Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Nación

Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti son involucrados en La Línea como cabecillas en defraudación tributaria

Explosivas revelaciones del Ministerio Público y la CICIG –que solicitan antejuicio contra el Presidente acusándolo de los delitos asociación ilícita y cohecho activo, junto a la ex Vicepresidenta, capturada hoy- sobre la jerarquía superior de esa red del crimen organizado.

Fecha de publicación: 21-08-15
Más noticias que te pueden interesar

Haga clic sobre el círculo para ver ampliada la imagen

El presidente Otto Fernando Pérez Molina y la entonces vicepresidenta Roxana Baldetti Elías son los cabecillas de la red de defraudación fiscal La Línea, según se concluye de las escuchas telefónicas y documentos analizados por el Ministerio Público y la CICIG que desde abril condujeron a su desmantelamiento, han revelado al mediodía la fiscal general Thelma Aldana y el comisionado internacional Iván Velásquez.   Los funcionarios han ofrecido detalles sobre la investigación practicada al “primer nivel” de implicados.   Como primera acción, han presentado a la Corte Suprema de Justicia la mañana de hoy una solicitud de antejuicio contra el jefe del Ejecutivo, sindicándolo de los delitos de asociación ilícita y cohecho activo, junto a la ex funcionaria, capturada esta mañana en el Centro Médico, zona 10.   Velásquez dijo que dado el análisis de conjunto, sistemático, con escuchas telefónicas y revisión de documentos decomisados en allanamientos, se concluye que los términos “el mero mero”, “la mera mera”, “el número 1”, “la número 2”, “la señora”, “la dueña de la finca”, etcétera, se refieren al mandatario y la entonces vicegobernante.   De esto último existen soportes más allá de simples indicios, indicó el Comisionado, porque cuando en documentos dicen que “hay reunión con el 1”, los investigadores confirmaron mediante análisis que, efectivamente, hubo un encuentro de una persona de La Línea con el Presidente de la República.

 

Foto William Gularte

Foto William Gularte

 

“No hay duda de que todas las referencias al 1 y 2” corresponden a ambos, dijo.   Las pesquisas confirmaron que adentro de la SAT los máximos jefes eran –en su respectivo momento como superintendentes– Omar Franco y Carlos Muñoz –actualmente en prisión–, pero llegaba hasta niveles inferiores a empleados comunes. Según la CICIG, era “una estructura flexible, pero compleja con distribución de funciones a lo interno y externo”.   Tenía que ver con documentación –de trámites aduanales e impuestos– y la mecánica para cobrar las “colas” o sobornos, aparte de la custodia de mercadería. El 16 de abril pasado, reveló Velásquez, se anunció en la primera conferencia la identificación de dos momentos en la operación de estas estructuras: 1)  entre mayo y octubre de 2014; 2) de octubre 2014 al 15 abril 2015.   El Comisionado mencionó cómo era que Francisco Javier Ortiz, alias teniente Jerez, “un señor tan comprometido con la red Moreno, apareciera ahora (2015) en una red actual vinculada al contrabando y la defraudación”, la que estaba conformada en tres niveles: Alto – Medio – Bajo.   El alto, integrado por la estructura externa superior con gente ajena al sistema aduanero. El medio, de personas sin vínculos con la administración pública, pero subordinado a los altos mandos de la SAT y estos al poder externo. Y el bajo, en el que se encuentran vistas y tramitadores de aduanas.   “Ha sido una investigación muy compleja, que requiere mucho análisis, pero seguimos obteniendo evidencias”, expresó el titular de la CICIG. En los allanamientos encontraron “documentos que revelaron las relaciones cercanas entre Otto Pérez Molina y la entonces vicepresidenta Roxana Baldetti con la organización criminal que habíamos presentado” el 16 de abril.   Por ejemplo, continuó, en una de las oficinas –entre estas las de Salvador Estuardo González, alias “Eco”– “hallamos un plan de venta en el que aparece indicado que el cliente es Otto Pérez Molina, que se trataba de la adquisición de un inmueble”.   También cotizaciones para blindajes de vehículos particulares extendidas al mismo nombre, pero con instrucciones para ser entregados a Juan Carlos Monzón –el prófugo ex secretario privado de Baldetti–.   También se decomisó boletos aéreos de viajes de Pérez Molina y Baldetti Elías incluso antes de ser elegidos. En una oficina de “Eco” incautaron cheques extendidos a Roxana Baldetti, “y mucha otra documentación que no presentamos hoy, pero es reveladora de que en esos centros también había una administración de negocios del Presidente y la Vicepresidenta”, anotó el Comisionado Internacional.   Durante los numerosos cateos ejecutados hallaron facturas de compra a nombre de Mariano Paz –esposo de Baldetti–, de ella misma y del grupo familiar, lo cual a juicio de los investigadores les vinculan a la organización delictiva.   Repartición del botín     Iván Velásquez reveló que “tuvimos acceso a unas tablas de cobros de la organización, como este listado del 2 al 6 de septiembre del 2014, el cual indica quién es el consignatario, la póliza, la rampa, el tipo de mercadería”. En el extremo derecho tiene el registro R1 –recaudación oficial de aranceles–  y, en la parte inferior R2, con la distribución de Q426 mil recibidos por sobornos, de lo que un 61 por ciento (Q259,860) era distribuido entre los participantes de la red.   Era un ordenado y estricto control de cobros y distribución de sobornos, puntualizó. “Son cuadros originales de equipos que los implicados tenían en su poder dentro del control financiero de la organización”, citó.   (Ampliaremos)

Otto Pérez se encontraba en Zacapa el día de hoy

Otto Pérez se encontraba en Zacapa el día de hoy

Etiquetas: