Miércoles 20 DE Marzo DE 2019
Nación

Baldetti, una reclusa con privilegios en la prisión de Santa Teresa

Las prebendas para la ex Vicepresidenta causan inconformidad entre los guardias, reclusas y visitantes.

 

Fecha de publicación: 11-09-15
Roxana Baldetti, ex vicepresidenta, permanece recluída en una celda especial ubicada en el área administrativa de Santa Teresa. Por: Redacción elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Un niño de unos dos años grita con desesperanza en la entrada del centro preventivo para Mujeres Santa Teresa. ¡Mami, mami!, exclama en brazos de una de las tantas visitantes que, bajo el sol abrasador del miércoles, hacían fila para entrar al penal.

Las puertas que para el pequeño permanecen cerradas mientras le llega el turno, se abren y cierran según lo demanden los portadores de encomiendas para la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, quien desde hace una semana guarda prisión preventiva sindicada como un alto mando de la red de defraudación aduanera La Línea.

A eso de las 12:45 un hombre que viste camisa rayada se acerca a la puerta del penal y entrega un oficio al guardia. Enseguida se dirige a un picop Ford Ranger verde y espera. Mientras tanto, la figura corpulenta de Benjamín Estrada, uno de los dos defensores de Baldetti durante su audiencia de primera declaración, emerge de entre las mujeres aglomeradas en la entrada del penal. El defensor se dirige hacia el vehículo e intercambia algunas palabras con el hombre de camisa rayada.

El primero toma dos cajas que, según el empaque, contienen lámparas de techo. El abogado toma otra caja ilustrada con un ventilador de techo y una bolsa de Cemaco. Juntos ingresan al penal.

Media hora después se estaciona una motocicleta con dos hombres a bordo. El más joven saca de la paquetera cuatro envases de duroport y se los da a su compañero que toma los alimentos y entra al penal. Es el almuerzo para Baldetti.

El acto se repitió ayer, pero los repartidores caminaron unos 500 metros con la comida dentro de bolsas negras debido al paro de los guardias de ambos centros penitenciarios ubicados en la zona 18 capitalina. Los custodios reclamaban el pago de un bono y protestaron por los privilegios que tiene Baldetti en esa prisión, pues aseguraron que les han afectado.

Desde que Baldetti llegó a Santa Teresa deben comer a la intemperie o en los pasillos del penal, ya que el comedor se ubica en el segundo piso del edificio administrativo reservado para la exfuncionaria.

No solo los guardias están inconformes por la nueva inquilina de Santa Teresa. La instalación del dormitorio para Baldetti supuso el traslado del personal de Dirección y los departamentos de psicología y área jurídica para el primer nivel del edificio, donde funcionaban algunos cuartos para descanso de los custodios. Los abogados también perdieron un espacio de privacidad para hablar con sus defendidas, pues Baldetti ocupa el área que antes estaba destinada para ello.

En la fila de la visita también es evidente el descontento. “Ah puta, ladrona es ladrona”, le dice una mujer a otra en un tono audible para las demás presentes. “Cuando yo estuve ahí adentro me tocó dormir en el suelo, la deberían mandar a uno de los sectores”, agrega.

El salón donde permanece Baldetti está lejos de ser una celda. El área equivale al módulo de aislamiento para unas 16 privadas de libertad. Un recinto un tercio más grande alberga a 70 pandilleras de la Mara 18. El módulo para la exfuncionaria no tiene barrotes en las ventanas y cuenta con una pantalla plasma, amueblado de sala y de comedor, denunciaron las vigilantes del penal. Ni el ingreso de esos enseres ni de alimentos ha sido autorizado por el juez contralor del caso La Línea.

Cada día llega un repartidor a dejarle alimentos a la ex Vicepresidenta, esto entre otros privilegios han causado malestar entre las reclusas y el personal de Presidios.

Cada día llega un repartidor a dejarle alimentos a la ex Vicepresidenta, esto entre otros privilegios han causado malestar entre las reclusas y el personal de Presidios.

La llegada

Baldetti fue recibida por las reclusas de Santa Teresa con gritos y rechiflas de las internas. “¡A la bartolina!” gritaban. Las voces de las reclusas ahogan las escasas palabras que la ex Vicepresidenta pronunció al llegar al dormitorio, según un video divulgado por Publinews. “Ahora sí Lic. (sic) hasta el más bajo nivel… ¿o usted cree que hay más?”, pregunta a su abogado Mario Cano, quien le responde “un poquito más”. Pero esa es “una jaula de oro”, dice una de las reclusas de Santa Teresa, quien indica que Baldetti no ha salido a tomar el sol desde su llegada.

Baldetti tiene acceso exclusivo a un baño en el edificio administrativo. Cuando Ofelia de León, expresidenta del Organismo Judicial, estuvo recluida en Santa Teresa debía esperar hasta una hora para que la llevaran al sanitario, cuenta una fuente.

Y mientras la comida no alcanza para las internas del módulo ocho, a Baldetti le llevan, sin falta, los tres tiempos de alimentación.

Guardias en paro

Los guardias de las cárceles para hombres y mujeres de la zona 18 suspendieron actividades ayer por el adeudo de un bono de Q2 mil 500. También denunciaron los privilegio de los que goza la ex Vicepresidenta. Una celadora señala, en un video difundido por ‘El Demócrata’, que Roxana Baldetti tiene en la cárcel un vehículo a su disposición. En el estacionamiento del penal el miércoles había dos camionetas Toyota Prado negras.

Cita médica

El Juzgado de Mayor Riesgo Grupo B autorizó a la ex vicemandataria un permiso para que acuda a una cita médica. El motivo que la defensa expuso ante la judicatura es que Roxana Baldetti necesita que le retiren un catéter que lleva en el brazo izquierdo. Antes de su captura, la ex Vicepresidenta se internó en el Centro Médico de la zona 10 aduciendo padecimientos gástricos.

970


Reclusas en promedio permanecen en Santa Teresa, construida para 250.

Etiquetas: