Sábado 17 DE Noviembre DE 2018
Nación

Un día en la vida de los reos VIP en cárcel de la Brigada Mariscal Zavala

La Dirección del Sistema Penitenciario realizó ayer una requisa en esa prisión, para decomisar mercancía que no fue autorizada para su ingreso.

Fecha de publicación: 19-08-16
Televisores de pantalla plana y reproductores para DVDs fueron decomisados en requisa efectuada en el centro de detención de la Brigada Militar Mariscal Zavala, zona 17. Por: Redacción elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

 

¡Las ramas de los rosales no deben salir mucho para que no lo espinen a uno cuando va pasando por el caminito! ¡La orilla de la grama tiene que estar bien recortadita para que se mire bonito, vos! Son las instrucciones que Gudy Rivera le da al jardinero que tienen contratado los reos VIP de la prisión ubicada en la Brigada Militar Mariscal Zavala.

Mientras el exdiputado que espera un juicio en su contra da órdenes para tener los jardines agradables, Uri Roitman, sindicado en el caso del fraude en la limpieza del lago de Amatitlán, revisa un diario sentado cómodamente en una silla. Frente a él una mesa donde está otro compañero de prisión observando las noticias en una televisión pantalla plana instalada en la pared de uno de los toldos que utilizan como “sala–comedor”.

Esos toldos o comedores improvisados son aquellos que se dijo en algún momento que eran habitaciones, pero que se confirmó que son los lugares donde cada reo recibe a su familia, amigos y socios para platicar sin molestias mientras toman un café, un trago de licor o lo que se les antoje hacer.

Esas “salas–comedores” están plenamente equipadas, casi en cada una hay mesa con sillas, cafetera, oasis de agua, horno microondas, miniestufas y refrigeradoras; en otras hay televisores, y en todas suficientes boquitas, galletas y libros para hacer amena la estadía.

Regresando al jardín –donde está ubicada una cama elástica color azul con una malla de resguardo color negro, utilizada para que los niños que llegan se entretengan– el hijo pequeño de Dwight Pezzarossi corre por uno de los caminos bajo el resguardo de su madre.

De la habitación que colinda con la cama elástica, una mujer (de servicio) sale con un cesto de ropa sucia, pero antes de dirigirse al centro de lavado le pregunta a un hombre si le lava la sábana que dejó en la cama.

En ese momento Gustavo Martínez, vestido con una pantaloneta negra y sudadero gris, camina lento mientras se fuma un cigarro, Rivera vuelve al área de ese jardín y pregunta por Mauricio (López Bonilla), al parecer podría ser su turno para pasar con el peluquero.

En otra de las “sala–comedor” está el exministro de la Defensa López Ambrosio, con un grupo de personas con quienes evidentemente se está pasando un buen momento en familia.

Por los pasillos, dos hombres caminan con un estilo muy característico de ser guardaespaldas. Solamente en el ingreso a la prisión del lado de los VIP hay dos guardias del Sistema Penitenciario, a lo interno los privados de libertad prefieren ser protegidos por sus propios elementos de seguridad.

¿Dé cómo duermen? En cada habitación, en su mayoría con ocho o diez literas, los privados cuentan con televisión, mesas de juego improvisadas y muebles con libros y enseres personales. En otros lugares están los guardarropas donde descansan los trajes de marca con que los sindicados se presentan a las audiencias.

Requisa con pocos resultados

Aunque los electrodomésticos, comida, bebidas y demás elementos de confort están plenamente visibles en cada toldo “sala–comedor”, la Dirección General del Sistema Penitenciario realizó una requisa en ese lugar y solamente encontró ocho televisores, tres frigobar, un congelador, un teléfono celular, dos cargadores para celular, dos armas punzocortantes y siete botellas de licor premium.

Etiquetas: