Viernes 19 DE Julio DE 2019
Nación

Pandillero muere en tiroteo dentro de Torre de Tribunales

Ninguno de las organismos estatales se hizo responsable por el atentado.

Fecha de publicación: 01-10-15
Un pandillero muerto y otros dos heridos dejó el ataque armado ocurrido en el sótano de la sede del OJ.
Por: JOSÉ DAVID LÓPEZ jlopez@elperiodico.com.gt

El sudadero blanco de Brayan José Hernández Rosales, de 30 años, contrastaba con el charco de sangre sobre el que yacía su cuerpo. El integrante de la Mara Salvatrucha falleció en el ataque armado ocurrido ayer dentro del sótano de la Torre de Tribunales.

“Así se matan, nosotros fuimos, nosotros somos del Barrio 18”, gritaban los integrantes de esta banda entre carcajadas. Ninguno de ellos quiso relatar cómo sucedió. “Lo importante es que allá está el cadáver”, respondió uno de los pandilleros a las insistentes preguntas de los periodistas.

Cuando el pandillero dijo “allá” se refería  al piso sucio de cemento donde quedó Hernández Rojas con un cuchillo incrustado en uno de sus costados y los múltiples impactos de bala en su cuerpo. Sus manos y sus pies todavía permanecían engrilletados.

“Pensaron que olvidamos lo que pasó, pero jamás”, exclamaba sin dejar de reír otro miembro del Barrio 18. El incidente de ayer fue una venganza por el ataque registrado hace dos meses en el mismo sitio, en el cual resultaron heridos tres de sus compañeros. 

Para estos pandilleros, Hernández Rosales –acusado de conspiración por asesinato– era un miembro más de la Mara Salvatrucha que debía morir para demostrar el poder que tienen.

“Nosotros actuamos, no planeamos”, expresaban orgullosos los integrantes del Barrio 18, pese a que dos de su bando, Carlos Agustín Reyes Popol y Osman René Corado, también resultaron heridos por arma de fuego y trasladados al Hospital General San Juan de Dios.

La responsabilidad, en el limbo

Las medidas de seguridad implementadas desde hace unos meses en la sede judicial ayer parecieron inútiles. El mismo presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Josué Felipe Baquiax, reconoció que pese al control, los reos pudieron infiltrar un arma de fuego. Sin embargo, ni esta entidad ni el Sistema Penitenciario (SP) acogieron la responsabilidad del ataque armado.

Ángel Pineda, vocero de la CSJ, declaró que la seguridad de los reos durante el traslado hacia la Torre de Tribunales corresponde a Presidios.  

“Pudiese haber existido descontrol de guardias del SP, del OJ –Organismo Judicial– o de integrantes de PNC –Policía Nacional Civil–”, declaró Alexander Toro, director del SP. Además, afirmó que “no hubo inconveniente en el traslado ni en la entrega, el problema se suscitó en las carceletas”.

En la tarde de ayer, se reunieron Baquiax, Toro,  Eunice Mendizábal –ministra de Gobernación– y Nery Ramos, director de la Policía Nacional Civil (PNC), para determinar nuevas medidas contra este tipo de hechos.

2


Integrantes del Barrio 18 también resultaron heridos.