Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Nación

Los partidos pequeños y su batalla por no desaparecer del panorama

Con datos preliminares, las agrupaciones pequeñas se disputan el liderazgo en el pelotón de seguimiento a los tres grandes.

Fecha de publicación: 07-09-15
Alejandro Giammattei, del partido Fuerza, se convirtió en uno de los candidatos favoritos en la ciudad capital. Por: A. Urízar /L. Álvarez elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

De los partidos pequeños, Fuerza encabezado por el presidenciable Alejandro Giammattei y Fernando Paiz alcanzó un caudal de votos que equivale al 8 por ciento, aunque estos no alcanzaron para pasar a la segunda vuelta, la cual se celebrará el 25 de octubre próximo.

Con datos hasta el 57 por ciento del escrutinio publicado por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), la agrupación Viva y su presidenciable Zury Ríos le siguen los pasos con 6 por ciento.

El Partido Patriota (PP), que hace cuatro años llevó al poder a Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, cayó considerablemente en la preferencia de los electores con cuatro por ciento de los sufragios. La crisis política que se vivió previo a los comicios le pasó factura al periodista Mario David García y a Valentín Gramajo, quienes integraban el binomio naranja. De ser un partido grande, pasaron a formar parte de los partidos chicos.

En tanto, la pareja conformada por Luis Fernando Pérez y Rodolfo Dougherty, del Partido Republicano Institucional (PRI) que se ofrecía como una propuesta distinta para los siguientes cuatro años, consiguieron tan solo el 0.8 por ciento de votos.

Roberto González Canela y Rodolfo Neutze, de Creo-Unionista, obtuvieron 3.3 por ciento de los sufragios, que fueron insuficientes para aspirar a la siguiente ronda de elecciones.

El binomio de Todos, conformado por Lizardo Sosa  y Mario Gracía Lara, impulsados por el ex presidente Alfonso Portillo, quien no logró participar en los comicios como candidato a diputado del Congreso de la República  logró seis por ciento de los votos.

Zury Ríos,  también sorteó una serie de obstáculos legales para poder participar en la recién pasada contienda electoral, no podrá aplicar el “bisturí a los corruptos” .

Zury Ríos, otra de las favoritas en el área urbana, en el momento de emitir su sufragio.

Zury Ríos, otra de las favoritas en el área urbana, en el momento de emitir su sufragio.

Las dos opciones de izquierda que llevaron candidatos a la presidencia, en los primeros datos oficiales se encontraban con porcentajes más lejanos a los punteros. Los partidos de izquierda volvieron a las papeletas hace 20 años, cuando en las elecciones participó el Frente Democrático Nueva Guatemala.

Miguel Ángel Sandoval y Mario Ellington, el binomio de la alianza URNG-Winaq, alcanzó 1.8 por ciento; mientras que el Movimiento Nueva República (MNR), con Aníbal García y Rafael Maldonado, obtuvo más de 7 mil votos, que representan 0.5 por ciento.

En tanto que, para el binomio de Encuentro por Guatemala (EG), conformado por José Ángel López Camposeco y Peter Lamport, se contabilizaron más de 12 mil votos (0.7 por ciento). La expectativa para esta agrupación se centró en el protagonismo de su actual bancada en el Congreso, liderada por Nineth Montenegro. De acuerdo con la legislación actual, las organizaciones políticas deben alcanzar cinco por ciento de los votos válidos o al menos una casilla en el Congreso para lograr su permanencia como partido político.

Voto disperso

Javier Brolo, consultor de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), señaló que “las diferencias reales entre estos partidos son difíciles de distinguir, eso hace que el voto se disperse y en algunos casos los hace fracasar”.

En el caso de los partidos de tendencia de izquierda, el caudal de votos es poco porque sus propuestas están alejadas de las preferencias de los electores, explicó.

Etiquetas: