[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

La historia de Miguel Barros conmueve a Brasil


foto-articulo-Mundo

Hace una semana, las alacenas de la cocina de la familia Barros estaban vacías. 

Pero ahora los paquetes de comida no caben en los estantes, después de que el brasileño Miguel Barros, de 11 años y uno de ocho hermanos, llamara desesperado a la Policía para informar de que en su casa no había “nada para comer”.

Miguel conmovió a Brasil la semana pasada tras comunicarse con el servicio de emergencias. Durante tres días, su madre apenas había podido ofrecerle a él y a sus hermanos harina de maíz y agua.

Cuando el telefonista preguntó cuál era su emergencia, el niño respondió: “Señor policía… es porque no hay nada para comer en mi casa”.

El interlocutor envió una unidad móvil a su casa en Santa Luzia, en los suburbios de Belo Horizonte (sudeste, estado de Minas Gerais). Los agentes pensaron que podía tratarse de un caso de negligencia. Pero al llegar a la precaria vivienda se encontraron con una historia cada vez más habitual en la mayor economía de América Latina: la de una madre que lucha por alimentar a su familia mientras los precios de los alimentos suben y los ingresos disminuyen. 

Los oficiales fueron al supermercado y regresaron con una carga de alimentos, incluidas donaciones del dueño de la tienda. Luego, la prensa local recogió la historia de Miguel, que se volvió viral.

Entonces, las donaciones de alimentos y dinero comenzaron a llegar desde todo Brasil y de fuera, desbordando la cocina de la familia.

La madre de Miguel, Celia, es una mujer soltera de 46 años con ocho hijos, seis de los cuales aún viven con ella. Tuvo varios trabajos ocasionales hasta que comenzó la pandemia y quedó desempleada, cuenta. “Sufrimos mucho. No lo olvidaré nunca, porque el hambre duele”, dice, con su hijo menor en brazos.

“Llegas al punto en que no puedes ni levantarte ni hacer nada… Miguel me vio desesperada y llorando, y decidió hacer lo que hizo. Y gracias a Dios ahí cambió todo”, se alegra. 

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Roberto Blum
El peligro de la “reificación” de lo político
noticia Redacción Cultura
Metamorfosis llega a Espacio en Movimiento
noticia AFP
Así reaccionó la nieta de Elvis Presley al ver el nuevo filme sobre su abuelo


Más en esta sección

Municipal no pasa del empate contra Achuapa

otras-noticias

Más de 40 personas han fallecido durante la temporada de lluvias este año

otras-noticias

Arredondo toma ritmo en el Prólogo del Rally de Marruecos

otras-noticias

Publicidad