[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

La juventud de Estados Unidos sucumbe al fentanilo


En 2019, 493 adolescentes murieron por sobredosis. En 2021, la cifra fue de 1,146.

foto-articulo-Mundo

Makayla Cox, una estudiante de secundaria del estado de Virginia, Estados Unidos, pensó que estaba tomando un medicamento para tratar dolores y ansiedad que su amiga le había conseguido.

En cambio, la pastilla que consumió dos semanas después de cumplir 16 años era fentanilo, un opioide sintético 50 veces más potente que la heroína. La mató casi de inmediato.  

Makayla parecía estar bien cuando, una noche de enero, se dirigía a su habitación después de ver una precuela de ‘Harry Potter’. Pero cuando su madre Shannon entró a su cuarto la mañana siguiente la encontró parcialmente sentada, recostada contra la cabecera de la cama y con un fluido naranja saliendo de su nariz y boca. 

“Estaba tiesa. La sacudí, grité su nombre, llamé al 911”, contó Shannon Doyle, de 41 años, en su residencia en Virginia Beach. “Mis vecinos vinieron y le hicimos RCP [reanimación cardiopulmonar], pero era demasiado tarde. Después de eso, no recuerdo mucho”. 

La crisis de opiáceos en Estados Unidos ha alcanzado proporciones catastróficas, con más de 80 mil muertes por sobredosis el año pasado, en su mayoría causadas por sintéticos ilícitos como el fentanilo. Es más de siete veces la cifra registrada hace una década. 

“Esta es la epidemia más peligrosa que hemos visto”, dijo Ray Donovan, jefe de operaciones de la agencia antidrogas estadounidense, la DEA. “El fentanilo no es como ningún otro narcótico ilícito, es así de letal instantáneamente”.

Las muertes van en aumento, con especial rapidez, entre los jóvenes, que obtienen drogas en redes sociales con recetas falsificadas. Las pastillas que compran, sin saberlo, vienen cruzadas o hechas de fentanilo. 

Los narcotraficantes llegan a los adolescentes a través de Snapchat, TikTok, Instagram y otras aplicaciones, usando emoticones como códigos. 

El número de estadounidenses que usan drogas se ha mantenido casi igual en los últimos años, pero ha cambiado lo letal que se han vuelto, según Wilson Compton, director adjunto del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de Estados Unidos.

Una taza de heroína equivale a una cucharada de fentanilo, y menos de un gramo puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. 

La mayoría del fentanilo ilícito que circula en Estados Unidos se fabrica en laboratorios clandestinos de carteles de droga mexicanos, usando químicos enviados desde China. Como el fentanilo es mucho más potente, se necesita mucho menos para rellenar una píldora, es decir mayores suministros y ganancias para los carteles. 

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Estuardo Porras Zadik
Sucesión
noticia Evelyn Boche / elPeriódico
Juez niega arresto domiciliario para Laparra con base en declaración inexistente
noticia Christian Gutiérrez/elPeriódico
Presidencia sin informar sobre agenda de Giammattei en viaje a Washington


Más en esta sección

Se inicia apertura a juicio contra Ronald Arango 

otras-noticias

Militares retirados adversan manifestaciones

otras-noticias

CC avala continuar antejuicio contra Ligia Hernández

otras-noticias

Publicidad