Domingo 24 DE Marzo DE 2019
Nación

Caso Siekavizza va mañana a audiencia de apertura a juicio

Colectivo Voces por Cristina solicita acompañamiento en Juzgado B de Mayor Riesgo ante el que deben comparecer Ofelia de León y su hijo Roberto Barreda.

 

 

Fecha de publicación: 25-11-15
Por: Tulio Juárez
Más noticias que te pueden interesar

La agrupación Voces por Cristina comunicó hoy que el Juzgado B de Mayor Riesgo diligenciará desde mañana a partir de las 8:30 horas la audiencia de primera declaración de apertura a juicio en la causa penal contra la expresidenta de la CSJ, Beatriz Ofelia de León y su hijo Roberto Barreda, por la desaparición o asesinato de Cristina Siekavizza Molina el 6 de julio de 2011.

La joven señora fue vista con vida por su doméstica Petrona Say esa noche, cuando en la casa familiar ubicada en un residencial de San José Pinula discutía agriamente con su esposo Roberto, principal sospechoso de un hecho criminal, quien el 3 de agosto siguiente huyó con sus dos hijos. Fueron localizados en México.

A Barreda de León lo capturaron el 8 de noviembre de 2013 en una casa de la ciudad de Mérida, Yucatán, donde con documentos falsos se llamaba Roberto Barreido Villareal. Para completer su plan de fugitivo había puesto a estudiar a sus menores hijos Roberto José y María Mercedes, con el apellido Barreido.

 

La “novia fugitiva”

En agosto de 2015, la mexicana Procuraduría General de la República (PGR) andaba tras la pista de Margarita del Carmen Meléndez Cayetano, por complicidad en el ocultamiento de Barreda, de quien era aval legal, depositaria en su cuenta del dinero que a él le enviaban de Guatemala, y la “novia mexicana”.

La PGR confirmó que el prófugo recibía dinero de sus padres Roberto Barreda y Ofelia de León en cuentas bancarias de dos personas ajenas –una de ellas Meléndez -. La solicitud para proceder contra ella fue del Ministerio Público (MP) de Guatemala en base a evidencias.

Cuando fue arrestado en Mérida, al prófugo se le encontraron documentos que lo vincularon a esa mujer como su aval. Meléndez ya había estado en problemas judiciales al ser investigada en el 2013 por un detective privado que le seguía los pasos porque el esposo sospechaba que le era infiel.

Encubrimiento

Hace algún tiempo, la Fundación Sobrevivientes reveló que existió una línea de investigación del Ministerio Público que de manera maliciosa fue ocultada en su momento, debido a que implicaba a algunos entonces funcionarios de gobierno (de la UNE) porque facilitaron o permitieron el encubrimiento del crimen Siekavizza.

Esa documentación permaneció “traspapelada” o “extraviada”, hasta que la nueva fiscal general Thelma Aldana giró instrucciones para revisar el expediente de la investigación, encontrándose que hubo indicios sobre que organismos del Estado habían participado en el mismo.

De la misma manera, desde el principio los detectives de la Policía Nacional Civil (PNC) llegaron a la conclusión de que Roberto Barreda era el principal sospechoso, luego que pretendió disfrazar el hecho como un secuestro sufrido por su esposa, al extremo que participó en una marcha por su liberación o aparecimiento.

Aparte de Barreda y su madre Beatriz Ofelia de León –expresidenta de la Corte Suprema de Justicia y Organismo Judicial- hay otras personas entre familiares, amigos y hasta un investigador privado, que deberían enfrentar procedimiento judicial cuando el juzgado que lo tramita resuelva si van o no a juicio.

Asimismo, exigieron que la fiscalía específica tramite las correspondientes órdenes de captura contra otros individuos que quedaron involucrados como consecuencia de las averiguaciones hechas en el vecino país por la Procuraduría General de la República.

En mayo, Juan Luis Siekavizza reiteró que siguen confiados en obtener “justicia y paz”. Además, destacó la fortaleza de espíritu de su esposa Ángelis ante tantas pruebas difíciles. A finales de ese mes, María Fernanda Gallegos, de Voces por Cristina, resaltó que la única alegría recibida durante más de tres años fue cuando les avisaron que los Roberto José y María Mercedes, ahora de 9 y 6 años, respectivamente, habían sido rescatados en Mérida.

Etiquetas: