Sábado 15 DE Diciembre DE 2018
Nación

Director del Hospital Nacional de San Marcos es enviado a juicio penal por delito de violencia psicológica contra la mujer

Juzgado de Primera Instancia decreta arresto domiciliario a Alfredo Longo, señalado también –así como otros doctores– por la PDH  de cometer arbitrariedades contra doctoras –estudiantes de medicina– residentes.

Fecha de publicación: 13-07-16
Por: Tulio Juárez / Érick Cifuentes
Más noticias que te pueden interesar

Alfredo Longo Calderón, director del Hospital Regional de San Marcos, ha sido enviado a juicio por el Juzgado de Primera Instancia Penal para enfrentar cargos de “Violencia contra la mujer en su manifestación psicológica”, y le impuso arresto domiciliario al ser sindicado de someter a arbitrariedades a las practicantes de medicina. Otros profesionales de las Ciencias Médicas también fueron investigados.

Este proceso penal parte del resultado de la investigación efectuada en su momento por la Procuraduría de los Derechos Humanos a cargo de Jorge Eduardo de León Duque, por denuncias recibidas acerca de que en dicho centro asistencial del Estado se imponían, por ejemplo, “turnos de castigo” a los médicos residentes, entre otras presiones ilegales que provocaron abrir el expediente del caso.

La resolución del PDH citó que “Según informe circunstanciado rendido por el Colegio de Médicos y Cirujanos de Guatemala, se determinó: A) el referido órgano comprobó que existieron arbitrariedades en contra de las doctoras Alma Leticia Zacarías Loarca, Kelly Esmeralda Domínguez Rodríguez, Yadira Macedonia Bámaca Pérez, Manuela Patricia Osorio Castro y Paulina Marielcy Biscul Méndez…”

Agregó que “… fueron víctimas de malos tratos y turnos de castigo por parte del personal médico, jefes de residentes y jefes del Servicio de Pediatría” de este hospital y “quienes ante el órgano aceptaron los hechos por los cuales se les denuncia, aduciendo que los turnos de castigo se imponían como forma de aprendizaje para las estudiantes, que los mismos se realizaban de forma individual o colectiva”.

“B) que existieron arbitrariedades y anomalías en el proceso de evaluación y asignación de notas, debido a que los exámenes de las denunciantes fueron extraviados”, agrega y prosigue: “C) que existe falta de docente y personal contratado por la Universidad Mariano Gálvez, debido a que las personas a cargo del postgrado no estaban contratadas ni percibían salario”.

El inciso D) de la resolución de la Magistratura de Conciencia remitido al Juzgado de Primera Instancia Penal marquense, precisa en una de sus partes conducentes “que las notas de evaluaciones académicas anteriores al año dos mil catorce no fueron tomadas en cuenta en el área académica de rotación externa, sin que en el reglamento se determinaran dónde se computarían”.

Asimismo, el inciso E) del documento conocido en los procedimientos diligenciados de manera judicial apunta que el doctor Roberto Morales, jefe de la Unidad de Pediatría, aceptó ante el Colegio Médico que “sí se realizaron turnos de castigo; que la Universidad Mariano Gálvez no les había acreditado como docentes, y que no se les entregó reglamento de evaluación”.

Al inicio, el fallo de la PDH señala que se entrevistó a los médicos Byron García, Edwin Roberto Morales Díaz y Ancel Estuardo González Fuentes, quienes dijeron no haber impuesto turnos de castigo, que no han tenido problemas de índole laboral o sexual con las residentes, que dedicaron tiempo para capacitar sin remuneración alguna a las practicantes de medicina.

En una parte del informe incluye que, según los galenos consultados –al igual que lo respondió su colega María Fernanda Gramajo Somoza– la única que se ausentó sin motivo de las actividades fue Alma Zacarías, quien se reintegró un mes después con el compromiso voluntario de cubrir turnos durante enero. Luego de los considerandos de mérito, la procuradora Adjunta Claudia López David formuló la resolución.

Violados derechos

La PDH declaró que el director Longo –contra quien hay 32 denuncias– violó los derechos humanos a la educación, dignidad e integridad de las residentes de medicina Zacarías Loarca, Domínguez Rodríguez, Bámaca Pérez, Osorio Castro y Biscul Méndez, y también Morales Díaz, jefe de Pediatría, por permitir la imposición de turnos de castigo, arbitrariedades en el proceso de notas y extravío de exámenes de las practicantes.

Por lo tanto, la procuraduría recomienda al ministro José Alfonso Cabrera determinar la responsabilidad de cada quien y emitir las sanciones que correspondan contra el grupo de médicos involucrado en las anomalías registradas, así como notificar al Consejo de la Enseñanza Privada Superior, Tribunal de Honor del Colegio Médico para sanciones disciplinarias, y  la Fiscalía de la Mujer en San Marcos.

Etiquetas: