Lunes 24 DE Septiembre DE 2018
Nación

Quién es Jimmy “Neto” Morales Cabrera, el virtual presidente electo

El hombre que cambia el maquillaje y los disfraces por la banda presidencial de la república.

Fecha de publicación: 25-10-15
Foto: AFP Por: Tulio Juárez / Agencias
Más noticias que te pueden interesar

El comediante de la televisión y actor guatemalteco Jimmy Morales cambió el maquillaje y los disfraces para incursionar en la política. Ahora se ha convertido en el virtual Presidente Electo de la República para el periodo 2016-2020, cuando esta noche se había escrutado el 54.43 por ciento de votos, aglutinando el de un país indignado por la corrupción en el sistema político tradicional.

De 46 años –nació en la capital el 18 de marzo de 1969–, casado con Gilda Patricia Marroquín con quien procrea cuatro hijos, dio la gran sorpresa el pasado 6 de septiembre en las elecciones generales, al obtener la mayor votación (23.99 por ciento) entre 14 candidatos. Postulado por el Frente de Convergencia Nacional-Nación, de corte nacionalista, basó su propuesta en alimentación, educación y fomento al desarrollo empresarial.

Con estudios universitarios de teología, comunicación, administración de empresas, estrategias de seguridad y defensa, según su sitio web, se mantuvo al aire en la TV por 15 años con el programa “Moralejas” en pareja con su hermano “Nito”, y en cine produjo y actuó en siete películas. Por ende, no posee experiencia en la administración pública, pero esa es una de las principales razones que la gente argumentó para darle su voto.  

Esta ha sido la segunda ocasión en la que Jimmy Morales participó en la política electoral. La primera fue en 2011 cuando corrió para alcalde del municipio de Mixco, donde perdió contra Otto Pérez Leal, hijo del entonces presidente Otto Pérez Molina, actualmente en la cárcel por acusaciones de corrupción al igual que la ex vicepresidenta Roxana Baldetti Elías.  

Las elecciones del mes pasado, a las que asistió el 70 por ciento de los 7.8 millones de empadronados, se dieron en medio de la crisis que desató la renuncia y detención del entonces gobernante, vinculado por la Fiscalía a una millonaria estafa a la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) desde el sistema de aduanas.  

Ese 6 de septiembre, en el segundo lugar quedó la ex primera dama Sandra Torres, de la socialdemócrata Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), con el 19.75 por ciento de los votos, y con quien Morales disputó el balotaje este domingo 25.

Según una encuesta publicada el miércoles último, él había aumentado en la intención de voto para la segunda vuelta y se ubicaba en un cómodo 67.9 por ciento de apoyo, frente al 32.1 por ciento de Torres.

El escándalo de corrupción, que involucró también a la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, coincidió con el crecimiento de Morales, a quien los guatemaltecos vieron como una opción ante los políticos tradicionales.

Ahora, aspira a superar a “Neto”, el ficticio personaje de un vaquero ingenuo que encarnó en una película en 2007, que queda a un paso de ganar la presidencia, pero declina a último momento para pedir a los votantes reflexionar bien antes de elegir a sus autoridades.

La película es una parodia de las falsas promesas de los políticos, que encaja bien en la coyuntura actual, caracterizada por el enojo popular contra los gobernantes.

“Ni corrupto ni ladrón”  

Un poco sorprendido por su repentino éxito, el cómico armó su discurso centrado en el ataque a la corrupción, y a toda prisa elaboró un plan del gobierno del que carecía, porque al inicio de la campaña en abril pasado apenas captaba el 0.5 por ciento de la intención de voto.  

Para aprovechar la coyuntura, Morales acuñó el eslogan “ni corrupto ni ladrón” para definirse a sí mismo frente a otros aspirantes.  

“La gente en la calle me pregunta si soy Nito o soy Neto. Soy Neto, no soy bonito, pero soy coqueto”, solía decir Morales en sus discursos, seguido por risas y aplausos. Con sus chistes rompía el hielo ante unos electores que desconfían de los discursos grandilocuentes y llenos de promesas.  

“El voto de Jimmy es frágil y de coyuntura, porque el partido no tiene organización, el voto fue un rechazo a los candidatos (tradicionales) y por la crisis de corrupción”, opinó en su momento el analista Phillip Chicola. Para él, este comediante fue el beneficiado por ser un candidato “novato y ‘outsider’”, porque nunca ha trabajado en el sector público.  

La sombra militar

En la última campaña que lo lleva al poder, Morales enfrentó una serie de críticas por el pasado del Frente de Convergencia Nacional (FCN) que lo postula, y fundado en 2008 por militares retirados a quienes grupos de derechos humanos vinculan a vejámenes cometidos durante la guerra civil guatemalteca (1960-1996).

Incomodado por el señalamiento, él ha negado la presencia de militares en sus filas, aunque uno de los cuestionados por violaciones a los principios fundamentales, Edgar Ovalle, resultó electo diputado por el FCN en la primera vuelta de los comicios en septiembre.

A partir del 14 de enero de 2016, Jimmy Morales Estrada se convertirá entonces, de acuerdo con la tendencia en el conteo electrónico por parte del TSE,  en el 50 Presidente de la República de Guatemala para el cuatrienio 2016-2020, en sustitución del exmagistrado constitucional Alejandro Baltazar Maldonado Aguirre -de 79-, quien entonces habrá dirigido el país durante apenas cuatro meses y días en lugar de Otto Pérez Molina, quien renunció el 2 de septiembre por tanto escándalo de corrupción en su gobierno “patriota”.

000_Mvd6722778

Foto: AFP

Foto: AFP

Etiquetas: