Jueves 21 DE Febrero DE 2019
Nación

El caso contra Manuel Callejas y Callejas

El jefe de inteligencia de la base militar de Quetzaltenango (D2) Manuel Callejas y Callejas y el Comandante de ese lugar Francisco Gordillo, ordenaron el 5 de octubre de 1981 apresar nuevamente a Emma Molina Theisen. Al siguiente día, hombres armados ingresaron en la vivienda de la familia, ubicada en la colonia La Florida, al no encontrarla decidieron llevarse a su hermano menor Marco Antonio, de quien, desde esa mañana del 6 de octubre de 1981, nunca se supo nada.

Fecha de publicación: 08-01-16
Callejas y Callejas era el jefe de Inteligencia de la base militar de Quetzaltenango. Por: Julio E. Santos jsantos@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

Emma era activista de grupos sociales y de derechos humanos en Quetzaltenango. Por sus acciones en contra del Ejército de Guatemala fue capturada en el lugar conocido como Cuatro Caminos, para luego ser llevada a la base militar de dicho departamento donde fue torturada, violada y esclavizada.

Mario Polanco, director del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), relata que “Emma llegó a estar tan flaca porque no le daban de comer que logró escapar pasando entre los barrotes de la prisión, al huir fue llevada por sus compañeros a México”.

Emma Theisen viuda de Molina, madre de Marco Antonio y Emma, contó ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 2004,  que  “engrilletaron  a mi hijo a un sillón y le pusieron masking en la boca para que no gritara… mientras el otro sujeto trataba de encerrarla, el otro hombre sacó a su hijo de la casa… le pusieron al niño un saco en la cabeza y se lo llevaron en un vehículo con placas oficiales No. 17675”. La CIDH en sentencia del 3 de julio de 2004 ordenó al Estado de Guatemala resarcir los daños. “La parte económica la cumplió, pero la de verdad y justicia y la memoria histórica aún están pendientes”, dijo Polanco.

Niños desaparecidos

El informe “Hasta Encontrarte: Niñez desaparecida por el conflicto armado interno en Guatemala”, elaborado por la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala (ODHAG), señala que el 86 por ciento de los casos reportados son desapariciones forzadas, el restante 14 por ciento se debe a circunstancias del conflicto armado interno.

Además, el 92 por ciento de los casos fueron responsabilidad del Ejército, el 2 por ciento a la guerrilla y el 3 por ciento restante se desconoce su autoría.

Etiquetas: