Lunes 25 DE Mayo DE 2020
Nación

MP y CICIG solicitan antejuicio contra magistrada Blanca Stalling

La togada ofreció una conferencia de prensa en la que negó los señalamientos del ente investigador y de la Comisión de Naciones Unidas.

Fecha de publicación: 12-01-17
La Magistrada indicó que fue el juez Ruano quien pidió una audiencia con ella.
Por: Redacción elPeriódico

La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público, por medio de la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI), presentaron una solicitud de antejuicio contra Blanca Aída Stalling Dávila, magistrada vocal VII de la Corte Suprema de Justicia, señalada por el posible delito de tráfico de influencias

Se le señala de pretender influir en las decisiones del Tribunal Noveno de Sentencia Penal, designado para realizar el juicio en contra del hijo de la magistrada Otto Fernando Molina Stalling, uno de los sindicados del caso IGSS-Pisa.

La denuncia fue presentada en la FECI por el juez Carlos Giovanni Ruano Pineda el 10 de enero de 2017, quien expuso la forma en que fue abordado por la magistrada Stalling, abogando ante él por la suerte de su hijo. Fue citado para presentarse con la togada el 1 de septiembre de 2016. En su denuncia, el juez Ruano Pineda explicó que tuvo la precaución de grabar la entrevista para tener prueba de que fue invitado a esa reunión, y que en ningún momento comprometió su trabajo, ni aceptó nada a cambio.

Se constató en el registro de audio que la magistrada Stalling Dávila manifestó que lo había citado porque él había sido designado para integrar el Tribunal Noveno de Sentencia Penal, que conocería el caso IGSS-Pisa, en el cual su hijo menor, Otto Fernando Molina Stalling, era uno de los sindicados. Le expuso que no le quería pedir nada ilegal, solo expresarle su sentir como madre y la situación de su hijo, quien llevaba detenido año y cuatro meses sin que el debate se llevara a cabo, por lo que le pedía coadyuvar con los otros jueces para imprimirle agilidad al caso. Asimismo, le expresó la importancia de que profundizara en el estudio del expediente, y se detuvo en reflexiones acerca de la delicada misión que corresponde desarrollar a los jueces, expresando que en su sentir era mejor absolver a un culpable, que condenar a un inocente.

El jefe de la FECI, Francisco Sandoval, presentó la solicitud de antejuicio en contra de Stalling y otro Magistrado.

Posteriormente  le expresó que para el día siguiente, 2 de septiembre de 2016, se llevaría a cabo la audiencia de revisión de medidas de coerción y que tanto a su hijo, como a las enfermeras que conformaron la Junta de Licitación, podría otorgárseles una medida sustitutiva porque los delitos por los que se procede no tienen prohibición, y porque aquel y estas no tenían dentro de sus potestades la posibilidad de influir en la licitación, pues eso normalmente viene arreglado desde que se elaboran las bases, fase en que se orienta el contrato hacia alguna empresa.   

No obstante, lejos de dar por concluido el diálogo, la Magistrada prosiguió, insistiendo en la necesidad de agilizar el debate y efectuar un exhaustivo estudio del expediente por parte de los jueces, preguntando al juez Ruano si ya había leído bien el expediente, ante lo cual este le contestó que aún no había terminado por haberse designado este caso al tribunal dos semanas atrás.

Ante ello, la magistrada le expresó que hasta para resolver sobre una medida sustitutiva se tiene que tener idea de cuál había sido la participación del sindicado, procediendo a hacerle una detallada exposición del caso a su interlocutor, desde su muy particular visión, con el claro propósito de persuadirlo acerca de la ausencia de responsabilidad penal de Otto Fernando Molina Stalling en los hechos investigados.

El juez tiene como prueba contra la Magistrada un audio que grabó con su teléfono celular.

Por lo anterior, el MP y la CICIG consideran que la magistrada Stalling Dávila pudo incurrir en el delito de tráfico de influencias, así como otros que se deriven de la investigación que se realice contra la funcionaria judicial, al pretender influir en las actuaciones del Tribunal Noveno de Sentencia Penal.

Entre las pruebas presentadas en esta solicitud está el audio de la reunión entre el juez Ruano y la magistrada Stalling.

Stalling acepta haberse  reunido con juez  Carlos Ruano

La Magistrada Vocal VII de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en conferencia de prensa aceptó ayer haberse reunido en su oficina con el juez vocal del Tribunal Noveno de Sentencia Penal, Carlos Giovanni Ruano. La razón, según ella, era para pedirle que agilizara ese debate, pero que en ningún momento le solicitó algún favor para su hijo.

La togada indicó que en agosto se encontró con el juez en un pasillo de los juzgados, y que fue el juzgador quien le solicitó la audiencia.

“Yo no le encuentro ningún problema al haberme reunido con un juez, muchos de ellos vienen a nuestras oficinas a pedirnos que los escuchemos. Lo que me gustaría es que presenten el audio completo sin editar, para que sepan bien qué fue lo que hablamos”, dijo.

Stalling aseguró que lo que Ruano pretende al haber denunciado, es ganar “popularidad y fama”.

“Él es un juez novato miedoso que no tiene el valor para continuar con ese debate, y se está excusando porque no se considera capaz. Como profesional no veo alguna violación a la independencia judicial al haberle pedido, rogado que por favor no deje el debate y que sin importar los resultados lo finalice lo antes posible. Además, yo se lo solicité como madre, no como magistrada”, aseguró.

Stalling confirmó, nuevamente, que no está dispuesta a renunciar a su cargo, tampoco a dejarlo durante la investigación. Y aseguró que como las veces anteriores que ha sido señalada, esta vez no lograrán comprobarle nada.

Y respecto a la CICIG, dijo, “con el respeto que me merece el Comisionado, desde que la CICIG vino aquí hemos tenido casos fantásticos que deberían ser telenovelas, pero que no se resuelven”.