Viernes 14 DE Diciembre DE 2018
Nación

Asesinato de hija de ex magistrado activó persecución contra los Oajaca

Vecinos de Suchitepéquez señalan que había una relación sentimental entre la víctima y el líder de la banda, Mynor Oajaca.

 

Fecha de publicación: 21-12-16
Mynor Fabricio Oajaca es señalado como el líder de la estructura criminal capturada. Por: Evelyn Boche elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

El 25 de marzo de 2015, el Ministerio de Gobernación, entonces bajo la dirección de Mauricio López Bonilla, desarrolló el operativo aéreo y terrestre Ojo de Halcón en Suchitepéquez, que pretendía la captura de traficantes de drogas.

Las viviendas de la familia Oajaca, una de las más conocidas, poderosas y adineradas de Mazatenango, fueron allanadas en aquella ocasión sin que se les vinculara con algún ilícito, pese a que López Bonilla los señaló como posibles autores intelectuales del asesinato de dos periodistas.

La propiedad fue allanada nuevamente el domingo, pero esta vez hay una sindicación concreta. “La comisión de un asesinato múltiple en el sur del país, originó el inicio de la investigación, de acuerdo con el subdirector general de Investigación Criminal (SGIC), Stu Velasco.

En el desarrollo del trabajo policial se evidenció que una estructura criminal de arraigo en Suchitepéquez estaba vinculada con el crimen, añade Velasco.

El Ministerio Público (MP) le imputará a la estructura seis asesinatos, entre estos la muerte de Delia Gabriela Charchal Barrientos, hija del exmagistrado Douglas Charchal. Ese crimen no tuvo resonancia mediática, como otros atentados contra familiares de operadores de justicia. El exintegrante de la Corte Suprema de Justicia guarda prisión preventiva, ligado a la causa penal por sobornos para la instalación de la Terminal de Contenedores Quetzal.

El cadáver de la hija del exmagistrado, que no llegaba a los 30 años, fue encontrado en la finca Argelia, Chilatón, en Cuyotenango, Suchitepéquez, el 3 de agosto de 2015, junto al de Jorge Morataya, según información del MP.

Un día después, el 4 de agosto, fueron encontrados otros dos cadáveres de José Mazariegos y Karen Cordón, adentro de un picop.

El cuerpo de una quinta víctima, Luis Melgar, apareció en El Palmar, Quetzaltenango, el 5 de agosto.

La investigación permitió establecer que los tres hechos están vinculados y fueron ordenados por Mynor Fabricio Oajaca Quiroa, alias el Patrón o el Tigre, de acuerdo con el MP.

Vínculo sentimental

Vecinos de Suchitepéquez indican que Delia y Mynor tenían una relación sentimental. El Ministerio Público determinó que una amistad enlazaba a las cinco personas cuyos cadáveres fueron localizados en tres puntos distintos, en tres días sucesivos. Una de las hipótesis de la investigación apunta a que Delia y Mynor discutieron antes de que ella saliera con sus amigos.

Además del asesinato múltiple, a la estructura de los Oajaca se les señala por el asesinato de Estuardo Mérida, que falleció el 3 de julio pasado. Mérida fue herido durante un ataque armado en una famosa discoteca de Mazatenango.

Los crímenes fueron cometidos por orden de Oajaca Quiroa y ejecutados por sus guardaespaldas, de acuerdo con las pesquisas, que ubican a José Emanuel Sumalé Pérez, de 37 años, como jefe del grupo de sicarios, entre quienes figura Florencio de la Cruz Ávalos, alias Lencho.

En la estructura también se ubica a Karla López Vides como coordinadora y al abogado Mario Eduardo Miranda Vega, quien indagaba en los órganos de seguridad y justicia sobre posibles pesquisas que pudieran afectar a Oajaca Quiroa o miembros de la estructura, de acuerdo con el MP.

Fuentes cercanas a la investigación indican que el operativo se manejó con mucha discreción para evitar fugas de información. La PNC informó que el planteamiento del operativo se definió luego de un minucioso estudio para actuar “sin permitirles capacidad de organización ni respuesta”.

El caso se ventilará en el Juzgado de Mayor Riesgo C, para evitar presiones locales, ya que los Oajaca son una de las familias más poderosas en Suchitepéquez, de acuerdo con investigadores.

Policías y auxiliar fiscal señalados por cohecho

El comisario Jaime Eduardo Martínez Orellana, jefe de la Subestación en Suchitepéquez, así como dos agentes policiales son señalados de proveer a la banda información confidencial o sobre operativos. A ellos se les sindicará por los delitos de cohecho pasivo, obstrucción a la justicia, peculado por uso y asociación ilícita.

El auxiliar fiscal, Hugo Hoffens Hidalgo, que tenía seis años de trabajar para el Ministerio Público, también proveía información a la banda y fue detenido por asociación ilícita y abuso de autoridad.

Camiones robados

> Durante el operativo, las fuerzas de seguridad incautaron siete camiones, dos con alteración de registros y cinco con reporte de que habían sido robados. El recuento incluye cinco pistolas, tres escopetas, municiones, 19 teléfonos, entre otros.

 


“La comisión de un asesinato múltiple en el sur del país, originó la investigación”.

Stu Velasco, subdirector  de  la SGIC.

 

Q142

Mil US$20 mil y 67 mil pesos mexicanos fueron incautados durante el operativo para capturar a miembros de la estructura.

Etiquetas: