Sábado 19 DE Octubre DE 2019
Nación

Piden al Congreso declarar de urgencia nacional el colapso de la red hospitalaria

La red nacional hospitalaria por años, convive con una crisis recurrente. Pero, de 2014 a la fecha atender pacientes resulta casi imposible. La Procuradora Adjunta indica que los legisladores deberían pronunciarse.

Fecha de publicación: 30-09-15
Por: C. Méndez V. / A. Urízar elPeriódico

En el Hospital Roosevelt se podría suspender la atención a los pacientes a partir de este 1 de octubre.

En el Hospital Roosevelt se podría suspender la atención a los pacientes a partir de este 1 de octubre.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), “la salud es el objetivo definitorio del sistema de salud. Eso implica lograr que la situación sanitaria de la población en su totalidad sea lo mejor posible durante todo el ciclo de vida de la gente”. En Guatemala, la red nacional de hospitales apenas consigue ofrecer servicios precarios a los cientos de personas que cada día ocupan la Consulta Externa y la Emergencia.

Un médico resume la situación actual. “Una señora a la que vamos a practicar una cesárea le pedimos que traiga guantes quirúrgicos, algodón y la aguja especial para la epidural. Eso no pasaba. No en esos extremos”, señala el profesional de un hospital público de la región occidental del país.

En otro hospital, los encargados de la Emergencia atienden con pena y hasta vergüenza a pacientes con heridas abiertas en la piel y requieren “puntos”, un procedimiento doloroso que no debería superar una hora. “El hilo es tan de mala calidad que se rompe y hay que comenzar de nuevo hasta que conseguimos atar el nudo”, lo cual prolonga el tiempo de la curación en hasta dos horas y media.

Eso le sucedió a Marcelino Patzán de 17 años, originario de una aldea de Chimaltenango, y muestra su hinchada mano lastimada. “Fueron cuatro veces”, dice. Le recetaron acetaminofén y antibiótico y ninguno de los dos fármacos le fueron despachados. “Me dijeron que compre porque el hospital no tiene”.

Hace dos semanas, a Julián Purur de 21 años lo mordió una serpiente en Tecpán, Chimaltenago. Acudió al hospital departamental y no había suero antiofídico por eso hubo que trasladarlo al Roosevelt para evitar que su cuadro se agravara. “Por la gravedad lo trajimos aquí, pero todos los de la familia van mejor al de Antigua”, relata Angélica, la hermana de 25 años.

Purur fue el lunes al hospital de Chimaltenago para darle seguimiento a su caso y fue evaluado. “Me dijeron que estaba bien y regresará en un mes”, señala.

El área de maternidad de Chimaltenango.  En el Centro no hay acetaminofén ni antibióticos, mucho menos suero antiofídico.

El área de maternidad de Chimaltenango. En el Centro no hay acetaminofén ni antibióticos, mucho menos suero antiofídico.

Problema serio

Werner Mexicanos, cirujano del hospital Pedro de Bethancourt desde hace diez años y director ejecutivo desde hace uno, comenta que la deuda con proveedores de productos adquiridos por Contrato Abierto es uno de los mayores problemas que afronta ese hospital.

Este año, el presupuesto asignado para comprar medicinas fue de Q4 millones 795 mil 122 y al 28 de septiembre había gastado el 98.74 por ciento del mismo. “Tenemos que pagar a las empresas Q11 millones, es más de lo que tenemos asignado”, señala.

Este déficit se observa en los almacenes de medicamentos y material médico-quirúrgico. En el primero faltan 32 fármacos básicos, suero mezcla 2 especial en casos de desnutrición aguda y en el último 104 insumos, guantes quirúrgicos y descartables, algodón, agujas espinales y para sutura. Al año, este hospital requiere un millón de guantes descartables y 35 mil quirúrgicos, así como 1,500 libras de algodón.

Además de la carencia de fármacos, en este centro de atención médica ha sido necesario ahorrar en la comida que se sirve a los pacientes.

“Se sirven 275 tiempos, pero desde hace tres meses no hay queso, crema, carne o embutidos. Pollo, una vez a la semana cuando hay. Al proveedor de verduras no le pagan desde hace un año”, menciona Zulma Calderón, responsable de la Defensoría de la Salud de la oficina del Procurador de los Derechos Humanos, quien visitó las instalaciones hospitalarias esta semana,

Los médicos y personal del hospital de La Antigua  manifestaron el pasado fin de semana por falta de insumos.

Los médicos y personal del hospital de La Antigua manifestaron el pasado fin de semana por falta de insumos.

Los médicos de ese nosocomio tomaron las primeras medidas contra la crisis el fin de semana último y decidieron suspender las cirugías ambulatorias, las programadas, y concentrar los recursos en la Emergencia.

La misma medida y por similares razones fue adoptada en el Hospital General San Juan de Dios y el de Amatitlán todavía la analiza esta posibilidad. “Tratamos de sobrevivir con lo poco que tenemos, pero vamos a atender hasta donde los insumos nos alcancen”, señala.

En Chimaltenango, los servicios seguirán abiertos hasta donde alcancen los recursos.

Personal de Hospital Roosevelt, en tanto, advirtió sobre la suspensión de labores mañana (1 de octubre) de continuar el problema.

Ayer, el equipo de Calderón verificó también la despensa de alimentos en este hospital ante la posibilidad del racionamiento de alimentos a los pacientes por esta crisis.

El informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Sistemas de Salud hacia un Mejor Desempeño, coloca a Guatemala entre los países con peores sistemas de salud.

El país ocupó el puesto 117 de 191 en lo referente a capacidad de respuesta, que incluye atención pronta y calidad de los servicios básicos y el 157 en tema de equidad de la contribución financiera, lo que significa que el sistema de salud del país no es equitativo, ya que empuja a la pobreza a las personas o familias por pagar la atención médica que necesitan o prescinden de ella por su alto costo.

Emergencia nacional

El 11 de marzo, el Ministerio de Finanzas autorizó dos transferencias al Ministerio de Salud por Q200 millones y Q715 millones por medio del Acuerdo Gubernativo de Presupuesto 1-2015, destinada a abastecer de fármacos y alimentos a la red de hospitales nacionales.

Sin embargo, Luis Enrique Monterroso, entonces ministro de Salud, firmó un acuerdo interinstitucional con los ministerios de Finanzas, Agricultura y Desarrollo Social, con el propósito de apoyar a las familias afectadas por la canícula prolongada. La cartera de Salud gastó Q296 millones en adquirir granos básicos por excepción que luego fueron trasladados al de Desarrollo Social.

Presionado por la diputada Nineth Montenegro, de Encuentro por Guatemala, rescindió contratos por Q400 millones. Nunca explicó el destino de los restantes Q204 millones y en qué invirtió los Q400 millones que dejó de utilizar en comprar víveres.

Para Hilda Morales, procuradora adjunta de la oficina del Procurador de los Derechos Humanos, el Congreso tendría que pronunciarse y aprobar un punto resolutivo ante esta crisis. “Se trata de un desastre y hay que abordarlo como una emergencia nacional”, indica la experta. “Este es un problema de Estado, se ha desatendido el derecho a la salud. Han sido indiferentes”, añade.

De acuerdo con la Procuradora Adjunta, el Ministerio de Finanzas debe apoyar al de Salud en esta situación, y resolver el desabastecimiento y el pago de salarios atrasados a médicos y enfermeras.

“En Antigua se dio el caso de que el personal médico atendió 50 cesáreas en un día luego de pedir a las pacientes los insumos necesarios en la cirugía (guantes quirúrgicos, entre estos). Tienen la voluntad, pero no el equipo”, agrega Morales.

Respuesta compleja

Expertos consideran que la respuesta para resolver la grave crisis que afecta al Ministerio de Salud no es sencilla. Es compleja y requiere:

Planeación financiera: que las cuotas solicitadas por el Ministerio de Salud coincidan con la disponibilidad de caja del Ministerio de Finanzas.

Gestión institucional: Tiene que ver con la transparencia y las contrataciones y reformas legales para crear nuevos mecanismos de compra como la subasta electrónica inversa, modificaciones al Contrato Abierto.

Q5.647

Millardos son los recursos asignados en 2015 al Ministerio de Salud.

Número de hospitales

Tipo 1Tipo 2Tipo 3

13 32 6

Fuente: Ministerio de Salud.