Miércoles 14 DE Noviembre DE 2018
Nación

El intermediario frustrado que testificó en el caso TCQ

El testigo confirma el negocio en Puerto Quetzal y la participación de varios actores, como Allan Marroquín y Guillermo Lozano.

Fecha de publicación: 23-04-16
Julio César Medina Farfán es uno de los testigos del caso TCQ, confirmó la fiscalía a cargo del caso. Por: Evelyn Boche eboche@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

Julio César Medina Farfán, sindicado como el gestor de influencias para la compañía Jaguar Energy en el caso denominado Redes, ha declarado ante el Juzgado B de Mayor Riesgo como testigo en proceso abierto por los sobornos que Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) otorgó a operadores locales encabezados por el expresidente Otto Pérez y la ex vicepresidenta Roxana Baldetti.

Los hechos le constan, aseguró ante el juez Miguel Ángel Gálvez, porque él iba a ser el intermediario entre TCQ, la sucursal en Guatemala de la española Terminal de Contenedores Barcelona (TCB), que pretendía obtener el usufructo oneroso para operar en Puerto Quetzal.

Medina, de 63 años, originario de Jalpatagua, Jutiapa, ha estado en la picota en varias oportunidades: En 2002, el amigo del expresidente Alfonso Portillo, estuvo vinculado con el desvío millonario en la cartera de Gobernación y la conexión Panamá. Además, el año pasado Medina fue detenido y señalado como el centro de la red de tráfico de influencias que favoreció a Jaguar Energy en la que también están implicados el ex viceministro de Energía y Minas Edwin Rodas y el exsecretario general de la Presidencia, Gustavo Martínez.

Siempre presente en los círculos de alto nivel, Medina Farfán conocía a Allan Marroquín y a su padre. Cuando el expresidente Pérez Molina recién nombró a Marroquín como interventor de la Empresa Portuaria Quetzal, Medina contó que este y su progenitor “lo convocaron” a una reunión para pedirle sugerencias de las empresas que podían operar la terminal de contenedores en Escuintla.

Medina ofreció hacer los contactos entre TCQ y los gobernantes, para lograr la concesión del usufructo oneroso para la construcción de la terminal de contenedores. Sin embargo, los argentinos, encabezados por Mauricio José Garín, ya se habían adelantado como los negociadores entre las partes, por lo que el ahora testigo quedó fuera del negocio ilegal. Garín también tiene orden de captura internacional.

En una reunión entre los ejecutivos de TCQ, Marroquín y otros involucrados, se le indicó a Medina que ya alguien estaba a cargo, y le advirtieron que “mejor no se metiera” en ese negocio, lo que no dejó de percibir como una amenaza, relató el testigo.

Amigo del piloto presidencial

>En su testimonio en el caso TCQ, Medina también expuso acerca de su amistad con Guillermo Lozano, el expiloto presidencial con orden de captura internacional. Según el testigo, Lozano financió el transporte aéreo de Pérez y Baldetti durante la campaña y como pago por sus servicios lo designaron como el operador de facto en Puerto Quetzal y su tarea era tener el control de todo lo que pasaba en ese recinto a cambio de obtener las ganancias de las negociaciones en la portuaria.

Etiquetas: