Domingo 19 DE Mayo DE 2019
Nación

MP: Habría pagado Q500 mil para que asesinaran a su esposo

Colaborador eficaz revela, mediante audio, que le ofrecieron medio millón de quetzales para no declarar judicialmente por el asesinato del empresario de seguridad Byron Giovanny Andrade, poseedor de bienes por Q40 millones, ataque en el que un hijo suyo quedó herido de gravedad en junio 2011.

 

 

 

Fecha de publicación: 02-02-16
Mónica De Jesús Rivas Gil fue capturada en Aeropuerto La Aurora zona 13, el 31 de Enero. Por: Tulio Juárez

El Ministerio Público (MP) ha solicitado hoy auto de prisión y ligar a proceso a Mónica de Jesús Rivas Gil (43 años) por parricidio, y al colombiano Jaime Barona Cordobé (55) por asesinato en el grado de tentativa en el #CasoPerfect, relacionado con la trágica muerte del empresario Byron Giovanny Andrade Salazar, de 52, el 11 de junio de 2011 en el complejo deportivo Perfect, zona 10 capitalina, acción por la que ella habría pagado Q500 mil.

La Fiscalía de Delitos Contra la Vida (FDCV) expuso ante el juez una serie de evidencias en las que la mujer aparece como presunta principal autora intelectual del plan para asesinar a su propio marido, con el objetivo de apoderarse de bienes materiales estimados en unos Q40 millones. En el ataque cometido por un comando de sicarios quedó gravemente herido el hijo Byron Andrade Chacón, de 22 años.

En la audiencia de primera declaración –tras las últimas tres capturas el domingo pasado- el MP presentó fotografías en las que Rivas Gil aparece junto a un hombre identificado como Juan Carlos Ramírez, relacionado a la empresa de seguridad de la víctima y con quien sostenía una “relación sentimental”. El otro aprehendido anteayer, en San Antonio Liquidambar, Purulhá, Baja Verapaz, es Danilo Henry Rivas, también de 43 años, hermano de la sospechosa.

En la reproducción de un audio este martes, el MP evidenció que los principales involucrados en la trama del crimen supuestamente ofrecieron Q500 mil al testigo protegido para que se abstuviera de declarar ante juez, y que igual suma se pagó por consumar el atentado armado. Asimismo, la audiencia incluyó una declaración de la señalada. En la sala estaban presentes los hijos de Andrade Salazar.

Por ejemplo, Mónica Rivas dijo que es la más afectada por la muerte de su marido en esas circunstancias, en particular porque cuando se conocieron él solo tenía deudas y que fue ella la fundadora de las empresas, pero que los herederos se las repartieron sin dejarle absolutamente nada. “Si ellos me respetaban, no entiendo por qué ahora me odian” (los hijastros), subrayó.

La fiscalía determinó que por la cercana amistad entre Rivas y Barona, este último la conectó con el grupo de matones a sueldo. No obstante, el atentado fue grabado por las cámaras de seguridad del centro Perfect, y expertos policiales en videovigilancia analizaron los videos, donde comprobaron que cuatro guardaespaldas se alejaron de padre e hijo minutos antes de que los balearan.

Posteriormente, el 29 de enero de 2013, el MP y la PNC realizaron 30 allanamientos y detuvieron a 12 de los individuos considerados autores materiales. A lo largo del juicio, que en abril de 2015 llegó a sentencia en el Tribunal A de Mayor Riesgo, el MP presentó numerosos medios de prueba, incluidas las filmaciones.

Se condenó a 41 años de cárcel a: Norman Pineda, Allan Matheu, Evert Cruz, Randhal Rodríguez y Arnulfo Pop por los delitos de asesinato, lesiones leves y asociación ilícita; a Juan López, Santiago López y Manuel Bernie les impuso cumplir 33 años por asesinato y lesiones leves. Estaría prófugo Juan Carlos Ramírez, el amante de la esposa, planificador del asesinato.