Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Nación

Ministerio de Comunicaciones pagó Q59.8 millones por supervisión de proyecto inconcluso

Tres empresas verificarían el trabajo de la constructora Odebrecht, S.A., que tenía a su cargo la rehabilitación y ampliación de 140 kilómetros.

Fecha de publicación: 13-01-17
Pese a que el proyecto carretero no se completó, tres empresas cobraron la supervisión de distintos tramos carreteros, costo que fue pagado por el CIV. Por: Enrique García elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

En octubre de 2012, de urgencia nacional, los diputados del Congreso aprobaron el contrato de préstamo por US$399.4 millones para la ampliación de la carretera CA-2 Occidente Cocales – El Zarco – Coatepeque – Tecún Umán. El decreto contempló dos créditos: uno con el Banco de Desarrollo de Desenvolvimiento Económico e Social (BNDES) y otro con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) el cual sería ejecutado específicamente por la constructora brasileña Odebrecht, según se lee en los documentos.

Al año siguiente el contrato original fue modificado. Jorge Rogelio Gálvez Cruz, exdirector general de Caminos fue quien quedó con la representación del Estado ante cualquier “negociación” con la empresa que ejecutaría la obra; su nuevo cargo fue respaldado por los entonces viceministros de la cartera de Comunicaciones, Miguel Ángel Cabrera y Rubén Mejía, además por Carlos Eduardo Marques Rosa, de la empresa Norberto Odebrecht, S.A. en Guatemala.

Los exfuncionarios y Marques aprobaron dos modificaciones: el nombre del proyecto que inicialmente estaba dividido en cuatro tramos y las capacidades de la carretera que contempla los 140 kilómetros de rehabilitación y ampliación. Dentro de los nuevos cambios se contempló la contratación de empresas que supervisarían la obra, según se registra en el portal de Guatecompras.

En tres contratos –113, 114 y 115– el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV) adjudicó en el 2015 a las empresas Concal Gisystem S.A e Implasa para la supervisión de todo el proyecto por el que se canceló Q59.8 millones. El titular del CIV, Aldo García, también cuestionó el porqué se contrataron a dichas compañías pese a no existir una obra física.

Todo en un día

El 29 de enero de 2015, el CIV le adjudicó por 39 meses la supervisión del tramo que correspondía de Cocales a Mazatenango, Suchitepéquez  a Concal, representada por Tonio Michele Bonatto Mérida. En el evento participaron diez empresas, aunque no se detalló el monto que ofertaban; pese a ello cuatro constructoras que participaron mostraron sus inconformidades al señalar que Concal no estaba habilitada además que el procedimiento fue viciado.

Pese a recibir ocho inconformidades el CIV otorgó a la empresa Consultoría en Proyectos de Ingeniería Civiles y de Sistemas, Sociedad Anónima, la verificación de los trabajos del segundo subtramo de Mazatenango al puente Carmen de Mirón –Coatepeque, Quetzaltenango–.

En tanto que en otro contrato se daba a Ingeniería y Planificación, Sociedad Anónima (Implasa), el tercer tramo del puente Carmen de Mirón a la aduana de Tecún Umán –San Marcos– pese a que también se recibieron varias inconformidades.

Se intentó obtener una opinión del Ministro de Comunicaciones pero no respondió a las llamadas realizadas por la redacción de elPeriódico.

Las adjudicaciones

Estas son las empresas que tuvieron a su cargo la supervisión de la ampliación y rehabilitación del tramo carretero CA-2 Occidente a cargo de la empresa brasileña Odebrecht:

Contrato 113-2014

Tonio Michele Bonatto Mérida -NOG 2599716-

Q19.8 millones

Contrato 114-2014

Gisystem, S.A. -NOG  527742-

Q20.03 millones

Contrato 115-2014

Implasa – NOG 527149-

Q19.9 millones

Etiquetas: