[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

Los talibanes abren el cuaderno para volver a estudiar


Por algunas horas al día, los jóvenes dejan de lado las armas y retoman sus estudios. Parecen más abiertos a que las mujeres también estudien.

foto-articulo-Mundo

Talibanes reciben clases de informática en el Ministerio de Transporte y Aviación Civil, en Kabul.

Antes, Gul Agha Jalali, de 23 años, colocaba bombas contra las fuerzas afganas, estadounidenses o de la OTAN. Ahora, este joven talibán trabaja en un ministerio y aprende informática e inglés para “instruirse” y “servir” a su país.

Después de la caída de Kabul a manos de los talibanes en agosto pasado, varios cientos de jóvenes combatientes del grupo islamista han retomado sus estudios en la capital afgana, a iniciativa propia o animados por sus jefes.

“Cuando nuestro país estuvo ocupado por los infieles, necesitábamos bombas, morteros y fusiles”, explica Gul Agha Jalali, destacado en el servicio de archivos del Ministerio de Transporte y Aviación Civil.

“Ahora necesitamos bolígrafos y ordenadores. El mundo ha evolucionado mucho, necesitamos tecnología y desarrollo”, continúa el joven, que ha combatido cinco años con los talibanes, colocando bombas contra el “enemigo”.

“Es evidente que la educación es una esperanza para todos los afganos”, estima Bilal Karimi, portavoz adjunto del gobierno.”Un gran número de muyahidines (combatientes talibanes) motivados, que no han terminado sus estudios, se han acercado a centros educativos y estudian sus materias favoritas para mejorar sus capacidades”, dice.

Gul Agha Jalali también asiste a clases en el Instituto Musulmán de Lengua Inglesa, que se presenta como el principal centro privado de formación de Afganistán, no lejos del aeropuerto de Kabul.

Hay 3 mil alumnos inscritos, la mitad de ellos mujeres y unos 300 talibanes, según su director, que pide conservar el anonimato.
Cuando vienen los talibanes, temprano por la mañana o al final de la jornada, “se ajustan enteramente a las normas sociales del centro”, asegura el director. “Cuando entran, dejan sus armas, no utilizan la fuerza, no se aprovechan de su posición (…) Su actitud denota un gran cambio respecto a hace una veintena de años”, durante el primer régimen de los islamistas (1996-2001), continúa.

Preguntados sobre si las mujeres podrán cumplir como ellos sus ambiciones educativas y luego trabajar para el país, algunos jóvenes talibanes parecen más abiertos que la dirección del movimiento, que ha excluido a las mujeres de muchos empleos públicos, les ha restringido su movilidad y ha cerrado la educación secundaria femenina.

“Personalmente, como joven, estudiante y miembro del Emirato, creo que ellas tienen derecho a educarse. Del mismo modo que nosotros servimos (al país), ellas podrían también servirlo”, explica Amanullah Mubariz.

“¿Por qué no?”, responde de su lado Gul Agha Jalali, para quien “este país las necesita a ellas tanto como a nosotros”.

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción / elPeriódico
Detienen a directora financiera de elPeriódico 
noticia Danilo Parrinelo
Continuemos con “Tres mujeres y un destino”
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Cuatro pandilleros salvadoreños ingresaron al país escondidos en un tráiler


Más en esta sección

Vivir en un país violento

otras-noticias

La Contraloría y sus 453 “asesores”, en cuenta unas alhajas

otras-noticias

Diputado denuncia el hallazgo de 400 osamentas en una construcción en Guatemala

otras-noticias

Publicidad