Domingo 24 DE Marzo DE 2019
Nación

González, Franco y Roitman se encargaron de las contrataciones

Los tres fueron señalados por siete de los 15 implicados en el caso Amsa, en el cual se señala a los hermanos Baldetti de ser las cabezas del fraude.

 

 

Fecha de publicación: 03-03-16
A las 8:30 horas empezará el tercer día de audiencia en donde declarará Uri Roitman, quien ayer presentó problemas de salud. Los hermanos Baldetti se abstuvieron de declarar. Por: Julio E. Santos jsantos@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

La declaración voluntaria de siete de 15 sindicados que aceptaron hablar ante el juez, incriminaron ayer a tres personas específicas como las coordinadoras de la contratación y desarrollo del proyecto que buscaba limpiar el lago de Amatitlán por medio de una “formula mágica”, por la que el Estado perdió Q22.8 millones.

Estos serían Pablo González, secretario del Gabinete del Agua de la Vicepresidencia; Allan Franco, coordinador del proyecto por M. Tarcic Engineering LTD ante AMSA, y Hugo (Uri) Roitman, como representante legal en Guatemala de dicha empresa.

Ellos tres, según la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) del Ministerio Público, eran dirigidos por Mario Baldetti bajo órdenes directas de su hermana Roxana Baldetti, entonces Vicepresidenta de la República.

Las confesiones

La primera en declarar fue Marilyn Sosa, quien prestaba sus servicios profesionales en una asesoría para la empresa M. Tarcic Engineering Ltd, para establecer si existía algún daño a organismos acuáticos por el vertimiento del producto adquirido.

Por esa asesoría devengó un salario de Q5 mil al mes, en total recibió Q60 mil distribuidos en dos cheques de Q30 mil cada uno. Fue contactada por Roitman y la contratación, verbal sin documentos que la avalen, fue con Mario Tarcic, propietario de la empresa. Sosa también labora para el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN).

Jorge Cajas fue contratado como notario público para autenticar los documentos de la empresa israelí. Indicó que fue contactado por Franco, a quien había conocido en un proyecto del BID para la protección de la biosfera maya en Petén. Por el trabajo en Tarcic devengó Q30 mil.

Por aparte, Sergio Marroquín dijo que mientras trabajaba en la Empresa Técnica de Sistemas de Seguridad, propiedad de Roitman, este le solicitó que se encargara de las atenciones al propietario de Tarcic y al personal que ingresaron al país.

Fue el encargado de comprar los toneles para almacenar la “fórmula”, y por la confianza de Roitman y Tarcic hacia él, fue incluida su firma en cheques y contratos de la empresa.

El coordinador del proyecto de M. Tarcic ante AMSA, Allan Franco, fue contactado y referido a la empresa por Pablo González, en junio de 2014.

Manuel Sosa, encargado de coordinar a quienes supervisarían la aplicación del producto y a los pilotos de las lanchas con que se trabajaría, por los que recibió un total de Q118 mil, fue contratado por Roitman.

Mientras que Sandra García, jefe administrativo financiero de AMSA, fue contratada para el hermano de Roxana, Mario Baldetti.

El Juez de Primera Instancia Penal de Villa Nueva, Arnoldo Orellana Madrid, escuchó la declaración de cada uno sin la presencia en la sala de los demás implicados, únicamente los abogados, fiscales y querellantes.

Al inicio de la cita el juez ordenó que se le colocaran los grilletes a la ex Vicepresidenta, y aseguró que no había autorizado ningún privilegio.

Supuesta falsificación de firmas

La mandataria en Guatemala de la empresa M. Tarcic Engineering Ltd, Clara Maribel Carballo, declaró que en varios documentos su firma fue falsificada. Ella había sido contactada por Franco, de quien ahora se sospecha haber incurrido en el delito de falsedad material o ideológica.

El fiscal indicó al finalizar la audiencia, que de cinco documentos mostrados ante el juez, Carballo aceptó haber firmado dos, los contratos para compra y aplicación de la fórmula por Q137 millones.

Etiquetas: