Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Nación

“Continúa el fraccionamiento, malversación y sobrevaloración de obra” Carlos Mencos, Contralor General de Cuentas

El contralor general de Cuentas, Carlos Mencos, asegura que la Unidad de Reacción Inmediata apoyada por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) audita 250 casos con sospechas de corrupción. Pese a los casos develados el año pasado por los entes investigadores, los procedimientos anómalos en las instituciones públicas se mantienen, según las auditorías de la Contraloría General de Cuentas (CGC). El jefe de esa institución asegura que las municipalidades continúan siendo las entidades más cuestionadas.

Fecha de publicación: 30-11-16
Carlos Mencos, Contralor General de Cuentas Por: Ferdy Montepeque elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

¿Cuál ha sido el apoyo de la Contraloría a la CICIG?

– Tenemos una carta de entendimiento con la CICIG y hemos hecho trabajos coordinados también con el MP en temas de impuestos, crédito fiscal, salud pública y construcción. En los próximos días instalaremos comisiones en las que estarán representadas las tres instituciones en los ministerios de Comunicaciones y de Salud, en donde se van a evaluar los mecanismos de gestión porque son carteras emblemáticas por su nivel de ejecución. Las coordinaciones han servido para investigar, por ejemplo, la sobrevaloración de ambulancias en el IGSS, que fue un trabajo que hizo la Contraloría.

¿Por qué crearon una Unidad de Reacción Inmediata?

– Tuvimos necesidad de crearla a requerimiento del MP para ver temas relacionados con casos de corrupción. Cuando presentamos alguna denuncia, el MP necesita que se amplíe algún tema en particular, y para que sea rápido se va a esa Unidad. Esta se inició con diez personas y ahora son 50, entre auditores, abogados e ingenieros y tenemos más de 250 casos allí.

El factor común en los casos que allí se ven es que el pariente de algún alcalde trabaja en la municipalidad, que las obras que están construyendo son de mala calidad, que la dejaron abandonada y que posiblemente habría doble ejecución, o que hay una sola empresa proveedora de alguna comuna.

Muchas veces no podemos dar a conocer lo que hacemos, porque incluso el MP nos ha enviado notas pidiendo que no demos información relacionada con denuncias porque podemos entorpecer las investigaciones.

¿Qué pasa en las municipalidades?

– El tema municipal tiene ejes transversales como el alto nivel de rotación de personas que hacen la función pública más cercana al presupuesto. Siempre que hay cambio de alcalde, cambian al auditor interno, al jefe del presupuesto y jefe financiero, que son los que se encargan de ese tema y aparte toda la gente que está sindicalizada que no la mueven; pero, tampoco producen mayor cantidad de cosas. Son 340 unidades ejecutoras más las empresas municipales, la gente denuncia con mayor facilidad.

¿Cuáles son las irregularidades más comunes?

– Continúa el fraccionamiento, malversación, la sobrevaloración de obras, incumplimiento de plazos, temas de empresas que no tienen la capacidad de realizar una obra y las dejan abandonadas. Hay una práctica un poco perversa: cuando se saca un concurso, en la tabla de valores –para adjudicar– muchas veces al plazo le ponen un valor alto, entonces resulta ganadora la empresa que ofreció la obra en menos tiempo, pero con costo elevado; el truco está en que cuando se vence el plazo, se lo amplían y el costo se eleva.

El sector público es tan extenso que nos apoyamos en herramientas que nos permiten tener luces, como el monitoreo y alerta temprana. Tomamos muchas inconformidades como referencia porque nos sirve de insumos para identificar procesos que tienen algún sesgo. A los auditores les pedimos que, como mínimo, evalúen los procesos que monitoreamos.

¿Tienen alguna nueva unidad contra la corrupción?

– Una Subdirección de Denuncia Ciudadana, con la que tratamos de monitorear los procedimientos, por eso es importante que las autoridades atiendan lo que la Contraloría les sugiere porque acá nos damos cuenta dónde están las deficiencias.

¿Se han reducido las malas prácticas en la administración pública luego de los casos del MP y la CICIG el año pasado?

– Yo creería que sí, pero no podemos hacer una evaluación tan profunda del tema porque también ha habido inacción de parte de las instituciones públicas. Las comisiones de licitación –casi todas, por una cosa mínima– dicen que no aprueban los procesos, por temor. Ahora nos preguntan si es correcto darle viáticos a una persona que va de comisión.

Etiquetas: