Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Nación

La declaración anticipada de Monzón que hunde más a Pérez y Baldetti

El ex Secretario Privado de la ex vicepresidenta Roxana Baldetti ya declaró ante el juez Miguel Ángel Gálvez sobre la forma en la que se gestó y se firmó el contrato anómalo del usufructo de un terreno para la construcción de la Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ).

Fecha de publicación: 21-04-16
Más noticias que te pueden interesar

 

En el audio se puede escuchar a Monzón admitir su participación como enlace entre el ejecutivo y la Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ), para otorgar el usufructo oneroso de parte del terreno del Puerto Quetzal. Además involucra al expresidente Otto Pérez, la vicemandataria, Baldetti, y a Gustavo Martínez, yerno de Pérez, entre otros.

Monzón, quien se convirtió en colaborador eficaz en este caso, explicó por cuatro horas y media, durante una audiencia privada como anticipo de prueba, la forma en la que se realizó el plan para recibir un soborno de US$30 millones. Este es el audio de la declaración que se grabó el 12 de abril pasado.

 

El exsecretario vicepresidencial dijo que inició su participación en la estructura que concretaría la firma del contrato en 2012, a petición de Baldetti, quien le solicitó que se reuniera con Guillermo Lozano, alias Chiligüili, para relevarlo como enlace entre el presidente y la vicepresidenta con TCQ.

Los detalles

Lozano fue relevado debido a que en esas fechas, se le estaba involucrando con un tema relacionado al narcotráfico y el binomio presidencial temía que este tema ensuciara la imagen y se cayera el negocio, explica Monzón en su declaración.

Monzón comentó que se reunió con Lozano en el edificio las Margaritas, zona 10, y le dio algunas nociones de los negocios con la Terminal y le dijo que se abocara con Allan Marroquín y con William Schwank para concretar el contrato.

Lozano le comentó a Monzón que un helicóptero de su empresa había sido interceptado en Honduras e involucrado con temas de narcotráfico y que no logró recuperar lo invertido en la campaña política, por lo que decidió salir del país y desvincularse del gobierno.

Después de la reunión con Lozano, el ahora colaborador eficaz le informó a Baldetti los resultados y ella a su vez se comunicó vía BBM (mensajería de Black Berry) con Marroquín y Julio Sandoval, para notificarles que el nuevo enlace sería Monzón.

Sandoval había trabajado con el Partido Patriota (PP) durante la campaña política, en temas de logística e imagen de la vicemandataria, por lo que lo recomendó a Pérez para que lo nombrara como sub interventor de la portuaria, revela el colaborador.

Más personajes

El exsecretario también involucró a Gustavo Alejos, a quien sindicó de vetar a Schwank ante Lozano, debido a que no existía buena relación entre ellos, por lo que el expresidente decide nombrar a Marroquín como interventor, por sugerencia de Lozano.

Monzón dijo ante el Juez que en una reunión le presentaron a ‘Los Peludos’, que eran unos españoles pertenecientes a TCQ. Juan José Suarez, alias El Peludo, era el administrador de la Terminal y le cuenta la historia de Terminal de Contenedores de Barcelona (TCB) y como crearon TCQ, particularmente para Guatemala.

El exsecretario de Baldetti aseguró que Suarez le pidió que su jefe, Ángel Pérez Maura, que necesitaba reunirse con el Presidente, para darle una señal de que él era el verdadero enlace, por lo que habló con Verónica García, exsecretaria privada de la presidencia, para organizar la reunión.

El reparto

Varios días después se reunieron en una sala de casa presidencial con el exmandatario, Suarez y Pérez Maura. Platicaron de cómo iba avanzando el tema del usufructo y para indicarles que Monzón se encargaría de realizar todos los temas administrativos, lo que les dio la seguridad de que Monzón sería el verdadero enlace. Después de esa reunión se fueron los españoles y Monzón a un hotel de la zona 10, donde le informaron que la comisión por el proyecto sería de US$30 millones, que se distribuirían de la siguiente manera: US$500 mil para gastos, US$24.5 millones para el socio local y US$5 millones para el grupo de los argentinos.

Monzón les ofreció solucionar problemas suscitados en la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan), y en el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) debido a un permiso ambiental que necesitaban para adquirir el terreno de la Portuaria Quetzal en usufructo.

La siguiente duda, según el colaborador eficaz, era cómo realizar la transacción de los US$30 millones y la manera en que se iba a distribuir, por lo que después de varias negociaciones en las que siempre informaba a Baldetti lo que ocurría, se decidió que el dinero sería distribuido solamente entre dos argentinos, identificados como Mauricio y Goyo, Marroquín, Sandoval, Schwank, Pérez Molina y Baldetti.

Después de restar la suma entregada a los argentinos y US$500 mil de gastos, se debía realizar la transacción de US$24.5 millones, US$ 10 millones serían fraccionados y el resto se gastarían en compras de acciones de TCQ que supuestamente iba a realizar una empresa nacional para posteriormente revender las acciones a la Terminal, pero que al realizar el análisis con Soledad Barrios, asistente de Monzón, se dieron cuenta que no era viable y se decidió suprimir la figura de socio local.

Monzón se reunió con Baldetti para informarle del avance de los negocios con la Terminal pero ella le exigió que se le debían pagar esos US$24 millones antes de octubre, antes de que salieran de su mandato presidencial.

Etiquetas: