[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

La tradición del malabarismo pervive pese a las crisis


En Birmania, la rutina de los artistas se remonta al inicio del siglo XIX, cuando en la corte real se realizaban actuaciones con globos de vidrio soplado.

foto-articulo-Mundo

Han Myint Mo logra mantener en equilibrio un balón dorado sobre el filo de un cuchillo cuyo mango sostiene entre los dientes, al mismo tiempo que hace hula-hula frente a su abuelo, feliz de transmitirle el arte birmano del malabarismo, que pervive pese a las crisis.

En el salón de muros color verde manzana de su casa, Ohn Mynt anima a la niña con palabras, luego haciendo piruetas con mazas para malabares, y ella hace sucesivas acrobacias en la plancha de equilibrio.

“No se puede jugar cuando hay miedo, se está nervioso o con furia. El espíritu debe ser translúcido como el vidrio”, aconseja Ohn Myint, de 71 años de edad.

Este exobrero empezó a practicarlo en los tiempos libres hace unos 30 años después de sufrir un AVC, para recuperar la movilidad de sus miembros. Enseña hoy sus malabarismos a la nieta, con la que se presenta en espectáculos.

“El Ywal me hace feliz y me fortalece”, señala Han Myint Mo, de 12 años, que se entrena tres horas diarias, además de ir a la escuela.

Contrario a la tradición occidental, los artistas manejan balones del tamaño de una toronja especialmente con pies, rodillas, espaldas y codos, agregando a veces accesorios, como un cuchillo.

Su rutina se remonta al inicio del siglo XIX, cuando los saltimbanquis de la corte real hacían malabarismos con globos de vidrio soplado, denominados “Ywal” en birmano.

En un país que vive en medio del caos tras el golpe de Estado del 1 de febrero de 2021, esta tradición sobrevive difícilmente, sin federación ni apoyo del gobierno militar.

Birmania prefiere el balón de mimbre trenzado de Chinlon, el deporte nacional que se practica con los pies y en equipo.

Han Myint Mo y Ohn Mynt encuentran su público en centros comerciales y escuelas de la región de Rangún, donde se presentan hasta tres o cuatro veces por mes. En las redes sociales también captan la atención: un video de la niña donde se muestran sus proezas ya cuenta con 3 millones de vistas en Facebook.

La disciplina que él exige ha ahuyentado a más de uno, empezando por sus tres hijos. Dice que ya había perdido la esperanza de transmitir sus talentos hasta que su nieta le pidió enseñarle su arte tras verlo entrenarse.

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Cultura
Billboard Music Awards: Ellos se llevaron los galardones
noticia AFP
Papa Francisco lamenta “ríos de sangre” en Ucrania y pide corredores humanitarios
noticia AFP
Colombia: más de 20 muertos por choques entre ELN y FARC


Más en esta sección

Programan conclusiones del juicio La Línea

otras-noticias

Carlos Velásquez Monge deberá ser enviado a juicio por peculado

otras-noticias

Por iniciar juicio contra agentes de la PNC que detuvieron a Norma Sancir 

otras-noticias

Publicidad