Lunes 24 DE Septiembre DE 2018
Nación

Dan 17 y 11 años de prisión a los primeros dos condenados por plazas “fantasma” en el Legislativo

Tribunal Séptimo dicta sentencia a exsecretaria privada y al exjefe de seguridad del también encarcelado exdiputado Pedro Muadi.

Fecha de publicación: 07-06-16
Por: Tulio Juárez
Más noticias que te pueden interesar

El Tribunal Séptimo de Sentencia ha impuesto esta tarde penas de cárcel y sanciones económicas a Claudia María Bolaños Morales de Reyes y  José Estuardo Blanco Aguilar, quienes fueran la secretaria privada y el jefe de seguridad, respectivamente, del diputado Pedro Muadi Meléndez cuando presidió el Congreso de la República en el periodo 2013-2014.

Hallados culpables, la instancia judicial dictó:

–       A Bolaños: 6 años inconmutables por el delito de asociación ilícita, otros 5 por peculado por sustracción y 6 más por lavado de dinero.

–       Las multas de Q3 millones 663,966.77 por lavado de activos y Q10 mil por peculado por sustracción.

–       A Blanco: 11 años inconmutables por asociación ilícita y peculado por sustracción y Q10 mil por este último cargo. 

El caso identificado como Plazas Fantasma del Congreso fue destapado la tarde del 25 de junio de 2015, por el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (MP/CICIG), tras allanamientos en el Organismo Legislativo y uno de sus edificios anexos, los que al menos dieron como resultado cinco capturas.

La fiscal general Thelma Aldana y el comisionado Iván Velásquez revelaron entonces que en seis meses de 2013, Muadi como presidente se apropió de Q630 mil mediante el “pago” a 15 supuestos guardaespaldas a su servicio a lo largo del periodo anual que terminó en el 2014, pero que en realidad eran agentes de una empresa de seguridad privada de su propiedad.

Revelaron que, por ejemplo, la Tesorería Legislativa extendía cheques por Q7 mil u Q8 mil para el pago salarial de sus “escoltas”
–que los investigadores constataron que nunca se presentaron a trabajar a ese poder del Estado–, pero que la entonces asistente privada solo les entregaba Q2 mil. Muadi es sindicado de los delitos de asociación ilícita y peculado por sustracción.

Por tal motivo, dentro de las pesquisas en esa misma fecha se aprehendió en la capital a Claudia María Bolaños Morales –secretaria de una empresa de seguridad (de cartón), y en Oratorio, Santa Rosa, a José Estuardo Blanco Aguilar, jefe de seguridad de la compañía particular a través de la cual se ejecutó la operación ilegal en 2013, pero quien este lunes se abstuvo de declarar.

Por una denuncia

El proceso investigativo surgió por una denuncia de Acción Ciudadana (AC) –capítulo guatemalteco de Transparencia Internacional– en contra de Muadi, precisó la jefa del MP. “Tenemos pruebas documentales y testimonios de personas que vinieron aquí” a querellarse, agregó en tal oportunidad.

Manifestó Aldana que así pudo constatarse la existencia de unas 200 plazas “fantasma” en el Congreso, habiendo documentado 15 –las de los guardias privados y supuestos guardaespaldas–, amén de la celebración de contratos irregulares correspondientes al Renglón 022 en el periodo legislativo 2013-2014 que él presidió.

Es más, aseguró Aldana, en cuentas bancarias del congresista se hallaron depósitos por Q630 mil provenientes de los contratos de seguridad en el Congreso de la República, a través de la compañía PSE, Sociedad Anónima –y cuyo gerente general es Muadi–, que se quedaba con el 90 por ciento del salario de “sus escoltas”.

(Notas relacionadas)

 

 

Etiquetas: