Jueves 20 DE Septiembre DE 2018
Nación

Pequeños alumnos obligados a usar mascarillas por contaminación

Padres exigen eliminar permanente foco infeccioso por botadero de basura formado irresponsablemente junto a escuela de la colonia Santa Fe, zona 13, donde pululan zancudos, moscas, mosquitos y toda suerte de bichos.

 

 

Fecha de publicación: 28-01-16
Por: Evelyn del Cid
Más noticias que te pueden interesar

“Nuestros pequeños hijos tienen que utilizar a diario mascarillas para protegerse de la contaminación provocada por gente irresponsable que sigue botando su basura junto a la escuela”, afirmó este jueves Jesús Barahona, presidente del comité de vecinos de la colonia Santa Fe, zona 13, encabezando a un grupo de padres y madres de familia que exigen una solución inmediata.

Pero el problema –que dura ya 30 años– no solo es porque botan los desechos, sino que además les prenden fuego, lo cual causa que los alumnos del plantel No. 93 Mélida Montenegro viuda de Méndez –recordada madre del expresidente Julio César Méndez Montenegro–, ubicado en la 13 avenida y 30 calle, respiren humo tóxico al recibir clases de lunes a viernes.

Como oír llover

Como directora del establecimiento, la profesora Silvia Xitumul ha comunicado repetidamente al ministerio del ramo y al de Salud Pública los riesgos que la contaminación ambiental implican para los escolares. Pero ha sido como oír llover: ninguna autoridad ha dado respuesta y, menos, intervenido en defensa y protección de los menores perjudicados.

Jesús Barahona y acompañantes mencionaron que, incluso, han mantenido comunicación con la alcaldesa auxiliar Isabel Urruela, que le proporcionaron un plan de trabajo acerca del tema, pero el barranco y su botadero de basura siguen campantes. Por lo tanto, los inconformes esperan ahora que autoridades municipales y ministeriales sí intervengan de manera positiva.

Dijeron que, como parte de la solución al problema, vecinos realizaron una donación de blocks para hacer más alto el muro perimetral de la escuela, pero están conscientes que eso aún no solucionaría la contaminación que tanto les preocupa, por la salud de los infantes perjudicados por el mal olor, así comonubes de zancudos, moscas, mosquitos, cucarachas, arañas y otros bichos.

Recordaron que a la espera de ser escuchados, en varias oportunidades han efectuado protestas con carteles conteniendo sus demandas porque la contaminación ha enfermado de forma continua a niños, maestros y empleados de la escuela, pero “nada de nada”.

Y hoy sí confían en que se atenderá su preocupación.

Etiquetas: