Lunes 19 DE Noviembre DE 2018
Nación

Soterrados envían mensajes de texto a sus familiares pidiendo ayuda

Celulares salvadores entran en acción a favor de sobrevivientes del mortal deslizamiento en el cerro sobre El Cambray II, de Santa Catarina Pinula, donde la vecina Elsa Aguirre relata: “se oyó como si hubiera sido una bomba”.

Fecha de publicación: 02-10-15
Por: Tulio Juárez
Más noticias que te pueden interesar

Santa Catarina Pinula – Sobrevivientes del deslave ocurrido avanzada la noche de ayer en El Cambray II dan a sus familiares la alegría de saber que siguen vivos. Las “buenas nuevas” toman de sorpresa a angustiados vecinos que –dicen empleados municipales– recibieron mensajes de texto de sus seres queridos, pidiendo ser rescatados en el menor tiempo posible. Algo similar ocurre con Wendy y Rebeca Pu desde un celular.

Y la esperanza se aviva para Reginaldo González: “Me contestó un mensaje diciendo que está viva…”. Enterado de la tragedia llegó presuroso a la aldea donde vive su hija Adela González Hernández, con su esposo y dos hijas, de 13 y 15 años. En apariencia –salvo confirmar lo contrario– los cuatro lograron salvarse, pero se encontrarían todavía debajo de los escombros.

“Estoy viendo que la tierra corrió las casas…”, dice don Regi con palabras entrecortadas, mientras con la vista repasa la devastación dejada por el alud que anoche prácticamente borró del mapa la mayor parte de esta comunidad. Le cuesta hablar, porque es el área donde estaba la vivienda de sus parientes. Él solo sigue a la espera que ellos sean salvados con vida.

Pasado el mediodía, los bomberos voluntarios ofrecen una estadística preliminar: no menos de ocho fallecidos, 32 heridos y 100 personas desaparecidas, de acuerdo con lo indicado por su portavoz Julio Sánchez. Sin embargo, otras fuentes de la operación humanitaria que se ejecuta contrarreloj piensan que en esta catástrofe natural al menos se han perdido diez vidas.

Foto Alex Cruz

Foto Alex Cruz

Y también se siguen salvando: Rony Pu, de 23 años, es encontrado por los bomberos municipales dentro de los escombros de lo que fue de su hogar.

El informe oficial identifica a las víctimas mortales, así: Jennifer Pérez, de 17 años; Victoria Esperanza Mejicanos López, 23; Edgar López, 51; Hermelinda Cumero, 61, y Quayni Wilfredo Bonilla, 18, campeón nacional y seleccionado nacional desquash. Sin identificar permanecen tres personas. A la última, sacada debajo de los escombros de una casa de dos pisos, le calculan 35 años.

Entre los restos, en el primer nivel, hallaron politraumatizada a la desconocida a quien le cayeron pedazos de cemento, pero junto al cuerpo hay una cama con la ropa manchada de sangre. Los brigadistas han vuelto a la búsqueda de quien habría resultado lesionada ahí. Trasciende que hallaron a otra mujer sin vida junto al cuerpo de una bebé como de cinco años si mucho.

Familiares de vecinos no localizados todavía deambulan en su búsqueda. Es el caso de Herlinda González, quien no logra hallar a 18 familiares. Sollozando dice que nadie le da información sobre si no los han encontrado o si perecieron. Al comenzar la tarde de viernes se calcula en 125 las viviendas soterradas y 43 personas en los albergues de la Conred habilitado en el Parque Central de este municipio pinulense.

Lo mismo le ocurre a Ana María Escobar. Aunque no habita en el sector del derrumbe, llegó muy temprano en busca de sus hermanos y miembros de la familia, dice a través de Emisoras Unidas (EU). Son 21 personas en total. No las encontraba.

Foto Alex Cruz

Foto Alex Cruz

“Se oyó como una bomba…”

Toribio Méndez tiene 77 años. Siente profundo pesar porque, sin saber lo que había sucedido en El Cambray II, se vino a primera hora desde Santa Rosa, donde vive, para visitar a su familia, encontrándose con la noticia del deslave. No logra comprender por qué le pasa algo así a la gente buena. Derrama lágrimas de impotencia… ante los designios de Dios, nada se puede hacer…

En las cercanías del epicentro de la tragedia está parada María Eugenia Aguirre. Llora sin consuelo. Ruega a los bomberos que ¡por favor! salven a su mamá y a dos sobrinos. ¿Cómo ella se salvó del desastre? Y dijo a EU: “Estábamos descansando cuando se escuchó como que hubiera sido una bomba; Quedé enterrada, pero todavía logré salir. Mi madre no, ella no sale y no la sacan”.

(Ampliaremos…)


Flor Magalí Alfaro murió en El Cambray, era natural de San Marcos y no tiene familia en la capital. Allegados contacten a 4176 7483 (María Eugenia Hernández)

Etiquetas: