[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

Presos se sienten libres gracias a la danza


Los reos que participan en el proyecto mejoran su actitud y las infracciones a las reglas carcelarias se han reducido.

foto-articulo-Mundo

En una cárcel de alta seguridad en Portugal, seis presidiarios bailan siguiendo el ritmo de una música lenta durante una curiosa clase de danza contemporánea.

“¡Bailen! ¡Con poesía!”, dice Catarina Câmara, una artista y profesora de danza, para animar a sus alumnos, mientras un poco más lejos la voz metálica de los altavoces llama convoca a los presos por su número.

El espacio donde antes estaba la capilla de la prisión de Linho, en la periferia oeste de Lisboa, se convirtió en un estudio de danza.

Durante una tarde de otoño, tras el habitual calentamiento, la clase consiste en bailar en pareja con un objeto, como una bufanda, una pelota de fútbol, un peine, un libro, una bombilla o una bolsa de plástico.

Los presidiarios se implican en este ejercicio, moviendo su cuerpo con gracia y expresividad, bajo la atenta mirada de Câmara, que también es psicoterapeuta de formación.

“Liberamos el cuerpo, moviéndonos por lo que sentimos en ese instante. Esto nos permite liberar emociones y pasar un buen momento. Cuando venimos aquí, es como si no estuviéramos en prisión”, explica a la ‘AFP’ Manuel Antunes, un preso de 30 años al que llaman ‘Beto’.

Su compañero Fabio Tavares, de 28 años, comparte las mismas sensaciones: “Me siento ligero cuando estoy aquí. A veces diría que no estoy dentro una prisión, sino afuera, en una clase de danza normal”.

Ambos participan en este proyecto social y artístico que empezó en abril de 2019 en esta cárcel de alta seguridad, donde la mayoría de los presos cumplen largas penas, de 15 años en promedio.

Catarina Câmara da clases a un grupo de una docena de presidiarios, el perfil de la mayoría de ellos corresponde al de “chicos que crecieron en la calle y tuvieron que espabilarse solos desde muy jóvenes”. “Hicieron estupideces. Algunos de ellos hicieron estupideces muy graves y necesitan realmente que los acompañen”, asegura esta profesora de baile, de 47 años.

“Resultaría muy ingenuo decir que el arte salva a la gente. (…) Pero el arte, combinado con otros factores, puede ser decisivo para cambiar la vida de alguien”, sostiene.

Los responsables de la prisión también hacen un balance muy positivo sobre esta iniciativa.

Los presidiarios que participan en el proyecto se muestran “más tolerantes” y el número de infracciones al reglamento de la cárcel se redujo de manera drástica, destaca el director Carlos Moreira.

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Christian Gutiérrez/elPeriódico
Luis Lam y Otto Marroquín proclamados como binomio presidencial del PIN
noticia
Guatemala se encamina a ser un país referente en la diversificación de su oferta exportable en la región
noticia Ana Lucía Mendizábal Ruiz/elPeriódico
Magda Angélica promueve su nuevo sencillo “Aliento”. Escúchalo aquí


Más en esta sección

“Avatar: el camino del agua” ya es la cuarta cinta más vista en cines de todos los tiempos

otras-noticias

TSE inscribe a candidato del partido Cabal, pese a captura por lavado de dinero

otras-noticias

OJ gasta Q40 mil en boleto aéreo de primera clase para Silvia Valdés

otras-noticias

Publicidad