Jueves 18 DE Julio DE 2019
Nación

Juan Carlos Monzón se entrega a la justicia

El ex secretario privado de la ex vicepresidenta Baldetti se presentó el Juzgado de Turno para afrontar cargos en el caso de defraudación aduanera La Línea

Fecha de publicación: 05-10-15

Foto elperiódici

La semana pasada saltaron las alarmas ante los allanamientos en su vivienda de San Juan Sacatepéquez, con el propósito de su captura y la obtención de más evidencias en su contra. Esta mañana, Juan Carlos Monzón se presentó en el juzgado B de Mayor Riesgo. El ex funcionario está sindicado por defraudación aduanera, cohecho pasivo y asociación ilícita. La Fiscalía indicó que Monzón Rojas se presentó la noche del domingo en las instalaciones de la Torre de Tribunales, según información de AP.  

Quien fue mano derecha de la ex vicegobernante, salió a la luz durante la audiencia de primera declaración de Baldetti, por cuanto el Ministerio Público interceptó diversas comunicaciones telefónicas en las que aparece como el líder de esa red.  La Fiscalía Especial Contra la Impunidad en Guatemala (FECI) cuenta con grabaciones de las conversaciones sostenidas por el exfuncionario con una serie de personajes vinculados a la organización criminal, y que uno de estos es el entonces Superintendente de Administración Tributaria (SAT), Carlos Enrique Muñoz Roldán, a quien Monzón daba instrucciones.

En inmuebles de Monzón, se incautaron cotizaciones de compra de vehículos dirigidas a Pérez, pero con atención a Monzón; documentos relacionados con la adquisición de inmuebles y boletos aéreos de viajes realizados por Pérez y Baldetti antes de ser electos.

Además, Claudia Azucena Méndez Asencio, exintendente de Aduanas, acusada de ser parte de la estructura media de La Línea, reconoció que Monzón la llamó para solicitarle, por órdenes de Roxana Baldetti, que sostuvieran reuniones con empresas que estaban interesadas en ese momento de brindar el servicio de marchamos electrónicos para los contenedores.

Monzón se encontraba prófugo desde el viaje con Baldetti a Corea del Sur que tuvo lugar el 13 de abril. Esa semana fue acusado por la CICIG de liderar La Línea.  El jefe de la Comisión Iván Velásquez develó esta estructura que cobraba sobornos a los importadores a cambio de evadir el pago de tributos en las principales aduanas portuarias del país. Cobraba entre Q20 mil y Q100 mil por permitir el ingreso de contenedores sin el pago de los impuestos correspondientes.

La red estaba estratificada en tres capas, según explicó Velásquez: En la base se ubica a tramitadores y vistas de aduanas. En la mitad, a los mandos medios y altos de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) –como el ex superintendente Carlos Muñoz y el actual jefe de la SAT, Omar Franco, y los administradores de las aduanas en Puerto Quetzal y Santo Tomás de Castilla– que respondían a una cúpula de actores externos con tal incidencia política, que lograron que el presidente Otto Pérez nombrara a Franco.
En la cúspide figuraba Monzón, el presidente del diario Siglo 21, Salvador Estuardo González y Francisco Javier Ortiz Arriaga, conocido como el Teniente Jerez desde su participación con la red Moreno dedicada al contrabando en la década de los noventa.

Las acusaciones contra Monzón fueron la gota que colmó el vaso y la presión ciudadana y de diversos sectores de la sociedad hizo que Baldetti renunciase el 8 de mayo. Fue hasta mitades de agosto que se dio a conocer que el ex presidente Pérez y la ex vicepresidenta Baldetti eran los máximos beneficiarios de la red de defraudación aduanera. Los vínculos entre ambos y la estructura criminal resultaron durante la segunda etapa de las pesquisas y se sustentaron con escuchas telefónicas y documentación incautada durante los allanamientos en inmuebles de los sindicados de pertenecer a ese grupo. Pérez Molina, tras verse despojado de su inmunidad el 2 de septiembre, presentó su renuncia y acudió a tribunales la mañana siguiente.

Documentos en manos del Ministerio Público (MP), a los que elPeriódico tuvo acceso, revelaron que Karen Cardona, exvocera de Roxana Baldetti, advirtió a Monzón que saliera del país para evitar una aprehensión en su contra. Otra de las evidencias revela que la comunicadora habría borrado evidencias que involucraban a la ex Vicepresidenta con esa estructura criminal.

Según las evidencias del ente investigador, Cardona se comunicó con Monzón Rojas el 14 de abril de 2015 a las 13:39 horas. En el documento se lee que la excomunicadora de Baldetti advierte al ex Secretario Privado de la Vicepresidencia que abandone el país y le pide que siga “instrucciones precisas” que la entonces Vicepresidenta le envía a su ex Secretario Privado desde Corea Del Sur.

“Hola mi querido Juan Carlos, le marqué a su número, pero no me contestó. Con urgencia usted debe de retirarse tanto de las instalaciones de Vicepresidencia como del país. La información que le traslado es verídica, la jefa desde Corea me acaba de avisar de esto”, se lee en uno de los escritos.

ENTRE LOS MUERTOS

A principios de agosto, el Instituto Nacional de Ciencias Forenses decidió realizar un procedimiento especial en fallecidos sin identificar con el propósito de verificar o descartar si alguno es Monzón. Como las autoridades no descartaban que pudiese estar muerto, el Inacif intensificó la labor para identificar cadáveres que ingresan como “XX” a las distintas morgues del país, explicó Roberto Garza, portavoz de esta institución.

EL JUICIO

El 28 de septiembre inició la apertura a juicio contra 28 implicados en la red de defraudación aduanera La Línea. Esta se lleva a cabo en el Juzgado de Mayor Riesgo B, presidido por el juez Miguel Ángel Gálvez.

Salvador Estuardo González Álvarez, alias Eco, sacó a luz nuevos datos del entramado detrás de La Línea. Esta vez, las ondas expansivas de su testimonio colocaron a las empresas de Pérez Molina y Baldetti en la mira del MP y la CICIG.

González Álvarez reveló que fue contratado para manejar siete compañías de Baldetti, pero declaró que Víctor Hugo Hernández, empleado de Juan Carlos Monzón Rojas, también tenía bajo su control otras entidades de la exfuncionaria.

“Esas sociedades habían servido en algún momento y era necesario hacer lo correspondiente para que tuvieran la calidad y la cantidad de su patrimonio, fue así como se empezó a trabajar”, dijo el sindicado sobre las empresas que le fueron entregadas.

Eco explicó que luego se buscó que estas compañías tuvieran una sede acorde al capital y el servicio que supuestamente prestaban. “Algunas de estas empresas tenían activos de considerable valor, por lo que no tenía sentido que estuvieran en una dirección, en un lugar o en una colonia donde no operaba nada”, dijo.

Pero ese no era el único movimiento anómalo que realizó Eco para las firmas de la exfuncionaria y señalada como líder de La Línea. González también detalló que corroboraba que los accionistas y representantes legales mantuvieran un perfil “idóneo para lo que la empresa reflejaba”.

“Algunas de las empresas tenían activos de Q5 mil, Q10 mil y Q100 mil”, pero estos montos no eran acordes con los movimientos financieros que luego registraron, relató el líder de La Línea.

(Ampliación)

NOTAS RELACIONADAS

Los viajes de Roxana Baldetti, Juan Carlos Monzón y Daniela Beltranena

Una casa a la altura de Juan Carlos Monzón

Testaferro de Monzón, testaferro del Presidente

Contrabando, Poder y Noticias

El oscuro pasado de Juan Carlos Monzón

Tras el rastro del helicóptero de Juan Carlos Monzón Rojas

Juan Carlos Monzón, el nuevo vecino de Monterrico

Algunos hombres de Otto Pérez y Roxana Baldetti