Jueves 23 DE Mayo DE 2019
Nación

Semblante sombrío, con ojeras, sin sonrisa alguna y a veces nervioso

Otto Pérez Molina ante numerosas “escuchas” telefónicas –en una de las que habla el prófugo Juan Carlos Monzón y otras en las que hacen mención del presidente y la vicepresidenta- del caso La Línea en su audiencia de primera declaración.

Fecha de publicación: 03-09-15
Por: Tulio Juárez

Con el rostro más sombrío de los últimos meses, ojeroso, extremadamente serio y a veces luciendo nervioso, Otto Pérez Molina sigue esta tarde escuchando las conversaciones telefónicas grabadas por la CICIG y el Ministerio Público (MP), durante la primera etapa de su investigación conjunta sobre La Línea, que en solo un año obtuvo ilícitamente Q28 millones 556 mil de “colas”.

Tal cantidad fue producto de haber introducido ilegalmente 1,561 contenedores, especialmente en el periodo comprendido del 8 de mayo 2013 al 16 de abril de 2014, y la aplicación de una tabla paralela de porcentajes del pago de sobornos, equivalente al 50 por ciento de mayo 2014 a abril 2015.

Los fiscales han ofrecido explicaciones de cada conversación entre actores de este millonario escándalo de evasión al fisco a través de las aduanas, vía “mordidas” cobradas a importadores. El gobernante –que lo era hasta que el Congreso aceptó hoy su renuncia al cargo- pareciera impasible, pero no.

A veces juega con el bolígrafo entre sus dedos. Parece nervioso. Escucha con atención los audios. De vez en cuando le dice algo al oído a su abogado César Calderón, sentado a su diestra. Continúa oyendo las grabaciones, una tras otra. A sus oídos llegan nombres de personajes a quienes la CICIG y el MP implican en la red.

Uno de los interlocutores es Osama Aziz Aranki, preso desde el 16 de abril. La “escucha” reproducida da cuenta que, por brindar una asesoría (se supone que tributaria) “para 15 millones de guatemaltecos”, pide el envío urgente de información y cifras de la recaudación fiscal, porque tiene fijada una cita con “el 1 y el 2”.

Los asistentes a la audiencia judicial también han escuchado de la misma forma que dos personas hablan sobre Javier Ortiz, alias “teniente Jerez” –que se integró a La Línea en octubre pasado- y que afrontaba dificultades en el trato con mandos medios de la estructura. No lo quieren. No lo “tragan”.

 

JC, coordinador

En varias de las alrededor 40 “escuchas” se hace mención de JC (que para el fiscal José Antonio Morales es Juan Carlos Monzón), y en otra el entonces secretario privado de Roxana Baldetti le daba instrucciones al -en esos días- Superintendente de Administración Tributaria (SAT), Carlos Enrique Muñoz Roldán (en prisión).

En grabación del 3 de octubre pasado, investigadores escucharon cuando un hombre le decía a otro haber tenido que abrir cuatro cuentas bancarias por “órdenes del presidente”. Y hoy al oirlos, Pérez Molina hace gestos, casi muecas. Se nota preocupado. A veces bebe un sorbo de una gaseosa que coloca en el piso.

Pero JC no se queda ahí. En otra intervención telefónica hablan de “un alto señor” y “el dueño absoluto de la finca”. En una plática con Javier Ortiz, JC le explica sobre “de la R para arriba”. Otra conversación: “el presidente y la vicepresidenta del Ejecutivo”.“Otto te quiere hablar” se oye en otra y “Se sacó mercadería por orden del Ejecutivo”.

Una más permite escuchar esto: “Hay que ponerle candela a ese contenedor, porque es para una empresa del señor Presidente”. O bien: “Todo lo que entra en la organización debe ser controlado por JC”. Y Monzón  ordenaba despidos y nombramientos en la SAT. La Línea, además, obtenía dinero ilícito por sus cobros en las aduanas Central, Puerto Quetzal y Santo Tomás de Castilla.

La audiencia de primera declaración continuará mañana, pero el General -retirado– y expresidente ha sido enviado a un centro militar de detención.

 

Otras expresiones

– Alteraban pólizas de importación para defraudar a la SAT.

– El “teniente Jerez” será el encargado de La Línea.

– Cómo está repartido el personal en rampas de las aduanas.

– Las “tarifas” para “colas” (sobornos) eran fijadas por un poder ajeno a la SAT.

– La red operaba un “call center” donde centralizaba los telefonemas de sus “clientes”.

– Manejaba las claves R1 y R2 para identificar el dinero de impuesto que iba a la SAT y lo que el grupo se dividía.

– En las “escuchas” negocian porcentajes y convienen 50/20 para permitir liberar la mercadería en las aduanas.

– MP le dice hoy a Pérez Molina: “la red que usted integra, a la estructura que usted lidera…”

– MP expone la manera en que cómo el presidente conocía todo acerca de la organización.

– Acordaban porcentajes a pagar para liberar el paso de furgones.

– Documentos y fotos de reuniones entre los sindicados en el caso.

– Una escucha revela que “por dos semanas le dieron Q2.3 millones a JC para el de arriba”.