[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

Cetcam: persecución contra religiosos se ha incrementado en Nicaragua


Feligreses de Ciudad Darío reciben misa en la calle debido a que la Policía mantiene restricciones a los sacerdotes.

foto-articulo-Mundo

El silencio, la cárcel o el destierro es lo que ofrece el gobierno del presidente Daniel Ortega a los sacerdotes de la Iglesia católica de Nicaragua con los que está confrontado, según un análisis del Centro de Estudios Transdisciplinarios de Centroamérica (Cetcam) divulgado ayer.

“La confrontación del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo con la Iglesia católica está llegando a uno de sus puntos más álgidos y los quiere forzar a tomar uno de tres caminos: el silencio ante la situación del país, la cárcel o el destierro en el caso de que no acepten bajar la cabeza”, valoró la Cetcam, un centro de pensamiento integrado por investigadores centroamericanos de distintas disciplinas, en un informe.

Ese centro observó que, a raíz de la expulsión del representante del Vaticano en Nicaragua, monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag, en marzo pasado, “los ataques y la persecución contra los religiosos se ha incrementado”, y el último caso es el confinamiento al que ha sido sometido el obispo Rolando Álvarez.

“El nivel de presión y violencia política ha llevado a varios religiosos a la cárcel, al silencio forzado y al destierro”, según el análisis de la Cetcam, titulado ‘Sin Dios y sin ley’.

Además de la expulsión del nuncio apostólico, un grupo de sacerdotes, entre ellos el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, y el padre Edwin Román, han sido “forzados de salir del país en 2019 y 2021, respectivamente, igual que las recién expulsadas Misioneras de la Caridad” de la orden Madre Teresa de Calcuta, anotó ese grupo.

Misa en la calle

Un grupo de feligreses del municipio de Ciudad Darío, en el norte de Nicaragua, recibió la misa ayer en una calle frente a la parroquia Santa Lucía, debido a que la Policía Nacional tiene retenido en el templo a sus sacerdotes, en medio de tensiones entre la Iglesia católica y el gobierno del presidente Daniel Ortega.

Ayer por la mañana el presbítero Sebastián López salió al atrio de la parroquia Santa Lucía, y desde ahí ofició la misa a los fieles, quienes se encontraban en la calle, separados por el portón de la sede eclesiástica. Los católicos recibieron la hostia estirando sus dedos a través de la malla que rodea el templo, bajo la vigilancia policial.

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Cultura
Tres lecturas del “Popol Wuj”, en Santiaguito Libros
noticia Isela Espinoza/elPeriódico
Pymes adoptan el análisis de datos y teletrabajo
noticia Redacción/elPeriódico
Presentan iniciativa de ley para regular bienes inmuebles donde funcionan escuelas


Más en esta sección

El Consejo de la Carrera Judicial tardará 220 días para la evaluación de jueces

otras-noticias

PMT de Villa Nueva atiende derrumbe en cuesta de Villa Lobos

otras-noticias

Colectivo expone desafíos que enfrentan las mujeres privadas de libertad en acceso a la justicia

otras-noticias

Publicidad