Miércoles 14 DE Noviembre DE 2018
Nación

Diagnóstico recomienda siete acciones a Ministerio de Salud

Los resultados del “Análisis 2015 del Sistema de Salud en Guatemala de los sectores público y privado” fueron presentados ayer al ministro Alfonso Cabrera y a su equipo de trabajo.

 

 

Fecha de publicación: 20-01-16
Todd Robinson, embajador de Estados Unidos en Guatemala, Jafeth Cabrera, vicepresidente y Alfonso Cabrera, ministro de Salud. Por: Claudia Méndez Villaseñor cmendezv@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

El estudio fue elaborado para la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo (USAID) por el Proyecto de Financiamiento y Gobernanza de la Salud en los primeros seis meses de 2015, explicó Kenneth Hoadley, uno de los investigadores responsables del diagnóstico.

“Utilizamos para evaluar el Sistema Nacional de Salud la metodología de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que toma en cuenta criterios como: Gobernanza, financiamiento para la salud, prestación de servicios de calidad, recurso humano y cadena de insumos, entre otros”, explicó Hoadley.

De acuerdo con el investigador, el estudio sacó a luz dos problemas estructurales, uno de ellos se trata de la inequidad en la prestación de los servicios de salud. “La mortalidad materna es ejemplo de ello. Es cuatro veces más en las regiones alejadas de la capital, la Noroccidente reportó 202 por cada 100 mil nacidos vivos y la Metropolitana, 48. Pero no se trata solo de un fenómeno geográfico, es también étnico”, agregó el experto.

Hoadley aseguró que en el caso de mujeres indígenas se registran 159 muertes maternas por cada 100 mil nacidos vivos y 79 en las no indígenas.“Hay una inequidad histórica en la asignación de los recursos”, añadió.

El otro está relacionado con la densidad de trabajadores de salud. “Hay tres por cada 10 mil habitantes en área rural y 26 por cada 10 mil habitantes de la urbana. Esta desigualdad histórica y un evento coyuntural mantuvieron en este periodo la percepción de una crisis institucional”, aseguró Hoadley.

Este evento coyuntural –como lo llamó el investigador– fue el cierre del Programa de Extensión de Cobertura (PEC) a finales de 2014, y que dejó sin servicios básicos (inmunizaciones, nutrición y atención materna) a 4.5 millones de pobladores de áreas lejanas de la provincia del país.

“Ahora las distancias entre las comunidades y los puestos de salud es de cinco kilómetros, diez kilómetros o más”, añadió.

Sin embargo, Hoadley fue claro. “Nadie sugiere que el PEC fuera una maravilla, pero en su ausencia dejó sin esos servicios mínimos a millones de personas y por eso esa percepción de crisis”, agregó.

¿Qué hacer?

Con Carlos Ávila, quien también participó en la elaboración de este estudio, Hoadley presentó al ministro de Salud, Alfonso Cabrera,  siete recomendaciones transversales de este diagnóstico: Fortalecer la Atención Primaria en Salud, una planificación estratégica de alto nivel, el financiamiento del sector y recurso humano calificado.

Además recomendaron reducir la lista básica de fármacos, que hoy es de 500; impulsar y dar mayor fuerza al Consejo Nacional de Salud para que sus resoluciones sean de carácter obligatorio y mejorar la relación del Ministerio con las organizaciones de la sociedad civil que fiscalizan a esa cartera.

Medidas inmediatas

El vicepresidente Jafeth Cabrera consideró que deben recuperarse proyectos e impulsar otros con el propósito de apoyar al Ministerio de Salud. Mencionó que se había reunido con autoridades de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac) para desarrollar proyectos piloto integrales de atención primaria en salud en aldeas de Huehuetenango y San Marcos. Asimismo, comentó que había recibido propuestas sobre el uso de leche de cabra y el consumo de pescado para combatir la desnutrición crónica en el Altiplano del país, y que se analiza decretar el Estado de Calamidad del sector salud, pero esta medida no ha sido todavía analizada en su totalidad.

Etiquetas: