Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Nación

MP: 300 osamentas de Creompaz presentan signos de violencia

La fiscalía le imputó a dos de los militares la desaparición de más de cien pobladores.

 

 

Fecha de publicación: 12-01-16
Los militares implicados en las desapariciones forzadas durante el conflicto armado podrían declarar este día durante la audiencia. Por: JOSÉ DAVID LÓPEZ jlopez@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

De las 588 osamentas halladas en las fosas clandestinas del Comando Regional de Entrenamiento de Operaciones de Mantenimiento de Paz (Creompaz), al menos 300 presentan signos de violencia, de acuerdo con la Fiscalía de Derechos Humanos del Ministerio Público (MP).

Ataduras en muñecas y pies, contusiones con arma blanca, rastros de mordazas, lesiones en la zona cervical –cuello– y marcas de disparos con arma de fuego, fueron encontrados en los huesos desenterrados y analizados por los médicos forenses, según expuso la fiscalía en la continuación de la primera declaración de los militares.

Ayer, el MP continuó con la imputación contra otros seis miembros del Ejército implicados en las desapariciones de Creompaz. El viernes pasado lo hizo con siete y mañana lo realizará contra el último de ellos. Todos están sindicados de desaparición forzada y delitos contra los deberes de la humanidad.

De acuerdo con la fiscalía, las lesiones en los huesos del cuello pudieron ser provocadas por torniquetes, lo cuales pudieron ser realizados para torturar a las personas que fueron retenidas dentro de la Zona Militar 21 –nombre anterior de Creompaz– durante el periodo de 1981 a 1988.

Algunas de las osamentas con impacto de bala corresponden a la masacre de no menos de 50 hombres originarios de la aldea Pambach, Santa Cruz Verapaz, Alta Verapaz. Los hombres fueron trasladados por el Ejército hacia una finca aledaña, que era propiedad de un comisionado militar, donde fueron ejecutados y luego trasladados hacia la Zona Militar 21, según las investigaciones.

CENTENAR DE DESAPARICIONES

César Augusto Cabrera Mejía, exjefe de Inteligencia Militar –G2–,  es, de los 14 militares capturados, a quien más desapariciones de población no combatiente le reprochó ayer la fiscalía. Durante casi tres horas, escuchó los nombres de cada una de las personas que sobrevivieron a las masacres, pero luego fueron retenidas por el Ejército, ejecutadas, y luego desenterradas en Creompaz.

“Usted definía quién era el enemigo, usted determinaba hacia quiénes debían ser dirigidos los ataques, incluidos los que fueron cometidos en la Zona Militar 21”, le imputó la fiscalía a Cabrera.

La fiscalía inculpó a Luis Alberto Nájera, subcomandante de la Zona Militar 21, de la desaparición de 96 personas de las comunidades cercanas a ese campamento. Entre estas, los 39 pobladores que fueron trasladados en helicóptero del caserío Los Encuentros, Rabinal, hacia dicha sede.

En ese lugar, 30 años después, fueron hallados los huesos de tres de los 39 pobladores, entre ellos los de un niño.

RENDIRá SU DECLARACIÓN

Este día Claudette Domínguez, jueza suplente del Grupo A de Mayor Riesgo, podría escuchar la declaración de los militares, luego de que el Ministerio Público le impute los delitos a Edgar Hernández, quien es el único integrante del Ejército que aún no escucha los señalamientos en su contra.

Etiquetas: