Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Nación

MP presenta escuchas telefónicas sobre caso Aceros de Guatemala

Fiscalía imputó delitos a los sindicados del expediente judicial derivado de La Línea.

 

 

 

Fecha de publicación: 18-02-16
Ayer se realizó la primera declaración de 16 de los 17 implicados en el caso de corrupción revelado por la CICIG y el Ministerio Público. Por: JOSÉ DAVID LÓPEZ jlopez@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

La empresa Aceros de Guatemala enfrentaba un caso judicial por evadir Q255 millones en impuestos. El Ministerio Público (MP) pisaba sus talones hasta que la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) le puso un alto al emitir tres dictámenes a favor de la compañía. Pero detrás de esos informes existió una componenda que ayer las escuchas telefónicas dieron a conocer.

Las llamadas fueron expuestas durante la primera declaración de 16 de los 17 implicados en el caso de corrupción revelado el viernes pasado por el MP y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

“Ya a Aceros le quité dos pijazos”, dijo Giovanni Marroquín Navas, señalado como enlace entre dicha compañía y las autoridades de la SAT, en una conversación sostenida con una mujer sin identificar en diciembre de 2014. El también acusado en el caso La Línea se refería a dos de los tres dictámenes que consiguió para la empresa, según la fiscalía.

En esa fecha, la empresa empezaba a enfrentar tres querellas por evadir al fisco que serían sustentadas con los informes que emitiría el departamento jurídico de la SAT. Sin embargo, los resultados de los análisis fueron favorables para Aceros de Guatemala.

EL CAMINO PARA  ADQUIRIR LOS INFORMES

Los tres dictámenes fueron difíciles de obtener, según se deja ver en distintas llamadas: los auditores encargados se enfermaban, estaban mal redactados o inculpaban a la compañía. “Está difícil amor, pero no imposible… ya ni me importa el pago”, dijo Marroquín en otra conversación a finales de 2014. De acuerdo con el MP, el pago es la comisión ilegal que cobraría a cambio de esos informes.

“Son unos cabrones, ponen en el resultado que El Hierro –Aceros de Guatemala- también es responsable”, expresó una voz masculina a Marroquín. Luego le indicó al acusado que le enviaría los párrafos que debían ser eliminados para exculpar a la compañía. “Le taché el documento original para ver qué hacen”, dijo el incógnito.

Marroquín luego trasladó esa información a Alfonso Castillo Castro, en ese entonces intendente de asuntos jurídicos y ahora sindicado, para que corrigiera los errores junto a su personal, según se interpreta de las escuchas telefónicas. “Yo lo tengo que validar por supuesto… ya lo corregimos, esperamos que ahora hagan caso”, mencionó en otra llamada Castillo.

Mientras ocurrían estos pactos, Marroquín también se comunicó con Rigoberto Chacaj, personero de Aceros de Guatemala, para explicarle las dificultades con los auditores de la SAT y que estas serían resueltas. “Perfecto, solo estoy esperando instrucciones,… están esperanzados en sus dictámenes, pónganse las pilas y no vayan a fallar”, respondió Chacaj.

En otra conversación, ambos afirmaron que los documentos eran necesarios para presentarlos a “las dos letras” en referencia al MP, ya que era la Fiscalía de Delitos Económicos la encargada del caso contra Aceros de Guatemala.

En otras escuchas telefónicas, Marroquín, señalado también como miembro de la red de defraudación aduanera conocida como La Línea, se refiere al cambio de autoridades de la SAT, entre ellos Carlos Muñoz, quien es retirado de su cargo como jefe de la entidad y en su lugar asume Omar Franco.

Estas llamadas formaron parte del inicio de la imputación del MP, el cual busca ligar a proceso penal a los sindicados por delitos como asociación ilícita, cohecho activo, cohecho pasivo, obstaculización de la acción penal y colusión.

Miguel Ángel Gálvez, titular del Juzgado B de Mayor Riesgo, aplazó para este día la continuación de la audiencia, en la que se prevé la reproducción de escuchas telefónicas que implican a Frank Trujillo, hermano del exmagistrado de la Corte de Constitucionalidad, Héctor Trujillo.

EL “NÚMERO UNO” SALE A LUZ

En dos escuchas telefónicas presentadas ayer, Giovanni Marroquín Navas y Alfonso Castillo se refieren al Número Uno, el alias con el que fue identificado el expresidente Otto Pérez Molina dentro del caso La Línea, del cual se desprende este nuevo expediente judicial.

…ahí le escribí de una vez al Número Uno –Pérez Molina– para comentarle el tema y que como eso es muy secreto, solo el Chiquitillo –Ariel Guerra Castillo, intendente de fiscalización– y yo lo sabemos para no quemar, que le hiciera como un cuestionamiento o una recomendación y ya después hablar con él”, afirmó Marroquín Navas en una de esa llamadas.

Según las investigaciones, Marroquín Navas era uno de los enlaces entre los miembros de La Línea y el exmandatario que ahora guarda prisión. Fue Marroquín Navas quien  presentó el proyecto para defraudar a las aduanas del país, según Salvador Estuardo González, alias Eco.

Etiquetas: