Domingo 9 DE Diciembre DE 2018
Nación

Pérez y Baldetti arremeten ante juez contra Fiscalía y CICIG

Ambos están acusados formalmente de ser los líderes de estructura que llevó a prisión a 32 personas.

 

 

 

Fecha de publicación: 27-06-16
Por: dpa
Más noticias que te pueden interesar

El encarcelado ex presidente guatemalteco Otto Pérez y su ex vice Roxana Baldetti, también en prisión, rechazaron hoy en audiencia de primera declaración, las imputaciones de corrupción y arremetieron contra la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad para Guatemala (CICIG).

Baldetti dijo que ambos renunciaron a sus cargos en 2015 tras sufrir “un golpe de Estado técnico internacional”, de lo cual acusó de forma implícita a Estados Unidos y explícitamente a la CICIG y a su titular, el colombiano Iván Velásquez.

“Este señor se llama Iván Velásquez, un extranjero a quien no quieren ni en su país y que está sembrando odio entre guatemaltecos, odio en los que gobiernan”, dijo Baldetti, la última en declarar luego de haberlo hecho Pérez.

Ambos declararon en el noveno día de audiencia de primera declaración e imputación de cargos, y fueron los últimos de una lista de 57 imputados quienes desfilaron uno por uno ante Miguel Ángel Gálvez, titular del Juzgado B de Mayor Riesgo.

Por este caso, llamado por la Fiscalía y la CICIG “Cooptación del Estado”, Pérez enfrenta cargos por cohecho pasivo, lavado de dinero y financiamiento electoral ilícito, en tanto que Baldetti por cohecho activo y pasivo, lavado de dinero, asociación ilícita y enriquecimiento ilícito.

A su vez, Pérez también la emprendió contra Velásquez, a quien recomendó asistir a un psiquiatra que le ayude a resolver su condición de “egocéntrico”. “El señor Iván Velásquez” tiene una conducta caracterizada por la “arrogancia y el exhibicionismo”, sostuvo sentado en el banquillo de los acusados en su primera declaración ante el juez.

Señaló que “la arrogancia hace que presione a las diferentes instituciones, en lugar de permitir que actúen libremente, como corresponde a los jueces”.

También dijo que “esa arrogancia lo lleva a proponer impuestos y reformas a la Constitución; que lo haga en su país… los impuestos y la Constitución son decisión nuestra, de los guatemaltecos”.

Según el ex mandatario, la personalidad de Velásquez se conjuga con la del testigo Juan Carlos Monzón, ex secretario privado de la ex vicepresidenta Baldetti -un “colaborador eficaz” de la Fiscalía-, a quien señaló de “mitómano”, por su tendencia a mentir.

“Está feliz con el Ministerio Público (MP) y la CICIG, mentira y mentira y con base en las mentiras se convierte en el héroe. Resulta que es el que tiene la palabra, lo respetan el MP y la CICIG y es su vocero”, expuso el ex presidente.

“Esta mezcla de un mitómano y un egocéntrico provocan la polarización en el país y ahuyentan las inversiones”, aseguró.

Pérez rechazó las acusaciones relacionadas con el “saqueo del Estado” y la existencia de una supuesta estructura criminal que le permitió recibir sobornos por unos 37,9 millones de dólares producto de 441 contratos fraudulentos durante su mandato (2012-2015).

“No acepto las sindicaciones, señor juez. No demuestran que me enriquecí, que lavé dinero, ni que lo recibí, se están dejando llevar por mentiras, por falsedades”, dijo Pérez en su defensa.

El ex gobernante también desafió a la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) y a la CICIG, “que demuestren que recibí dinero en efectivo”, en referencia a los supuestos sobornos que le fueron trasladados por el propio Monzón.

“Ellos repiten lo que dice Monzón: que yo recibía una comisión (soborno), pero no aportan una auditoría interna. No van a encontrar una nota de envío, ni aunque la busquen bajo las piedras”, advirtió.

También rechazó haber recibido costosos regalos, como un helicóptero, una lancha y una casa de campo. “Yo no recibí ese helicóptero. El Ministerio Público no lo acredita ni por título ni por posesión”, se defendió.

Tras concluir con la fase de primera declaración de los imputados, el juez Gálvez deberá resolver si existen suficientes indicios que ameriten procesar a los 57 sindicados.

Baldetti y Pérez dimitieron de sus cargos en mayo y septiembre de 2015, respectivamente, después de una serie de acontecimientos y masivas manifestaciones que ocurrieron en el país tras el destape en abril de ese año de la red de defraudación aduanera “La Línea”.

Ambos están acusados formalmente de ser los líderes de esta estructura que llevó a prisión a 32 personas.

Etiquetas: