Miércoles 13 DE Noviembre DE 2019
Nación

¿Qué debe esperar el nuevo Gobierno?

El aumento de las protestas sociales moldearon una población más crítica y con menor tolerancia a la corrupción, indican expertos.

Fecha de publicación: 25-10-15
Varias manifestaciones se realizaron en la Plaza de la Constitución contra funcionarios señalados y casos de corrupción.
Por: Manuel Silva msilva@elperiodico.com.gt

El despertar ciudadano surgido a partir del mes de abril con motivo del destape de diferentes casos de corrupción hace que estas elecciones se diferencien de los procesos anteriores.

Especialmente por el papel protagonista que la sociedad ha tomado a través de protestas sociales pacíficas y exigencias de cambios. Los comicios son enfrentados por una población más viva que nunca lo que presenta un escenario diferente que hará que ante el mínimo indicio de corrupción se salga a la calle, indica el analista político Phillip Chicola.

Añada que esta sociedad está pidiendo cambios a corto plazo y por ese motivo “el Presidente va a tener que tomar mayor responsabilidad en asegurar que su gente no se involucre en actos anómalos, cuando antes prácticamente se hacía de la vista gorda”.

Y esta baja en el nivel de tolerancia hacia la corrupción y a la demagogia hará que el nuevo mandatario no disfrute de la “luna de miel” a la que estaban acostumbrados los anteriores gobernantes, dice Roberto Ardón, director ejecutivo del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF).

Por tanto, Sandra Torres o Jimmy Morales, quien sea el que gane, asumirán formalmente el 14 de enero, pero la observación ciudadana empezará desde el lunes, el día siguiente a que se conozca el ganador y sus acciones sumarán o restarán credibilidad a su capital político.

Esto debido a la aceleración que se ha dado de los tiempos políticos, según el analista político Edgar Gutiérrez.

 

Consensos necesarios

Este nuevo panorama a priori le restará margen de maniobra y de excesos al nuevo Ejecutivo. Por tanto tendrán que buscar consensos y acuerdos de manera redoblada, en opinión de Ardón.

 Esto con el fin de construir lo más rápido posible acuerdos sociales y políticos que permitan la gobernabilidad en el país.

“Pero esta responsabilidad política no es solo del próximo Presidente, es de todas las fuerzas políticas del país. Todas ellas están colgando de la misma liana y yo creo que un accionar irresponsable, fragmentado o conflictivo va a ir en perjuicio de ellos mismos pero también del país y eso sería muy irresponsable”, dice Ardón.

A esta responsabilidad también se refirió Chicola, quien cree que las demandas sociales para que se den más reformas va a continuar. Y aunque eso es jurisdicción del Congreso, se necesita que el nuevo Presidente apadrine esos cambios y sea el encargado de cabildear desde el Ejecutivo hacia el Congreso.

Desde que comenzaron las protestas una de las instituciones más cuestionadas ha sido el Legislativo por su inoperancia y estancamiento de las leyes.

Por tanto el nuevo Congreso también estará en la mira y si las “propuestas de reforma no caminan habrá rechazo tanto contra el Ejecutivo como contra el Legislativo” asegura Chicola.

Acciones que sumarán o restarán


Según Edgar Gutiérrez, hay tres indicadores que impactarán en el capital social del nuevo Presidente.

1 – El primero tendrá que ver con el equipo que forme el ganador. Si elegirá un equipo de alta calidad profesional e independiente o se repartirá el pastel entre militares en el tema de seguridad, grandes corporaciones en lo económico y gente no calificada y no reconocida en el área social.

2 – Otro indicador tendrá que ver con el diagnóstico que se hará de la situación real de la administración pública y si de ahí saldrá un plan de acción realista contando con la sociedad o uno muy triunfalista.

3 – Por último Gutiérrez se refirió a la aprobación del Presupuesto General, no tanto por el monto sino por el control de los gastos discrecionales que favorecen a diputados, ministros o alcaldes.