Miércoles 19 DE Septiembre DE 2018
Nación

“Un cuento de hadas sin final feliz”

“elPeriódico” publicó una investigación el 8 de abril de 2013, cuando ya se evidenciaba el enriquecimiento ilícito de la ex vicepresidenta Roxana Baldetti.

Fecha de publicación: 22-08-15
Por: Julia corado jcorado@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

Un año y tres meses después de que asumieron el cargo el presidente Otto Pérez y la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, elPeriódico publicó el suplemento titulado Un Cuento de hadas sin final feliz, el cual  evidenció el ostentoso ritmo de vida y la inexplicable fortuna que la ex vicemandataria empezaba a amasar.  La administración de ambos se caracterizó por los señalamientos que van desde clientelismo político, tráfico de influencias y corrupción desenfrenada en aeropuertos, puertos y aduanas, hasta enriquecimiento ilícito. Jose Rubén Zamora y Ana Arana, de Fundación MEPI, publicaron el 8 de abril el reportaje que puso en evidencia la verdadera personalidad de Baldetti.

La publicación califica a la ex Vicepresidenta como alguien que se labró una imagen a lo “Evita Bananera” y de firme ejecutiva, que tomaba decisiones sin importarle a quién atropellaba.

El trabajo periodístico dio a conocer la acelerada forma en que Baldetti se convirtió en dueña de una considerable fortuna (valuada en unos US$13.4 millones hasta esa fecha), al adquirir propiedades suntuosas. En la investigación se muestra el contraste entre los lujos en que vive ahora y la primera residencia registrada a su nombre, en conjunto con su madre y hermanos, ubicada en la colonia Primero de Julio, zona 19.

“¡La vida en Guatemala es para vivirla y eso es lo que estoy haciendo!, salvaje, joven y libre”, escribió Mario, hijo menor de Baldetti, en su cuenta de Instagram, donde demuestra un derrochador tren de vida. En dicha cuenta se evidencian sus constantes salidas al extranjero con grupos de amigos, con quienes viajaba en jets y helicópteros propiedad de Baldetti.

De esta forma, Mario se convirtió en un frecuente viajero y mostraba su vida de lujo y derroche. Entre los destinos exóticos se observan fotos en Camboya, Tailandia y Río de Janeiro. “Champagne & Cocaine”, consigna en un pie de foto de un anochecer en Río Dulce. Según Baldetti, sus ganancias provienen de su patrimonio: los dividendos de compañías que producían champús y un salón de belleza. Durante recorridos por varias direcciones consignadas en el Registro de la Propiedad y en las sedes de sus fábricas, negocios y su salón de belleza, estas fueron encontradas por los autores del reportaje vacías o abandonadas.

El total de sus salarios durante los últimos nueve años es de alrededor de US$540 mil. Pero en el mismo periodo, supuestamente, había acumulado un conjunto de propiedades, cuyo valor sobrepasaba los US$13.4 millones.

Patrimonio millonario

El reportaje afirma que uno de los helicópteros de Baldetti fue un regalo de la familia Guerra, financistas del Partido Patriota y reconocidos constructores, a quienes el Gobierno asignó obras públicas por valor de Q330 millones en 2012.

Las fincas de Tecpán fueron, presuntamente, un obsequio de Fernando Jarquín, otro financista cercano a la campaña del Partido Patriota, cuya familia aún aparece como propietaria en la Dirección de Catastro de Bienes, según fuentes de la región. Jarquín es uno de los mayores proveedores de medicina para el Estado. Para comprar su residencia en la exclusiva colonia a las orillas del mar, Juan Gaviota, Marina del Sur, la ex Vicepresidenta, mientras fungía como diputada, giró cheques para pagarle US$439 mil a su anterior propietario. elPeriódico dio a conocer la forma en que fueron manejados los cheques que finalmente se utilizaron para pagar la mansión de descanso de la ex vicemandataria.

Otro de los casos que se consignaron en el reportaje es el que involucra los vínculos sospechosos entre el presidente Otto Pérez y Baldetti con el piloto presidencial, Guillermo Abraham Lozano Bauer, cuya compañía –Aerocentro– estuvo involucrada en casos de narcotráfico en Honduras en 2012. Lozano fue financista del Partido Patriota durante las elecciones, y se encargó de trasladar en helicóptero a la pareja presidencial guatemalteca durante la campaña política.

No a la declaración patrimonial

La cúspide de la negativa de Baldetti a hacer pública su declaración patrimonial fue durante una entrevista radial, en la cual aseguró que la declaración del presidente mexicano Enrique Peña Nieto le daba risa. “Aquí está la (declaración de probidad) de Enrique Peña Nieto. Léanla por favor, la que dijeron que era lo máximo. Yo tengo una copia de la (declaración) de Peña Nieto, me da risa, porque yo sí digo dónde debo, a quién le debo y en cuánto están hipotecadas mis casas”. Esto provocó que Pérez Molina mostrara su lado diplomático y se disculpara hablándole por teléfono a Peña Nieto, aduciendo un “mal manejo mediático” de las declaraciones.

A pesar de la insistencia de los miembros de los medios de comunicación, Baldetti no cedió y mantuvo en secreto el listado de bienes; aseguraba que la ley no solo no la obligaba, sino que le prohibía ventilar esta información públicamente.

La excontralora general de Cuentas, Nora Segura, así como diversos abogados y expresidentes de las Cortes más importantes del país desmintieron a Baldetti, y manifestaron que no solo no violaba ningún dispositivo legal para presentar su declaración patrimonial, sino que ayudaría a mantener la transparencia en los organismos del Estado.

Etiquetas: