[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

La sastrería española que viste al mundo audiovisual


Peris Costumes cuenta con 10 millones de piezas entre vestimenta y accesorios.

foto-articulo-Mundo

El CEO de Peris Costumes, Javier Toledo, junto al vestuario de la compañía en Algete.

Con la La Casa del Dragón, The Crown y Dune entre sus clientes, la sastrería española Peris Costumes se convirtió en pocos años en un jugador de peso en el cine y la televisión, gracias a un enorme ‘stock’ de vestuario, elogiado por productoras de todo el mundo.

Armaduras de caballeros, uniformes de marineros, casullas de sacerdotes o elegantes levitas. “Aquí hay de todo”, dice entre risas Javier Toledo, director general de esta empresa madrileña, frente a estantes repletos de disfraces y accesorios que esta sastrería guarda en Algete, una localidad de 20 mil habitantes en las afueras de la capital española.

A su alrededor, maniquíes con prendas del siglo XVIII están colocados junto a carteles de largometrajes que han sido clientes de Peris Costumes en los últimos años. “Ya son muchos”, admite con voz grave este empresario de 63 años, de barba cuidada y pelo blanco.

Al frente del grupo, desde 2012, ha hecho de esta empresa familiar, fundada en Valencia en 1856 por sastres especializados en vestuario para el teatro, uno de los líderes mundiales en el alquiler de prendas para la industria audiovisual.

Una historia de éxito muy ligada al auge de las plataformas como Netflix, Disney+ o HBO. “Nos hemos acoplado a los cambios que se han producido en el mercado” con el boom “de las series”, explica Javier Toledo.

Cuando compró la empresa hace diez años, Peris Costumes contaba con solo diez trabajadores, todos en Madrid.
Actualmente, el grupo emplea a 250 personas y tiene oficinas o talleres en 15 capitales, entre ellas Budapest, Berlín, París o Ciudad de México.

“En el primer semestre hicimos aproximadamente unas 600 producciones. Y queremos cerrar el año con más de mil proyectos”, se jacta Myriam Wais, directora de marketing del grupo.

Los anillos de poder, Cruella, Marco Polo, superproducciones que demandan vestuario de época o fantástico, figuran entre las películas y series que han elegido a la empresa madrileña. Esas producciones prefieren alquilar las vestimentas en vez de fabricarlas.

“Pretender fabricar en este momento” un vestuario “desde cero es prácticamente imposible, por el tiempo y los costes que ello supone”, señala Javier Toledo. Además, tener acceso a “ropa que ya está usada y envejecida por el tiempo” gusta a “los productores”, asevera.

Para engrosar su catálogo, Peris Costumes ha adquirido en los últimos años varios millones de piezas, entre vestidos, calzado, sombreros o uniformes a importantes estudios cinematográficos, como Warner Bros. Este material complementa las colecciones fabricadas en sus talleres.

La joyería tiene su propia sala, donde se almacenan cerca de 20 mil piezas, incluidas las joyas que usó Elizabeth Taylor en Cleopatra y las cruces de Jude Law en la serie The Young Pope.

En Peris Costumes, la regla es que nada se desecha, ni siquiera aquello dañado durante un rodaje.

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Marcela Gereda
La risa es revolucionaria
noticia Denis Aguilar/elPeriódico
Ingreso de remesas familiares bate de nuevo récord en junio
noticia AFP
La marihuana puede dañar los pulmones más que el tabaco, según estudio


Más en esta sección

Revés para auxiliar fiscal que coaccionó a exfiscal Siomara Sosa

otras-noticias

Vance Center identifica patrón sistemático de criminalización de operadores de justicia

otras-noticias

Fuerzas de seguridad realizan desalojo en comunidad Chapín Abajo, Izabal

otras-noticias

Publicidad