Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Nación

Barreda será enjuiciado por femicidio, maltrato a menores de edad y amenazas, y su mamá por amenazas

Juez considera en su razonamiento la existencia de indicios de violencia doméstica que habría conducido a comisión de delitos en Caso Siekavizza.

 

 

Fecha de publicación: 03-12-15
Por: Tulio Juárez
Más noticias que te pueden interesar

Roberto Eduardo Barreda de León enfrentará a partir del 8 de diciembre el debate oral y público por femicidio, amenazas y maltrato contra menores de edad, y su mamá Beatriz Ofelia de León Reyes por amenazas, ha resuelto esta noche el juez Miguel Ángel Gálvez, contralor del caso Cristina Siekavizza en el final de la audiencia de apertura a juicio.

“Sus actos lo vinculan al delito de femicidio, usted es el principal sospechoso”, expresó el funcionario al sindicado, porque “existen indicios, aunque no haya cuerpo… de que Cristina falleció”. El veredicto fue recibido con emoción, lágrimas y agradecimiento por Juan Luis Siekavizza, su familia y quienes así lo esperaban.

La diligencia, desarrollada en la Torre de Tribunales, incluyó el rechazo a una solicitud de los abogados de la parte acusada para que se separara a la Fundación Sobrevivientes (FS) como querellante adhesiva. Además, se dio lectura a testimonios presentados a los investigadores del Ministerio Público (MP) por varias personas.

El funcionario subrayó que tomó en cuenta declaraciones que permitieran entender lo que sucedió, como lo dicho por el hijo Roberto José Barreda Siekavizza y la empleada Petrona Olga Say, entre tantas otras incluidas en el expediente, incluida la de Lilian Quiñonez quien relató haber visto en el vehículo del papá dos manchas de sangre, y que este le aseguró eran “de sus perras”.

En la exposición razonada de Gálvez previo a su veredicto llamaron la atención datos de la investigación, como que Barreda escribió, según un documento decomisado en México, donde lo capturaron: “Tengo un plan B, nos cambiaremos de nombres y será como buscar una aguja en un pajar”.

También se conociò que el principal sospechoso recibió un matutino a las cinco de la mañana del día que su esposa “desapareció”, lo cual nunca acostumbraba. Otro aspecto de trascendencia fueron los testimonios de la empleada Say, ahora testigo protegida por el Ministerio Público.

Fue precisamente ella, según consta en el expediente, a quien la expresidenta de la Corte Suprema de Justicia amenazó para que ocultara lo que esa noche –del 6 de julio 2011- había ocurrido de manera violenta entre su hijo Roberto y su nuera Cristina, lo cual valoró el juzgador para resolver.

Etiquetas: