[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

La derecha italiana cierra la campaña electoral con una gran manifestación en Roma


foto-articulo-Mundo

Los líderes de la coalición de derechas en Italia, favorita según los sondeos en las elecciones legislativas del domingo, celebran este jueves una manifestación en Roma al término de una inédita campaña que podría llevar al poder a una ex admiradora de Benito Mussolini.

Después de una pandemia devastadora y el apoyo financiero obtenido de la Unión Europea, los italianos podrían poner su destino en manos de Giorgia Meloni, líder de Fratelli d’Italia (Hermanos de Italia), una formación ultraderechista y nacionalista. 

Meloni podría convertirse en el primer jefe de gobierno posfascista que llega a gobernar un país fundador de la Unión Europea.

‘La Meloni’, como la llaman en Italia, de 45 años, se presenta aliada con la formación conservadora Forza Italia (FI) del anciano magnate Silvio Berlusconi, y la Liga anti inmigración de Matteo Salvini, conocido por su política de mano dura contra los barcos humanitarios que rescatan migrantes en el Mediterráneo. 

Esas tres fuerzas unidas podrían obtener la mayoría absoluta de los escaños tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado, gracias a una holgada ventaja sobre el socialdemócrata Partido Democrático (PD) de Enrico Letta, que no logró aliarse ni con el centro ni con la izquierda. 

Giorgia Meloni, que espera que su victoria abra el camino a otras formaciones ultraderechistas en Europa, llegó a citar esta semana la paciencia de Gandhi en su cuenta de Twitter, donde suele publicar mensajes simples y eficaces. 

“Gandhi dijo ‘primero te ignoran, después te denigran y luego te combaten. Y al final ganas'”, escribió al pie de una foto en la que hace la señal de la victoria.

‘Los italianos primero’

Debido a que la publicación de encuestas están prohibidas en las dos semanas que preceden las elecciones, el único punto de referencia son los datos del 9 de septiembre.

A Hermanos de Italia se le atribuye del 24 al 25 por ciento de las intenciones de voto, por delante del PD entre el 21 y el 22 por ciento. 

Le sigue el antisistema Movimiento 5 Estrellas del 13 al 15 por ciento, la Liga al 12 por ciento, FI al 8 por ciento.

Según los sondeos, la coalición de derecha y extrema derecha podría obtener entre el 45 por ciento y el 55 por ciento de los escaños en el parlamento. 

“Recuerden que en el pasado los sondeos han dado sorpresas, se han equivocado”, advierte el historiador francés Marc Lazar, experto en Italia y profesor de Sciences-Po y de la Universidad Luiss de Roma.

Para muchos observadores la tasa de participación alcanzará un porcentaje histórico bajo, por debajo del 70 por ciento. 

Con una campaña celebrada en pleno verano boreal, cuando la mayoría de los italianos estaban de vacaciones en la playa, bajo el parasol, la movilización ha sido limitada. 

“Ha sido una de las peores campañas de la posguerra”, sostiene Flavio Chiapponi, de la Universidad de Pavía.

Con excepción de un cara a cara pactado entre Meloni y Letta en el canal de televisión del diario Il Corriere della Sera, “no hubo debates sobre las ideas y las visiones de cada uno”. 

La derecha quiere más fronteras, una Europa menos “burocrática”, más natalidad y menos inmigración,  valores “judeocristianos” y menos impuestos. 

Durante la campaña han recordado también sus batallas comunes contra la “islamización” del continente y a favor de “los italianos primero”, mientras las diferencias han sido menos evidenciadas.

Proveniente de una familia política que se construyó con el anticomunismo, Meloni está con la OTAN y apoyó las sanciones contra Rusia tras la invasión de Ucrania, mientras que Salvini, amigo de Vladimir Putin, se opuso por considerar que perjudican a los italianos al pagar luz y gas a un precio alto. 

El “Capitán”, el apodo del líder de la Liga, conocido por el tono arrogante de sus declaraciones, propuso un fondo especial para los hogares y las empresas de manera de mitigar los altos costos de electricidad y gas, Meloni se dijo contraria, porque prefiere una política presupuestaria responsable y no aumentar la deuda pública.

Se trata de enfrentamientos -con Berlusconi mediador al representar con cerca el 8 por ciento una fuerza europeísta, moderada y conservadora-, que se incrementarán en base al equilibrio de poder tras los resultados electorales. 

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP/EFE/UNIVISION
Ofensiva rusa en Ucrania deja decenas de muertos
noticia Isela Espinoza/ elPeriódico
Turistas salvadoreños generan Q131 millones para la economía
noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Juzgado devuelve aeronave incautada a la familia Matinelli


Más en esta sección

Colombia arrolla a Guatemala: ¡Solo fueron cuatro!

otras-noticias

Se forma nuevo hundimiento en Villa Nueva

otras-noticias

Caravana de migrantes: permiten ingreso de personas en condiciones vulnerables

otras-noticias

Publicidad