Jueves 20 DE Septiembre DE 2018
Nación

“Hay entidades totalmente cooptadas” Manfredo Marroquín, presidente de Acción Ciudadana

Marroquín considera que el mayor avance en la lucha contra la corrupción en el país se registró a partir de 2015, al haber procesado penalmente a parte del Gabinete de Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti.

Fecha de publicación: 10-12-16
Manfredo Marroquín, presidente de Acción Ciudadana Por: Julio E. Santos elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

¿Se pueden registrar avances positivos en la lucha contra la corrupción en Guatemala?

– Se desconocía el problema, entonces el avance más claro, tal vez, es que ya se reconoce que es un problema grave en el país y que hay que hacer algo, porque si no se conocía es como un enfermo que no reconoce que sufre una enfermedad y que tiene que curarse, y probablemente se muera.

Por lo menos ya reconocimos que estamos enfermos de corrupción, y es importante porque se comienzan a dar los primeros pasos, y esos son las investigaciones que se tienen, que, por primera vez en la historia del país, se han dado de manera independiente de parte de la CICIG (Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala) y del MP (Ministerio Público).

¿Se va al ritmo deseado para tener mejores avances?

– No, definitivamente que no, y lo refleja el Índice de Percepción de Corrupción. En 1997, cuando se incluyó en esa medición, Guatemala estaba en una posición media para los países de América Latina, y hoy estamos en el sótano, en los peores lugares junto a Haití, Nicaragua y Venezuela, son los cuatro peores.

Vamos lentísimo pero creo que a partir de 2015 el tema tomó un ritmo que se espera que no se detenga.

¿Thelma Aldana e Iván Velásquez son los artífices de esa lucha contra la corrupción?

– Ellos han sido protagonistas de lo que hemos vivido este último año y medio, pero evidentemente sin ellos habría un retroceso, y no porque ellos sean indispensables y sean los únicos, sino porque sacarlos de esta batalla sería prácticamente darle una victoria a todos los grupos que están cómodos haciendo negocios millonarios en el Estado.

¿Qué es lo necesario para que ese trabajo no se detenga?

– Lo ideal sería que existiera una agenda de Estado, donde el Gobierno Central estuviera impulsando leyes en el Congreso y los diputados aprobando esas reformas para cambiar el régimen del servicio público, un nuevo sistema de contrataciones del Estado. Pero ese vacío de liderazgo para impulsar esos cambios es lo que nos tiene entrampados.

¿En el actual gobierno se percibe un trabajo diferente por parte de los funcionarios?

– La corrupción continúa en todo el gobierno, hay entidades totalmente cooptadas, no hay ninguna institución libre. Aunque creo que sí hay mejores funcionarios al frente de algunas oficinas pero que tienen que convivir con estructuras cooptadas para fines de corrupción e impunidad.

¿Qué instituciones se podrían evaluar con avances?

– Podría ser un tercio de las instituciones del Estado que han mejorado, y antes no había ni una. Una de ellas podría ser la SAT, que por primera vez se atreve ir tras los grandes evasores.

Otro es el Ministerio de Gobernación, aunque la tarea pendiente es depurar la Policía Nacional Civil y el Sistema Penitenciario, que está podrido.

Y podría ser el Ministerio de Salud el que tiene el reto más grande, porque esos servicios fueron prácticamente tomados por los proveedores.

Etiquetas: