Miércoles 21 DE Noviembre DE 2018
Nación

Méndez reconoce haber recibido llamadas del Presidente y de Monzón

La ex Intendente puso a disposición del juez su declaración patrimonial y dijo que se despojaba de su derecho al secreto bancario.

 

Fecha de publicación: 19-09-15
Claudia Méndez, exintendente de Aduanas, declaró por más de siete horas ante el juez Miguel Gálvez. Por: Julio E. Santos jsantos@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

Con un semblante que por momentos se tornaba tosco y decidido, y por otros quebrado y acongojado, Claudia Azucena Méndez Asencio, exintendente de Aduanas, acusada de ser parte de la estructura media de La Línea, relató por casi ocho horas entre lágrimas, reclamos e indirectas, sus argumentos de defensa ante los señalamientos que el Ministerio Público (MP) le hizo al sindicarla de los delitos de asociación ilícita, caso especial de defraudación aduanera y cohecho pasivo.

La mujer que dirigió las aduanas por año y medio aceptó haber recibido llamadas directas del despacho del quien en ese entonces fungía como presidente de la República, Otto Pérez Molina, y del exsecretario privado de la Vicepresidencia, y ahora prófugo de la justicia, Juan Carlos Monzón.

Méndez con una trenza en el cabello y un traje azul, explicó que una de las llamadas provenientes de Casa Presidencial fue para conocer por orden del Presidente, la contratación de una persona dentro de las aduanas, aunque no especificó de quién se trataba.

“Yo le respondí a la asistente del Presidente que no tenía por qué darle explicaciones de las contrataciones en los recintos, para eso tengo jefes dentro de la institución a quien debo dar mis reportes. Pido al MP que busquen esas llamadas y las tomen en cuenta para que vean que yo no aceptaba indicaciones de nadie externo a la SAT”, dijo la exfuncionaria.

Méndez explicó que hubo otra llamada que le hizo el ex Presidente, pero se limitó a indicar que esta fuera para que su interlocutor le explicara “una situación” con unas empresas en la Portuaria Quetzal.

Según Méndez, Monzón también la llamó para solicitarle, por órdenes de Roxana Baldetti, que sostuvieran reuniones con empresas que estaban interesadas en ese momento de brindar el servicio de marchamos electrónicos para los contenedores.

Conoció a “Eco”

A las 9 horas con 15 minutos dio inicio ayer la segunda parte de la audiencia de primera declaración en contra de Méndez Asencio, nadie se imaginó que pasarían ocho horas después para que ella concluyera su versión de los hechos. Durante ese tiempo, el juez Miguel Ángel Gálvez mostró semblantes por momentos cansado, otros sorprendido y hasta consternado por las lágrimas de la imputada, quien dijo sentirse traicionada por los que la llevaron al puesto que desempeñó en la SAT.

La señalada aseguró que efectivamente conoció a Salvador Estuardo González alias Eco, ya que él llegaba a la Superintendencia como supuesto asesor de Comunicación, junto a “un presentador de noticias de Canal 3”, y se decía ser trabajador del Gobierno.

“En varias ocasiones Estuardo me dijo que Juan Carlos Monzón me mandaba saludos con él. Estuardo llegaba a la SAT, saludaba a todos y en las reuniones con el Comité de la SAT ofreció una serie de entrevistas en Siglo 21, las cuales se dieron hasta cuando Omar Franco llegó como superintendente”, detalló.

En relación a la supuesta amistad con Baldetti, Méndez afirmó no haberla conocido hasta cuando llegó a la Comisión Nacional Contra el Contrabando (Conacon), y que la misma ex vicepresidenta le dijo que confiaba en su trabajo.

Según aseguró, Monzón fue quien la llamó para comunicarle que había sido electa como Intendente de Aduanas.

La sindicada seguirá en la carceleta de la Torre de Tribunales hasta el próximo lunes, cuando continuará su audiencia de primera declaración.

Denuncia intimidaciones

Claudia Méndez Asencio, exintendente de Aduanas, expresó tácitamente que teme por su integridad, debido a que en la primera noche que durmió en la carceleta de tribunales, uno de los abogados de la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, a quien describió como “el gordito y alto”, se acercó a ella para intimidarla y cuestionarle todo lo que ella podría saber del caso.

Carol Jáuregui, abogada defensora de Méndez, le dijo al juez a cargo del proceso que ayer mientras su clienta permanecía en una celda “una reclusa que venía de Santa Teresa se le acercó y le dijo que alguien de ese lugar le mandaba a decir que allá la esperan”.

Además, dijo que meses atrás Omar Franco le indicó que tuviera cuidado con lo que firmaba “porque hasta encunetada podía terminar”, razón por la que la sindicada le solicitó a la institución del Procurador de los Derechos Humanos (PDH) el acompañamiento para resguardar su integridad.

Méndez le reclamó al delegado de la CICIG, Fernando Orozco, que se sentía traicionada por ellos, ya que en varias ocasiones se reunió con esos investigadores para denunciar irregularidades y siempre fue “colaboradora en la investigación”.


“Pensé que ellos confiaban en mi trabajo y mi capacidad, pero ahora veo que solo me utilizaron porque alguien les tenía que trabajar las aduanas sin crearles otra estructura criminal”.
Claudia Méndez Asencio.

Etiquetas: