[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

La primera ministra británica, Liz Truss, lucha por mantenerse en el cargo


foto-articulo-Mundo

La primera ministra conservadora británica, Liz Truss, luchaba el martes por su supervivencia política, tras la humillante supresión de sus medidas económicas por un nuevo ministro de Finanzas dotado de inmenso poder en un intento de estabilizar los mercados.

“Es difícil concebir una crisis política y económica más grave en los últimos tiempos que la que afronta ahora el Reino Unido”, afirmaba en un editorial el diario conservador Daily Telegraph. 

Truss se enfrenta a “la ignominia”, agregaba, de convertirse en el jefe de gobierno que menos tiempo ha estado en el cargo en la historia moderna del Reino Unido, a menos que los diputados rebeldes de su Partido Conservador le den un respiro. 

Eso era lo que intentó el martes, reuniéndose con su consejo de ministros, antes de prepararse para su comparecencia parlamentaria de los miércoles que esta semana será crucial.

Truss fue muy duramente criticada el lunes por enviar a su ministra de Relaciones Parlamentarias, Penny Mordaunt, a responder preguntas de la oposición tras la humillante aniquilación de su “plan de crecimiento”.

“¿Dónde está la primera ministra? Se esconde, evita las preguntas, aterrorizada por su propia sombra”, acusó el líder laborista Keir Starmer.

La jefa de gobierno, de 47 años, acabó apareciendo brevemente, pero solo para permanecer sentada y silenciosa con una sonrisa forzada y una mirada ausente.

Después se reunió en privado con responsables del poderoso Comité 1922, que gestiona el grupo parlamentario conservador, para intentar convencerles de que sigue siendo apta para el cargo, aunque ya todo el poder resida en manos del nuevo ministro de Finanzas, Jeremy Hunt.

“Seguir en el puesto”

Las normas del Partido Conservador británico protegen a cualquier nuevo líder de un voto de censura interno en los primeros 12 meses de mandato. Pero el creciente descontento tras el primer mes y medio de Truss podría llevar a este grupo a cambiar las reglas si no logran que dimita por sí misma.

En una entrevista con la BBC, la primera ministra aseguró el lunes “lamentar” los “errores” cometidos con su plan económico ultraliberal. 

Este combinaba importantes ayudas públicas para pagar las facturas energéticas y drásticas reducciones de impuestos, sin nada para financiarlo más que engordar la ya muy abultada deuda pública británica, lo que causó desasosiego en los mercados financieros.

Nombrado el viernes de urgencia en sustitución del ultraliberal Kwasi Kwarteng -amigo de Truss-, Hunt anunció la supresión de “casi todas” esas medidas en un intento de calmar el desplome de la libra y la subida de tasas de la deuda pública.

Pese a todo, Truss se declaró determinada a “seguir en el puesto para cumplir con los compromisos por el interés nacional”.

Las próximas elecciones generales están previstas a finales de 2024 y es poco probable que los conservadores empujen a adelantarlas porque su partido las perdería estrepitosamente contra la oposición izquierdista, con enorme ventaja en las encuestas.

“Miraré las encuestas cuando nos acerquemos a las legislativas. Ahora no hay elecciones generales, no creo que vaya a haberlas antes de 2024. Cuando la gente vea que nuestro plan funciona para protegerles a ellos, a sus hogares y a su familia, espero y creo que vendrán a apoyarnos”, dijo el presidente del Partido Conservador, Jake Berry, a Times Radio.

Pero, según el diputado conservador Charles Walker, la confianza “no parece que se pueda recuperar con la actual primera ministra”. “Creo que si conseguimos a la persona adecuada al frente podemos demostrar en los próximos dos años a los británicos que somos una organización seria”, declaró a la emisora.

Según un sondeo de YouGov, 10 por ciento de británicos tiene una opinión favorable de Truss, 20 por ciento entre los votantes del Partido Conservador. Un 55 por ciento de los miembros de esa formación considera que debería dimitir. 

En la bancada de la derecha corren ya nombres de posibles candidatos para reemplazar a Truss, cuarto jefe de gobierno conservador desde 2016, nombrada el 6 de septiembre para sustituir al controvertido Boris Johnson, que 32 por ciento de conservadores querrían ahora ver volver, según YouGov.

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE / elPeriódico.
López Obrador defiende militarización de la Guardia Nacional de México
noticia Alexander Valdéz/elPeriódico
Dennis Herrera debe continuar procesado por obstrucción de justicia
noticia Denis Aguilar / elPeriódico
Video | Graban momentos cuando vehículos caen en hundimiento de Villa Nueva


Más en esta sección

LOS DECANIETOS DE LA CHINGADA

otras-noticias

Genéricos, más caros que las medicinas de marca

otras-noticias

La genuina autonomía universitaria es ahora resistencia

otras-noticias

Publicidad