Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Nación

Al grito de “¡si guerra quieren…guerra van a tener!”, vendedores del Paseo de la Sexta se enfrentan al Antimotines municipal

Gases lacrimógenos, heridos a pedradas, por palos y objetos contundentes frente al Ministerio de Gobernación y cuadras aledañas, a raíz del desalojo de comerciantes callejeros. Destruyen estación del Transmetro, semáforos y cámaras de vigilancia, monumentos y obras artísticas.

Fecha de publicación: 10-11-16
Por: Tulio Juárez
Más noticias que te pueden interesar

 

Decenas de hombres y mujeres que tradicionalmente venden sus productos sobre el Paseo de la Sexta Avenida, en el corazón del Centro Histórico, se enfrentan al Antimotines de la municipalidad capitalina. Una lluvia de piedras y palos deja, por el momento y de manera preliminar, saldo de al menos cinco personas heridas, incluso entre los agentes, pero el número tendería a subir.

Los violentos incidentes, según transmisiones de medios radiales y televisados a través de las redes sociales, han surgido como consecuencia de la orden para desalojar a los comerciantes ambulantes, como parte del Plan de Reordenamiento Municipal que impide la permanencia de ellos sobre esa vía.

No obstante, los disturbios incluyeron aparte de las lesiones a numerosas personas, daños a cables de semáforos y de cámaras de vigilancia pública a lo largo de la 6a. avenida desde la Plaza Mayor hasta la 18 calle. Una de las vendedoras gritaba a todo pulmón la consigna de “¡si guerra quieren…guerra van a tener!”.

La mayor explosión de violencia ocurrió enfrente del Ministerio de Gobernación, donde el viceministro de Prevención del Delito, Áxel Romero, indicó pasadas las 13:30 horas que por fortuna y luego de entrar la Policía Nacional Civil en un diálogo directo con los vendedores, se había logrado bajar el nivel de tensión.

Intervino entonces un comisario de la PNC, quien con marcado esfuerzo ante la desafiante actitud de la gente alterada –porque argumentaban que la Policía Municipal les había decomisado las cosas que con dificultad compran para ir a venderlas a la 6a. avenida–, finalmente logró que disminuyeran las tensiones y medio se calmaran.

Un grueso grupo de los mercaderes inconformes aceptó entonces que, si contaban con la protección de las Fuerzas Especiales de la PNC para no ser atacados por la Municipal, caminarían en forma organizada hacia la Plazuela Italia para buscar el diálogo ante las autoridades edilicias con mediación de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH).

También quemaron en la plaza una fotografía de Arzú –quien observaba desde el primer nivel–, a quien críticaban por no dejarlos ganarse la vida honradamente. Adujeron que quienes tapándose el rostro actuaron violentamente no son de su gremio, sino jóvenes que aprovechan cualquier circunstancia o protesta para vandalizar.

De esa suerte rompieron o quebraron lo que estaba a su paso: semáforos, cámaras municipales de seguridad, monumentos, mupis, separadores (yersis verdes) plásticos que incendiaron, y obras artísticas. Con los pedazos atacaron a guardias del Antimotines de la comuna, algunos de los cuales sangraban, en especial del rostro.

“Vendedores ilegales inconformes con medida municipal destruyeron la primera fase del montaje del festival navideño Paseo de la Sexta”, que estaba siendo montada en la Plaza Mayor de la Constitución, indicó el Ayuntamiento en redes sociales. Las líneas 1 y 2 del Transmetro suspendieron el servicio. Su estación de la 18 calle fue destruida.

Jorge Peralta, portavoz de los comerciantes, dijo  a los reporteros –la turbas agredieron a un camarógrafo del Canal Antigua–, que una comisión de seis de su compañeros había sido designada para intentar conversar con los funcionarios ediles. Poco después, un delegado de la PDH comunicó que no existió un ambiente propicio para hacerlo.

Son ventas ilegales: TuMuni

Carlos Sandoval, vocero del alcalde Álvaro Árzú, indicó a los periodistas que sobre el Paseo de la Sexta no está autorizada la instalación de ventas callejeras, y que TuMuni tiene documentado que esas personas se instalan desordenada e ilícitamente en la vía, colocando los productos en el piso y adueñándose de los espacios.

Incluso, añadió, ha sido comprobado que a la mayoría de estos comerciantes informales la llegan a dejar en vehículos de los que descargan lo que van a vender. Un par de horas después, el grueso grupo de comerciantes de ocasión se había retirado de enfrente del Palacio Municipal, pero al poco rato regresó.

Se temía una nueva ronda de enfrentamientos entre ellos y las fuerzas de seguridad.

 

 

 

 

Etiquetas: