Lunes 10 DE Diciembre DE 2018
Nación

Cae el capo de capos, Manuel Antonio Callejas

El hombre, señalado de conformar una red de contrabando en el país, fue capturado ayer por la desaparición de un menor en 1981. Benedicto Lucas, hermano del expresidente Romeo Lucas, y 16 militares retirados más también fueron detenidos por otros delitos cometidos durante la guerra interna.

Fecha de publicación: 06-01-16
El hombre, señalado de conformar una red de contrabando en el país, fue capturado ayer por la desaparición de un menor en 1981. (foto: elPeriódoco) Por: Redacción elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Benedicto Lucas, entre los señalados por atrocidades en base de Cobán

Otros cuatro exmiembros del Ejército son sindicados por la desaparición del niño José Antonio Molina Theissen.

La instalación militar en Cobán, Alta Verapaz, donde hoy en día se entrenan las fuerzas de apoyo para el mantenimiento de la Paz de Naciones Unidas, fue un centro de detención y ejecución clandestino durante el conflicto armado interno; una conclusión a la que arribó el Ministerio Público luego de tres años de investigación y de exhumaciones a cargo de la Fundación de Antropología Forense de Guatemala (FAFG).

Las osamentas extraídas de cuatro fosas en los terrenos que ocupó la Base Militar 21 confirman las historias de horror que vivieron mujeres, jóvenes niños y ancianos –población civil no combatiente– que fueron sacados de su entorno de forma violenta por miembros del Ejército. Pese a que permanecieron bajo la tierra casi tres décadas, algunos cráneos aún conservaban vendas sobre las cuencas oculares, mordazas, sogas o cadenas en los puños o el cuello, explicó ayer el jefe de la fiscalía de Derechos Humanos, Orlando López. Una pantalla proyectaba fotografías que coincidían con la descripción de López, durante la conferencia de prensa que presidió la Fiscal General para informar sobre la captura de 14 militares retirados, señalados como responsables por la desaparición forzada y delitos contra los deberes de la humanidad contra las 558 víctimas inhumadas en dicha base militar.

Uno de los detenidos fue el exjefe del Estado Mayor General del Ejército Benedicto Lucas García, quien salió de su casa en San Juan Chamelco, en Alta Verapaz, con dos maletas, escoltado por policías. Llegó engrilletado a la Torre de Tribunales y subió por las escaleras hasta el piso 14, sin jadear.

Lucas García junto a los otros 13 sindicados por el Ministerio Público escucharon los motivos de su captura en el Juzgado de Mayor Riesgo A. La audiencia para su primera declaración se programó para mañana viernes a las 8:00 horas.

El General retirado se desempeñó como Jefe del Estado Mayor durante la época en que ocurrieron los hechos, por lo que tenía el mando sobre los distintos comandantes de las distintas zonas militares. “Por cadena de mando, tiene responsabilidad”, precisó López.

ANTEJUICIO CONTRA DIPUTADO OVALLE

La acreditación de diputado electo impidió la captura de Edgar Justino Ovalle Maldonado, también señalado como responsable en el caso conocido como Creompaz, por el nombre del Comando Regional de Entrenamiento de Operaciones de Paz que actualmente ocupa las instalaciones en Cobán. La fiscal general, Thelma Aldana, indicó que se presentó ante la Corte Suprema de Justicia una solicitud de antejuicio con base en un peritaje que establece que Ovalle desempeñó un puesto en la Base Militar 21 en el periodo en el que ocurrieron los hechos.

Heinz Heimann, vocero del presidente electo Jimmy Morales, indicó que este se mantendrá al margen de las sindicaciones contra Ovalle, secretario general del partido FCN-Nación, que lo llevó a la jefatura del Ejecutivo. El portavoz se negó a dar detalles sobre la relación entre Ovalle y Morales y las acciones que tomará el partido ante la acción planteada contra su secretario.

Aldana explicó que la investigación atiende a lo ordenado en la sentencia contra los responsables por la masacre denominada Plan de Sánchez, en Baja Verapaz. Durante el juicio por esa matanza salieron a luz testimonios que orientaron la investigación de la fiscalía.

Además de los peritajes militares, antropológicos, de identificación genética, entre otros, la fiscalía cuenta con declaración en anticipo de prueba de un sobreviviente de los 75 hombres jóvenes de la aldea Pambach, en Santa Cruz Verapaz, Cobán, desaparecido por un comando militar.

El coronel Ricardo Méndez Ruiz Rohrmoser, cuyo deceso fue anunciado por su familia el pasado 31 de diciembre, fue uno de los oficiales de alta en la Base Militar 21 durante el periodo de investigación en Creompaz. Aldana indicó que no se discutirá si tenía o no alguna responsabilidad en el caso debido a que ya falleció. La cadena de mando podría alcanzar a Romeo Lucas García, también fallecido, así como al exjefe de Estado Efraín Ríos Montt, inimputable por su estado de demencia senil, concluyó la fiscalía.

Callejas, el capo de capos

Ayer, después de 20 años de ser mencionado en las páginas de “elPeriódico” como el poder detrás  del trono, fue detenido Manuel Callejas y Callejas, exdirector de Inteligencia Militar (G2),  sindicado de la muerte del menor Marco Antonio Molina Theisen.

Manuel Antonio Callejas y Callejas, General de División, fue capturado ayer bajo la sindicación de ser responsable de la desaparición forzada del menor de edad Marco Antonio Molina Theisen ocurrida el 6 de octubre de 1981 por tres elementos del Ejército vestidos de particular. En 2004 la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado de Guatemala por la desaparición del niño y ordenó buscarlo así como sancionar a los autores materiales e intelectuales del hecho. Considerado el capo de capos, el poder tras el trono, el militar cae por primera vez y deberá rendir cuentas ante la justicia.

Manuel Callejas y Callejas ocupó durante años las páginas de investigación de este matutino.

El 7 de noviembre de 1996, en la segunda edición de elPeriódico, se publicó el artículo Callejas, el verdadero capo de la red de contrabando conocida por varios nombres como La Cofradía, Grupo Salvavidas y la Red Moreno, con la que fue bautizado el grupo conformado por militares de altas jerarquías como el general Ortega Menaldo.

Callejas y Callejas, junto a Ortega Menaldo, ha sido presidente de facto de Guatemala desde 1982.

Callejas y Callejas era conocido como el Cofrade Mayor, la cabeza de un grupo de militares que participaban en el aparato de inteligencia. Luego Callejas ocupó la dirección de la oficina de Finanzas, encargado de controlar el ingreso de armas de la guerrilla. La dependencia fue clave para el desarrollo de la red de corrupción y contrabando.

Aunque en esa fecha trataban de que Alfredo Moreno se viera como uno de los peces gordos, posteriormente se determinó que este solo era un peón en ese juego de ajedrez.

Moreno trabajó en la Policía Judicial y la Guardia de Hacienda, pero consiguió ganarse la confianza de Callejas. Al principio era solo mandadero y tramitador de la sección de inteligencia, posteriormente se convirtió en empleado de la oficina de Finanzas a cargo de Ortega Menaldo. Otro de los creadores de la red de contrabando fue Salam Rojas.

A pesar de una reveladora declaración de uno de los involucrados en la red, Javier Ortiz, alias Teniente Jerez, en la que involucraba a diferentes personajes de la vida pública, entre ellos al propio expresidente Alfonso Portillo, exempleado de esa estructura criminal y a Rember Leal, cuñado del exmandatario Otto Pérez, los implicados fueron exonerados de juicio penal. Todos gozaron de la sombra del exmandatario Álvaro Arzú. Moreno purgó finalmente una pena mínima que no sobrepasó los cinco años de prisión.

Ortega Menaldo salió de la institución armada con altos honores, mientras que Portillo se convirtió en Presidente.

La carpeta encontrada

La nota periodística daba a conocer el hallazgo de una carpeta en la vivienda de Alfredo Moreno, sindicado de contrabando, con el título: “General Callejas y Callejas”. A continuación un extracto de la misma:

Aunque en esa ocasión Moreno negó que se tratara sobre la participación del general Callejas, exjefe de Inteligencia, exjefe del Estado Mayor Presidencial y ex Director General de Aduanas, en la mayor red de contrabandistas que haya conocido el país, hasta esa época. “Llevaba un archivo con su nombre para mantener al día los papeles de algunos trámites aduanales que le hice”, explicó Moreno.

Pero sus argumentos chocaron con la información que ­solo a baja voz y no sin grandes temores confesaron autoridades del ministerio de Gobernación, el Ministerio Público y el Ejército: Callejas es el verdadero capo de la banda en la que participaba Moreno.

El expresidente Vinicio Cerezo aseguró que cuando Callejas era Director de Aduanas, “hubo rumores de que desarrollaba una red de contrabando. A él se le llamó la atención, pero Callejas respondió que no era cierto que estuviera involucrado en nada de eso y nosotros lo dejamos”.

Uno de los investigadores que llevó el caso de Moreno, aseguró que entre los archivos se encontró una ficha donde aparecen los jefes de la organización, registrados por sus alias y donde “claramente se puede leer que al general Callejas se le conocía dentro de la organización ilegal, de la que era presidente, como Don Mauricio”.

La historia

La primera incursión del general Callejas en las altas esferas de poder se produjo como ayudante de la Presidencia y, más tarde, como Jefe de Inteligencia del gobierno de Lucas.

Según organizaciones que investigan violaciones a los derechos humanos, a Callejas se le atribuye haber dado cuerpo a la visión contrainsurgente de la Inteligencia Militar.

Ocupó la dirección de la oficina de Finanzas.

Por su jefatura desfilaron los segundos jefes de la oficina de inteligencia, el general Ortega Menaldo, acusado de pertenecer a la banda de Moreno; y Álvaro Reyes, considerado la mano derecha de Callejas.

paleta

Etiquetas: