[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

Nueva York, el santuario de la inmigración, desbordado


Más de 17 mil pedidos de asilo han llegado solo desde abril, en su mayoría venezolanos, colombianos o centroamericanos.

foto-articulo-Mundo

El sueño americano se está haciendo realidad para el venezolano Gustavo Méndez, llegado a Nueva York, santuario de la inmigración, hace dos meses. “Si lo puedes soñar, lo puedes tener”, dice a modo de declaración de intenciones en su estado de Whatsapp. 

Tras un viaje de 43 días desde su Venezuela natal por la terrible selva del Darién, llegó con lo puesto el 13 de agosto en un bus fletado por el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, que desde abril ha enviado a miles de solicitantes de asilo a los estados demócratas del noreste en protesta por la política migratoria del presidente Joe Biden.

Cocinero y técnico de televisión de 40 años, encontró trabajo a la semana de llegar. “Quería trabajar en cocina o televisión y vine proyectado para eso”, dice a la ‘AFP’, exultante en el restaurante de la familia venezolana que le ha acogido en Queens. Desde entonces, no para de viajar por el país con un ‘food truck’ para vender comida en eventos deportivos.

Con un salario que puede oscilar entre los US$800 y los US$1,200 a la semana –frente a los US$600 mensuales que ganaba en su país– y alojamiento gratuito, el venezolano, que ha dejado a sus dos hijos adolescentes en Venezuela, da “gracias a Dios” y a la “receptiva familia” por su nueva vida.

Para los miles de solicitantes de asilo que llegan a Estados Unidos con lo puesto, lo más urgente es trabajar, pero no lo pueden hacer legalmente.

Más de 17 mil pedidos de asilo han llegado solo desde abril, cuando los estados fronterizos iniciaron la transferencia de solicitantes, en su mayoría venezolanos, aunque también colombianos, nicaragüenses o centroamericanos. No todos quieren quedarse en la Gran Manzana.

“No saben dónde están ni lo que los espera”, dijo recientemente el alcalde, Eric Adams, que el 7 de octubre declaró estado de emergencia. 

Nueva York es la única ciudad del país que está obligada por ley a proporcionar un techo a quien lo pida, convirtiéndose en un santuario para la inmigración.

A los recién llegados registrados, les ofrece acceso a seguro médico, cursos de inglés y formación, en particular en materia de seguridad (para poder trabajar en la construcción), y escolarización para sus hijos.

Con los albergues de la ciudad –inicialmente para los sin techo–, abarrotados, las autoridades han habilitado una cuarentena de hoteles. La semana pasada empezó a llenar una gigantesca carpa con capacidad para 500 hombres solos erigida en la isla de Randall, en medio del East River, entre Queens y Manhattan y estudia alojar a los nuevos llegados en un barco de cruceros.

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Ucrania trata de evacuar más civiles de Mariúpol y pone Kiev en toque de queda
noticia EFE
Oposición de Nicaragua anuncia acercamiento con nicaragüenses en el exterior
noticia Roberto Blum
¿Cómo debería ser la democracia liberal en el siglo XXI?


Más en esta sección

Fallecen cuatro soldados en accidente de tránsito y tres resultan heridos

otras-noticias

Víctor Manuel: “No me gusta que Sabina generalice cuando habla de la izquierda”

otras-noticias

Baz Luhrmann confirma planes para lanzar una versión extendida de “Elvis”. Mira los detalles.

otras-noticias

Publicidad