Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Nación

Se prolonga proceso de deportación de Allan Marroquín

El exinterventor de la Empresa Portuaria Quetzal, durante el Gobierno del PP, tendrá que iniciar un juicio migratorio, en donde será acompañado por el Consulado de Guatemala en Miami.

Fecha de publicación: 21-10-16
El exinterventor tenía orden de captura internacional desde mayo pasado por el caso TCQ. Por: Cindy Espina Cespina@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

Si bien, el exinterventor de la Empresa Portuaria Quetzal (EPQ), Allan Marroquín se encuentra retenido por autoridades de migración en Miami Florida, en los Estados Unidos (EE. UU.), este iniciará un proceso de deportación, lo cual podría “durar días o hasta un parte de meses”, explicaron a elPeriódico autoridades del Ministerio Público (MP).

Además, los abogados defensores del exfuncionario indicaron a los medios de comunicación del país, que interpusieron acciones legales que prolongarían aún más la deportación de Marroquín. Por su parte el ministro de Gobernación, Francisco Rivas, indicó que aún no conoce de forma oficial, si el exinterventor será deportado.

El excanciller y actual presidente del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac), Edgar Gutiérrez explicó que al tratarse de una deportación, Marroquín tendrá que enfrentar un juicio migratorio, el cual deberá ser acompañado por el Consulado de Guatemala en Miami, para que se le respete el debido proceso.

Las acusaciones

En mayo pasado, el Juzgado B de Mayor Riesgo, presidido por el juez Miguel Ángel Gálvez giró orden de captura internacional contra Marroquín, quien vivía en Miami, desde que fue removido de sus funciones en la EPQ, según divulgó él mismo en Internet por medio de un video, en donde también anunció que regresaría al país para enfrentar a la justicia, acción que nunca realizó.

El exinterventor la EPQ es señalado por el MP y la Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG) de negociar y recibir sobornos de la compañía española Terminal de Contenedores de Barcelona, que pretendía operar en el país por medio de la empresa Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ). Las coimas para Marroquín eran una retribución por su trabajo de negociación y control del sindicato de la EPQ, para que no se opusieran al proyecto de inversión.

El Ministerio Público y la CICIG acusan a Marroquín como miembro de la estructura que negoció US$24.5 millones en sobornos con los propietarios de la TCQ, de los cuales solo se realizó el pago de US$12 millones, según revelaron las investigaciones de los entes investigadores.

Del total del soborno que entregaría la empresa española, el 60 por ciento sería para el expresidente, Otto Pérez Molina y la ex vicepresidenta, Roxana Baldetti. El otro 40 por ciento se habría distribuido entre los exfuncionarios de la EPQ –Marroquín, Julio Sandoval y William Schwank– y el exsecretario privado de Baldetti, Juan Carlos Monzón Rojas.

Buscaba quedarse en EE. UU.

Cuando el MP y la CICIG dieron a conocer el caso de corrupción en la concesión de terrenos a la TCQ, también se supo que el exinterventor de la EPQ, Allan Marroquín buscaba asilo en los Estados Unidos, en donde argumentaba que su vida corría peligro si regresaba a Guatemala. Otro motivo que retuvo a Marroquín en ese país, es que este también había iniciado un proceso judicial en contra de su expareja sentimental, para obtener la custodia legal de sus hijos, lo cual evitaba su expulsión de EE. UU.

 


3

Delitos son los que le sindican el MP y la CICIG a Allan Marroquín.

Etiquetas: