Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Nación

Monzón podría entregar los sobornos de La Línea para ser colaborador

El supuesto líder de La Línea también busca cambiar la identidad de sus familiares para resguardar sus vidas.

Fecha de publicación: 13-10-15
Juan Carlos Monzón es custodiado por agentes de la Policía Nacional Civil y guardias del Sistema Penitenciario desde su entrega. Por: JOSÉ DAVID LÓPEZ jlopez@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

El porcentaje de sobornos obtenidos por Juan Carlos Monzón Rojas, señalado como jefe operativo de la red de defraudación aduanera La Línea, podría ser devuelto para así conseguir la figura de colaborador eficaz dentro del caso judicial.

“Se tendría que devolver parte de lo que se haya obtenido ilícitamente, eso es un requisito indispensable contenido dentro de la Ley Contra la Delincuencia Organizada –para optar a la figura de colaborador-, empezaríamos por cuantificar el monto a lo que el señor Monzón haya accedido en esta organización, y luego proceder a devolverlo”, afirmó Francisco García Gudiel, abogado del exsecretario privado de la ex vicepresidenta Roxana Baldetti.

El abogado de Monzón agregó que el Ministerio Público (MP) está evaluando cuán conveniente es la declaración de Monzón y también la de Salvador Estuardo González Álvarez, alias Eco, “pero hasta el momento no han existido acercamientos en calidad de sindicado para la negociación”, declaró García Gudiel.

Hasta el momento, la Fiscalía Especial Contra la Impunidad, encargada de la causa judicial, no ha descartado la colaboración de Monzón Rojas ni la de González Álvarez.

Iván Velásquez, jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), confirmó hace unos días que la familia y abogado de Monzón Rojas, previo a su entrega, buscaron un acercamiento con la entidad  de Naciones Unidas, aunque no detalló si fue en busca de favorecerlo como colaborador eficaz.

Las declaraciones del defensor de Monzón Rojas fueron vertidas luego del pronunciamiento de Velásquez, quien aseguró que era “indispensable que devuelvan el dinero que se apropiaron”, pues es una condición que ha conversado con la fiscal general Thelma Aldana para aceptar a una persona involucrada en el caso La Línea como colaboradora eficaz.

El abogado también indicó que de ser acreditado en la figura penal podrían requerir un procedimiento abreviado para su patrocinado, es decir que aceptaría los hechos imputados y recibiría una condena menor a los cinco años, por lo que podría evitar la prisión.

García Gudiel también explicó que para convertir a Monzón Rojas en colaborador eficaz pedirán brindarle seguridad especial a su familia. Una  de las peticiones para resguardarles la vida sería cambiarles su identidad y sacarlos de Guatemala.

La CICIG y el MP tienen documentado un total de Q28.5 millones obtenidos por La Línea como sobornos que cobraban en las diferentes aduanas del país. De acuerdo con la fiscalía, Monzón Rojas obtenía el cuatro por ciento de todas las coimas. De comprobarse ese hecho, el exfuncionario debería devolver Q1.12 millones, para conseguir ser colaborador eficaz.

EL CAMINO PARA SERLO

En diferentes audiencias Monzón Rojas y Eco evidenciaron su búsqueda para ser colaboradores, según manifestaron ante Miguel Ángel Gálvez, titular del Juzgado B de Mayor Riesgo.

González Álvarez fue amplio en su pronunciamiento, pues reveló que Pérez Molina y Baldetti controlaban y eran informados de todos los movimientos de La Línea. Además, señaló que como hombre de confianza de los exjefes del Ejecutivo realizó varias anomalías para favorecer a las empresas de ambos.

Francisco García Gudiel, abogado defensor de Juan Carlos Monzón, no descarta que su cliente sea colaborador eficaz.

Francisco García Gudiel, abogado defensor de Juan Carlos Monzón, no descarta que su cliente sea colaborador eficaz.

No obstante, Monzón Rojas fue inconsistente en sus declaraciones, pues aunque dejó en claro que poseía la información que completaría las investigaciones del MP y la CICIG y se llamó a sí mismo: “la pieza que faltaba”, se contradijo después en sus declaraciones a los medios de comunicación.

En su primera declaración reconoció ser integrante de La Línea y dijo que solo había recibido órdenes de Pérez Molina y Baldetti, sin embargo, un día después afirmó que dicha estructura no existió, aunque después dijo que sí y que su objetivo era “recaudar impuestos”, más adelante aseguró que los cobros ilegales de la estructura “existen hace 20 años”.

Monzón también afirmó que si el juez le garantizaba la vida y la seguridad de su familia diría toda la verdad sobre la estructura, pero después aseguró a los medios que no declarará contra nadie.

Los delatores

Tanto Monzón Rojas como González Álvarez permanecen en prisión preventiva dentro del Centro de reclusión Pavoncito, bajo medidas de seguridad especial,  para evitar cualquier atentado en su contra derivado de las declaraciones que implicaron a Pérez Molina y Baldetti.

Sin embargo, la revelaciones de los dos sindicados también deberán ser corroboradas por el MP y la CICIG, con el fin de admitirlos o no como colaboradores eficaces. De ser aceptados sus testimonios podrían recibir algún beneficio judicial, de acuerdo con la Ley Contra la Delincuencia Organizada, aprobada en 2006 y modificada en 2009.

Además, los testimonios deben ser obtenidos durante una audiencia bajo reserva en la judicatura a cargo del expediente. La diligencia deberá ser solicitada por la fiscalía y luego aprobada por el juzgador, en este caso por Gálvez.

Los beneficios que pudiera obtener la persona calificada como colaborador dependerán del grado de importancia que tuviesen sus declaraciones para esclarecer los hechos investigados. En este caso, Monzón Rojas y González Álvarez son señalados como líderes y fueron ligados a proceso por los delitos de asociación ilícita, cohecho pasivo y caso especial de defraudación aduanera. Los tres cargos también los enfrentan el resto de implicados.

Revés para Pérez Molina

La Sala Segunda de Apelaciones del Ramo Penal resolvió denegar el amparo provisional solicitado por la defensa de Otto Pérez Molina, con el cual buscaba revocar la prisión preventiva ordenada en su contra por el peligro de fuga y la posible interferencia en las investigaciones del caso La Línea, estructura en la que es señalado como uno de los jefes máximos. El Tribunal consideró que no había violación a sus derechos. El exfuncionario permanece recluido dentro del Cuartel Militar de Matamoros.


32

Personas  han sido capturadas por su vinculación al caso La Línea.

“Se tendría que devolver lo obtenido ilícitamente como primer paso”.

Francisco García Gudiel,  abogado de Juan Carlos Monzón Rojas.

Etiquetas: