Martes 20 DE Noviembre DE 2018
Nación

Van a las urnas sin pasión democrática y frente a retos

Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, lanza exhortativa: “Debemos votar, como derecho y como un acto coherente con la dignidad humana”.

Fecha de publicación: 05-09-15
AFP/archivo Por: Patricia Castillo / Dpa
Más noticias que te pueden interesar

Los guatemaltecos acudirán este domingo a una nueva cita con las urnas, el octavo ejercicio tras el restablecimiento de la democracia en 1986, pero sin pasión por ideologías ni opciones políticas y frente a grandes retos inmediatos y futuros.

“Hay apatía frente a los grandes escándalos de corrupción recientes, pero en general se profundiza porque la democracia no ha sido capaz de dar a los guatemaltecos alternativas frente a los problemas estructurales del país”, explica Virgilio Álvarez, sociólogo guatemalteco investigador asociado para temas latinoamericanos de la Universidad de Estocolmo.

A las urnas están citados 7,5 millones de ciudadanos inscritos en el padrón electoral, de 15,7 millones de habitantes, el 26 por ciento de toda la población centroamericana.

“No lo sé todavía. Dudo si ejercer un voto útil, o un voto razonado. Ella (su amiga) no votará. Nunca se inscribió en el padrón”, explica Alba, una joven al concluir la semana laboral el viernes por la noche.

El voto “útil” es a favor de alguna de las opciones con posibilidades de pasar a segunda ronda, la menos dudosa o cuestionable, según su reflexión. La utilidad del suyo será apoyar a la corriente ciudadana que va contra el candidato favorito, el derechista Manuel Baldizón, el más dudoso de los 14 que participan.

El voto “razonado” es a favor de una de las opciones que a su criterio son las mejores, pero sin posibilidad de triunfo. Generalmente estas carecen de recursos y por eso no tienen la capacidad de aglutinar fortalezas financieras que las ayude en la campaña a ser visibles, sobre todo en el campo.

La amiga de Alba es indiferente al dilema que ella, como muchos otros, tiene de cara a la responsabilidad de la cita con la democracia. Según ella, no hay motivos para ejercer esta responsabilidad con entusiasmo y pasión: todos los políticos son lo mismo: sólo les interesa llegar al poder para robar.

“En general, la clase política carece de la confianza de los ciudadanos, porque no existen garantías de que el interés ciudadano se tome en cuenta para decidir. Lo que creemos que pasa, porque todo es bien oscuro, es que el político se sirve a sí mismo o a su financista”, dijo Javier Brolo, analista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asies).

El razonamiento del voto en las áreas urbanas puede, al final, resultar un ejercicio inútil, pues en el campo los partidos con mayores capacidades financieras se han encargado de hacerse visibles con pintura y vallas, reclutando y organizando a las bases en los 338 municipios del país, dotándolos de recursos, regalando cualquier cosa a los empobrecidos habitantes que asisten a sus mitínes, y haciendo mil promesas.

Estos mismos partidos también cuentan con planes y los fondos necesarios para ejecutar, el día de los comicios, un plan de movilización de los electores. Los van a traer a sus olvidadas aldeas y caseríos para que asistan al centro de votación. Esto es determinante en el escrutinio.

Por esto, en la capital estudiantes universitarios y organizaciones civiles clamaron hasta el último día por el aplazamiento de las votaciones, diciendo: “En estas condiciones, no queremos elecciones”.

El Congreso, dominado por el partido Lider, opositor, que postula a Baldizón, se resistió a agilizar la aprobación -antes de la cita de este domingo- de un paquete de reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, que incluía el reconocimiento contable del voto nulo en el resultado electoral.

Este partido, con derroche de unos 6,7 millones de dólares, sextuplicó en gasto de campaña al segundo que más erogó, de acuerdo con la auditoría oficial a cargo del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

El TSE debió prohibirle hacer más gasto tras superar el techo permitido y lo sancionó. Manifestantes reprocharon al organismo no haberlo suspendido o cancelado, opciones abiertas en la Ley Electoral.

A pesar de estas condiciones, Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz 1992, acompañada de otras lideres indígenas y de la activista social Norma Cruz, en conferencia de prensa llamó a ejercer el voto.

“Debemos votar, como derecho y como un acto coherente con la dignidad humana. Esa coherencia de quienes trabajamos por la dignidad humana es muy importante. Que no sean las campañas sucias las que nos pongan la agenda, sino que seamos nosotros los que nos pongamos la agenda digna y ética que debe corresponder”, expresó.

Menchú consideró, en este contexto, que no se debe dejar solos a los partidos pequeños, buenos, pese a que no sean atractivos para el voto mayoritario.

“Si nosotros ahora decimos: váyanse los pequeños, a dormir a la casa, y que dominen los mayoritarios, estaríamos haciendo una traición a este país. Por lo tanto, vamos a votar, porque quieres tenemos por quién votar, no tenemos incertidumbre por quién hacerlo”, expresó.

El evento electoral de este domingo, a su vez, se vincula con el contexto de conflictividad política que vive el país desde el 16 de abril, cuando la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG), un organismo de la ONU, desarticuló una estructura criminal dedicada a la defraudación tributaria.

Como dirigentes de la organización fueron identificados el presidente Otto Pérez y la vicepresidenta Roxana Baldetti. El primero ya guarda “prisión provisional” y la segunda quedó bajo prisión preventiva, ligada a proceso.

El reto de la lucha contra la corrupción y la profundización de la resurgida expresión de resistencia civil, adormecida hasta el 25 de abril cuando miles salieron a manifestar de manera espontánea, son algunos de los retos inmediatos.

Más allá, los guatemaltecos tienen por delante la fiscalización a las nuevas autoridades que elijan, tanto para el poder Ejecutivo como al Legislativo, y más lejos aún, las reformas estructurales que propicien la reducción de la pobreza y la exclusión, según Alvarez.

Etiquetas: