplicó, y en las 22 cárceles del país se resguarda a 21 mil 80 presos, entre hombres y mujeres, algunos de forma preventiva y otros en cumplimiento de su condena.

Lo anterior significa que la capacidad real para la que fueron construidas esas celdas han sido rebasadas en un 310 por ciento, porque soportaban la reclusión de solamente 6 mil 819 reos. Es decir, que desde hace diez años el Sistema Penitenciario se encuentra colapsado.

Rudy Esquivel, portavoz de esa institución, indicó que el crecimiento ha sido sostenido año con año, pero durante 2015 se aumentó en 2 mil 551 privados de libertad en comparación al año anterior.

“Es un poco prematuro decir que este año cerrarán 21 mil 80 privados, ya que en los últimos días podría incrementar según la tendencia que hemos visto en otros periodos. Lo difícil de cada año es afrontar los retos que conlleva darle la asistencia debida a cada uno con el presupuesto reducido que recibe la Dirección”, dijo.

 

CRECE LA RECLUSIÓN FEMENINA

Para Christians Castillo, analista del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac) lo preocupante del crecimiento desmedido que se registra en las prisiones es observar el aumento que se reporta en la población femenina.

En 2006, la DGSP reportaba la reclusión de 352 mujeres en todo el país, mientras que a la fecha se registran 2 mil 81, es decir, 1,729 mujeres más.

“Es una forma de observar cómo los grupos criminales han optado en los últimos años a recluir mujeres para que cometan hechos delictivos o peor aún, que las utilizan como carnadas en delitos como la extorsión y el secuestro. Detrás de muchas mujeres en las cárceles hay niños de por medio, que son parte de la situación cruel de las prisiones”.

El Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales de Guatemala (ICCPG), que ha presentado durante varios años el análisis de la problemática de la sobrepoblación reclusa, resalta que la última prisión que se construyó en Guatemala fue en 2009, la de Fraijanes I.

“El hacinamiento en las cárceles del país signifi ca por sí solo una violación a los derechos humanos de las personas, ya que no es posible pensar que con una sobrepoblación de más del 300 por ciento los reos pueden recibir la atención básica; además, de que las condiciones en que habitan son inhumanas”, se lee en el documento.

Etiquetas: