Domingo 22 DE Septiembre DE 2019
Nación

Guatemaltecos celebran fiesta patronal entre molestia por corrupción

Miles de guatemaltecos celebraron este sábado los 239 años de fundación de la capital del país con una feria popular y cargando en procesión a la Virgen de la Asunción, patrona de la ciudad, pero en medio del malestar por varios casos de corrupción en el gobierno.

 

Fecha de publicación: 15-08-15
Por: AFP

“Le pedimos a la Virgen por la paz en Guatemala, para que cambie, porque ahorita Guatemala está llorando sangre con todo esto que está pasando”, dijo a la AFP Patricia de Verbena, de 54 años, al ingresar a la Feria de Jocotenango.

 

El país vive un momento atípico en los últimos años con una crisis institucional en el gobierno por la revelación de varios casos de corrupción, entre ellos un fraude multimillonario en las aduanas nacionales que llevó a la renuncia en mayo pasado de la vicepresidenta Roxana Baldetti, en medio de protestas masivas de indignación, en las que se solicita también la renuncia del presidente Otto Pérez. “Tenemos que orar como hermanos guatemaltecos para que todo cambie sobre todo por nuestros niños”, agregó De Verbena, quien llegó a la Feria procedente del municipio de Mixco.

 

Durante los festejos varios partidos políticos aprovecharon la afluencia masiva de visitantes para hacer propaganda de cara a las elecciones generales del próximo 6 de septiembre, donde se elegirá al sustituto del presidente Otto Pérez, a quien los manifestantes le han pedido que renuncie por su responsabilidad en los casos de corrupción. Paralelo a la celebración popular, con juegos mecánicos y platillos típicos, cientos de feligreses acompañaron desde la madrugada la procesión de la Virgen de la Asunción amenizada por bandas musicales y entre el humo del oloroso incienso.

 

La Feria y la festividad religiosa “nos sirve para tener un momento de unión familiar”, indicó a la AFP Erick González. Nueva Guatemala de la Asunción, hoy llamada Ciudad de Guatemala, fue fundada por decisión del rey Carlos III de España en el Valle de las Vacas en 1776, tres años después de la destrucción de Santiago -hoy Antigua Guatemala (suroeste)- por dos terremotos en 1773.