[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

La “bomba sucia”, un “arma de perturbación masiva”


foto-articulo-Mundo

La “bomba sucia” que, según Moscú, Ucrania pretende detonar en su propio suelo no es un artefacto nuclear sino una bomba convencional envuelta en materiales radioactivos destinados a ser diseminados en forma de polvo durante la explosión.

“Si Rusia dice que Ucrania estaría preparando algo, eso solo significa una cosa: que Rusia ya ha preparado todo eso”, reaccionó el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, acusando a Moscú de intentar justificar una escalada en el conflicto.

El término “bomba sucia”, también llamada “dispositivo de dispersión radiológica” (DDR), designa cualquier artefacto que, al detonarse, disemina uno o varios productos química o biológicamente tóxicos (NRBC: nuclear, radiológico, biológico o químico).

Ese tipo de bomba no está considerado como un arma atómica, cuya explosión resulta de la fisión (bomba A) o de la fusión (bomba H) nucleares y provoca inmensas destrucciones en un amplio radio. La fabricación de una bomba atómica requiere unas tecnologías complejas de enriquecimiento de uranio.

Mucho menos complicada de fabricar, la “bomba sucia” utiliza un explosivo convencional y su principal objetivo es contaminar una zona geográfica y a las personas que allí se encuentren, tanto con radiaciones directas como por la ingestión o inhalación de materiales radioactivos.

“Una bomba sucia no es un ‘arma de destrucción masiva’ sino un ‘arma de perturbación masiva’ que principalmente busca contaminar y dar miedo”, resume la Comisión de Regulación Nuclear de Estados Unidos (U.S. NRC).

El principal peligro de una “bomba sucia” viene de la explosión y no de la radiación. Solo las personas que están muy cerca del lugar de la deflagración se verían expuestas a unos niveles de radiación capaces de causar una enfermedad grave inmediata.

Sin embargo, el polvo y el humo radioactivos pueden propagarse más lejos y representar un peligro para la salud en caso de inhalación del aire o de ingestión de alimentos o agua contaminados.

Los materiales radioactivos necesarios para la elaboración de ese tipo de artefacto se suelen utilizar en hospitales, centros de investigación y establecimientos industriales o militares.

“Las sustancias radioactivas que provienen de instalaciones de almacenamiento de combustible nuclear utilizadas en la central nuclear [ucraniana] de Chernóbil pueden utilizarse” para fabricar una bomba sucia, señaló el lunes en un comunicado el general ruso Igor Kirillov, encargado de sustancias radioactivas y productos químicos y biológicos en el ejército ruso.

En marzo de 2016, la célula terrorista responsable de los atentados con bomba en Bruselas había previsto fabricar una “bomba sucia” radioactiva, tras vigilar por video a un “experto nuclear” belga.

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Denis Aguilar/elPeriódico
Identifican a menores de edad guatemaltecos fallecidos en Texas
noticia Juan Corado
Jinete guatemalteco Carlos Meany destaca en Alemania
noticia AFP
Macedonia desafía a Italia y sueña


Más en esta sección

“Navidad Fantástica” llega al Teatro Lux

otras-noticias

James Cameron anuncia su retiro

otras-noticias

Twitter suspende a Kanye West tras sus publicaciones a favor de Hitler

otras-noticias

Publicidad